La legislatura de Oklahoma aprueba la “prohibición total” del aborto

·5  min de lectura

La asamblea legislativa del estado de Oklahoma, dominada por los republicanos, dio su aprobación final al proyecto de ley más severo del país contra el aborto, que prohíbe el procedimiento en cualquier punto después de la fecundación.

El proyecto de ley -que el gobernador Kevin Stitt se ha comprometido a promulgar- ya ha suscitado recursos legales por parte de proveedores y defensores del aborto. La medida está diseñada para entrar en vigor inmediatamente una vez que el gobernador la firme.

Una vez que lo haga, Oklahoma será el primer estado de EE.UU. en hacer que todos los abortos sean ilegales, y los proveedores de abortos y cualquiera que “ayude o instigue” un aborto estarán sujetos a demandas civiles de particulares.

El gobernador Stitt, que se ha comprometido a “ilegalizar” el aborto en el estado a pesar de las protecciones constitucionales afirmadas por el Tribunal Supremo de EE.UU. en el caso Roe vs. Wade, ya ha firmado este año varias medidas contra el aborto, incluida la prohibición del procedimiento más allá de las seis semanas de embarazo, antes de que muchas mujeres sepan que están embarazadas.

También firmó una ley que convierte la atención al aborto en un delito castigado con hasta 10 años de prisión, que entrará en vigor en agosto.

“Esta prohibición debe ser detenida, junto con las otras prohibiciones de aborto que el estado aprobó el mes pasado”, según un comunicado de Planned Parenthood Action.

Los opositores advierten que el proyecto de ley podría penalizar algunas formas de anticoncepción, así como la fecundación in vitro.

Si se promulga la ley, las pacientes de todo el estado -incluidas las de Texas que han confiado en el acceso al aborto en el estado vecino tras la promulgación de medidas draconianas el año pasado- se verían obligadas a llevar los embarazos a término o a recorrer largas distancias hasta los estados en los que la atención es accesible.

El proyecto de ley fue aprobado por la Cámara de Representantes del estado el 19 de mayo por una votación de 73 a 16.

Las medidas de Oklahoma se unen a una oleada de proyectos de ley antiabortistas presentados por legisladores estatales este año, envalentonados por el próximo fallo en un caso de Mississippi en el Tribunal Supremo, que se espera que anule el histórico fallo del caso Roe vs. Wade y su sentencia confirmatoria del caso Planned Parenthood vs. Casey de 1992.

El fallo en ese caso, Dobbs vs. Jackson Women’s Health Organization, se espera para junio.

Restricciones al aborto en EE.UU.

Es probable que 26 estados prohíban el aborto si el Tribunal Supremo de EE.UU. tumba el caso Roe vs. Wade, que marca un hito en la afirmación del derecho constitucional a la atención al aborto. He aquí cómo

Las prohibiciones anteriores a Roe preservan la ley tal y como estaba redactada antes de 1973; las prohibiciones “desencadenantes” entran en vigor si se anula Roe; las prohibiciones casi totales prohibirían el aborto en todas o casi todas las circunstancias; las prohibiciones de seis semanas prohíben el aborto después de seis semanas de embarazo; las constituciones estatales que prohíben el aborto las han enmendado para prohibir cualquier protección del derecho al aborto. Las restricciones no incluyen otras barreras como la exigencia de ecografías y asesoramiento, la exclusión de pacientes con bajos ingresos y otras restricciones (Alex Woodward, Guttmacher Institute)
Las prohibiciones anteriores a Roe preservan la ley tal y como estaba redactada antes de 1973; las prohibiciones “desencadenantes” entran en vigor si se anula Roe; las prohibiciones casi totales prohibirían el aborto en todas o casi todas las circunstancias; las prohibiciones de seis semanas prohíben el aborto después de seis semanas de embarazo; las constituciones estatales que prohíben el aborto las han enmendado para prohibir cualquier protección del derecho al aborto. Las restricciones no incluyen otras barreras como la exigencia de ecografías y asesoramiento, la exclusión de pacientes con bajos ingresos y otras restricciones (Alex Woodward, Guttmacher Institute)

El Tribunal Supremo escuchó los argumentos del caso Dobbs en diciembre. Pero el alto tribunal de la nación también se negó a intervenir en la ley de Texas que prohíbe los abortos a las seis semanas, alimentando una ola de legislación antiaborto severamente restrictiva que los legisladores republicanos esperaban que pudiera sobrevivir al escrutinio legal a pesar de los claros desafíos constitucionales.

Oklahoma ya cuenta con una prohibición llamada “detonante”, que prohibiría los abortos por completo, diseñada para entrar en vigor sin las protecciones de Roe.

Emily Wales, presidenta interina y consejera delegada de Planned Parenthood Great Plains, que presta servicio en cuatro estados, incluido Oklahoma, señaló que la medida “no es una prohibición más. No es otra prohibición. Es una ‘primicia’ y una ‘inversión de la historia que ocurre frente a nuestros ojos’”.

“Nos disponemos a llorar la pérdida de protecciones que han garantizado la capacidad de las personas para tomar decisiones médicas personales”, declaró durante una sesión informativa el jueves.

Rabia Muqaddam, abogada principal del Centro de Derechos Reproductivos, subrayó que la ola de legislación antiaborto en el estado ha sumido a los pacientes “en el caos”.

“No se puede negar que es un día muy oscuro”, manifestó. “Es esencial que los estados, donde sea posible... den un paso adelante y [afirmen] en sus constituciones estatales que el aborto está protegido”.

“El hecho de que los políticos de Oklahoma estén orgullosos de aprobar [el proyecto de ley] es una vergüenza”, añadió el Dr. Iman Alsaden, director médico de Planned Parenthood Great Plains.

El Dr. Alsaden condenó la agenda antiabortista del estado y sus impactos dispares entre los pacientes negros e indígenas y sus familias y la gente de color.

La última medida les obligará probablemente a “abandonar su comunidad o a tener un parto forzado”, mencionó. “Esto no es libertad”.

Más de una quinta parte de los niños de Oklahoma viven por debajo del umbral de la pobreza, y el 71 por ciento de los residentes con bajos ingresos inscritos en un programa de asistencia alimentaria son familias con niños. El estado también ocupa el puesto 42 en cuanto a bienestar infantil general.

Con los malos resultados sanitarios del estado y la mala salud materna y las altas tasas de encarcelamiento, Oklahoma “no es un estado provida”, explicó el Dr. Alsaden. “Oklahoma es un estado progobierno, procontrol. Oklahoma quiere controlar tu autonomía corporal y quitarte tus derechