Anuncios

Legisladores respaldan medida que permite a empresas de servicios públicos convertir gas metano y pasar el costo a los clientes

Los floridanos pudieran ver aumentar de nuevo sus facturas de electricidad en los próximos dos años para que las empresas de servicios públicos puedan construir infraestructura que capture el metano emitido por los residuos sólidos y lo convierta en gas natural, según una medida que está recibiendo respaldo de los legisladores.

La Comisión de Asuntos Comunitarios del Senado dio su aprobación unánime al Proyecto de Ley 1162 el miércoles, a pesar de las apelaciones de los clientes residenciales que se quejaron del aumento de la factura de electricidad. El proyecto de ley crearía incentivos para el desarrollo de gas natural renovable e hidrógeno verde y permitiría a las empresas de servicios públicos añadir el costo de la construcción de la nueva tecnología a la factura de los clientes.

Alberto Salvi, cliente de Florida Power & Light de Pembroke Pines, quien usa una silla de ruedas, dijo al comité que enfrenta un aumento de 22% en su factura de servicios públicos en abril, pero su cheque de la Seguridad Social no va a subir para cubrirlo.

“Hoy me opongo firmemente al SB 1162 por las dificultades indebidas que va a crear en gente como yo, ancianos vulnerables y personas con ingresos fijos”, dijo, añadiendo que no se oponía a la tecnología renovable. “Pero a lo que me opongo es a que mi factura de servicios públicos supere mi costo de la vida y eso va a crear dificultades indebidas para mí, mi familia, mis seres queridos y para otras personas vulnerables. ... No veo ningún beneficio”.

El proyecto de ley autoriza a la Comisión de Servicios Públicos (PSC) a permitir que las empresas de servicios públicos de electricidad y gas natural repercutan en los clientes el costo de construcción de instalaciones de gas natural renovable y proyectos de infraestructura de combustible de hidrógeno, o a comprar esos combustibles a los proveedores y recuperar los costos.

En su análisis del proyecto de ley, la PSC señaló que la comisión ya tiene autoridad para permitir a las empresas de servicios públicos recuperar el costo del uso de combustibles alternativos para promover la diversificación de combustibles. Según la PSC: “El lenguaje llano del proyecto de ley parece restringir la autoridad de la Comisión para limitar los costos a recuperar de los clientes”.

Capturar metano de los vertederos

El proceso de producción de gas natural renovable (RNG) trata de captar el metano de los residuos en descomposición de los vertederos, las plantas de tratamiento municipales que procesan residuos humanos y las operaciones agrícolas que generan residuos animales.

El RNG se purifica y, según el Departamento de Energía federal , el gas es “totalmente intercambiable con el gas natural convencional”, aunque su producción es más cara que la del gas natural convencional.

Según el análisis del personal del Senado sobre el proyecto de ley, si se aprueba, los costos para el consumidor aumentarían porque la producción y el transporte del gas natural renovable y del combustible de hidrógeno son más caros que otras fuentes y “los clientes de las empresas de servicios públicos pagarán tarifas más altas de las que habrían pagado de otro modo”.

Pozos de gas que capturan gas metano salpican la ladera del vertedero del Condado Manatee en Lena Road, en 2013.
Pozos de gas que capturan gas metano salpican la ladera del vertedero del Condado Manatee en Lena Road, en 2013.

El análisis del personal señala que cuando la PSC fija las tarifas de las empresas de servicios públicos, basándose en una tasa “razonable” de rentabilidad de los fondos propios de cada empresa, no suele incluir el costo de producción del combustible. Sin embargo, si se aprueba la medida, el costo de los proyectos de RNG e hidrógeno se añadiría a la base tarifaria, lo que se traduciría en facturas más elevadas para los clientes y mayores beneficios para las empresas.

Ronald Brisé, cabildero de Chesapeake Gas, ex legislador y comisionado de Servicios Públicos, declaró ante la comisión del Senado que pudiera haber una reducción de las tarifas porque la fuente de combustible “será local”. Citó la ley de Virginia en la que se basa la propuesta de la Florida, y subrayó que corresponderá a la PSC “asegurarse de que no haya un impacto indebido en los consumidores”.

Sin embargo, una nota a pie de página en la solicitud de la Roanoke Gas Company a los reguladores de Virginia indicaba que no había garantía de que las tarifas bajaran cuando usara RNG.

La senadora Lori Berman, demócrata de Boynton Beach, preguntó al patrocinador del proyecto, el senador Nick DiCeglie, republicano de St. Petersburg, cuál sería el impacto del proyecto en las facturas de los clientes.

“Esa es una gran pregunta”, respondió. “Queremos alejarnos de las fuentes de energía tradicionales. Así que este proyecto de ley, cuando hablamos de gas natural renovable, hidrógeno, este es el futuro. ... En cuanto a la pregunta de si esto provocará un aumento de las tarifas, no lo sabemos”.

Factura de los servicios públicos no para de subir

Bradley Marshall, abogado del grupo activista medioambiental EarthJustice, que representa a clientes residenciales ante la PSC, dijo que las facturas de electricidad de la Florida ya son las novenas más altas del país, y si el combustible fuera económico para las empresas de servicios públicos, ya lo estarían comprando .

“Lejos de promover la energía renovable, lo único que promovería este proyecto de ley es un mayor aumento de la factura de los clientes y de las utilidades de las empresas de servicios públicos”, dijo Marshall la semana pasada en una reunión de la Subcomisión de Energía, Comunicaciones y Ciberseguridad de la Cámara de Representantes.

Dijo que los aumentos en las facturas de la Florida son el resultado de una base tarifaria inflada ya que los reguladores estatales permiten a las empresas de servicios públicos propiedad de inversionistas invertir en proyectos que están “sobreconstruyendo nuestro sistema”.

Zayne Smith, directora de activismo de AARP Florida, se opuso al proyecto de ley y dijo que el costo de los servicios públicos ha estado aumentando durante los últimos 15 años en la Florida. Exhortó a los legisladores a limitar al menos la cantidad total que las empresas de servicios públicos pueden repercutir a los clientes y a no permitir un retorno de la inversión para el combustible. Berman y la senadora Rosalind Osgood, demócrata de Tamarac, dijeron que también les gustaría ver un límite.

Los patrocinadores del proyecto de ley afirman que el gas natural es más limpio para el medio ambiente que el petróleo y el carbón, al usar un combustible que produce menos emisiones de carbono. Sin embargo, muchos activistas del clima no están de acuerdo en que el RNG sea neutro en carbono, y afirman que, en última instancia, perjudica a la industria del gas

“Todavía tenemos que oponernos al proyecto de ley porque lo último que necesitamos es más metano, que es esencialmente CO2 muy potente”, dijo David Cullen, cabildero del Sierra Club of Florida.

Argumentando a favor de la energía renovable

Adam Basford, cabildero de Associated Industries of Florida (AIF), que representa a las mayores empresas de servicios públicos del estado, dijo que el proyecto de ley era “importante para la comunidad empresarial” porque “con el fin de avanzar, tenemos que encontrar nuevas formas de producir energía y las formas renovables como esta van a hacer eso”.

El año pasado, AIF estaba entre los partidarios de un proyecto de ley redactado por la FPL que habría recortado drásticamente los incentivos financieros para la instalación de energía solar en los tejados e imponer nuevas tarifas a los usuarios.

En lo que fue una sorpresa para los partidarios del proyecto de ley, DeSantis vetó el proyecto de ley, citando presiones de costos sobre los propietarios de viviendas. “El estado de la Florida no debería contribuir a la crisis financiera por la que nuestros ciudadanos están pasando”.

No se sabe dónde aterrizará el gobernador en la medida sobre el gas natural este año. Al igual que el proyecto de ley para restringir la expansión solar residencial, la propuesta cuenta con el apoyo de los líderes republicanos de la Cámara y el Senado y el gobernador ha animado a la industria del gas natural mediante el respaldo a otro proyecto de ley para prohibir que los gobiernos locales restrinjan las estufas u hornos de gas.

Durante la última década, los reguladores y los legisladores estatales han permitido que el estado aumente su dependencia de los combustibles relacionados con el gas natural.

La PSC dio a la FPL la capacidad de construir no solo nuevas centrales eléctricas que usan gas de Pennsylvania y Texas, sino que aprobó el gasoducto de transmisión Sabal Trail, de $3,000 millones, para bombear gas natural desde el centro de Alabama hasta el centro de la Florida. Y el otoño pasado, la empresa matriz dela FPL, NextEra Energy, acordó la compra de una amplia cartera de instalaciones que convierten el gas de vertedero en electricidad, ampliando así su cartera de activos de RNG.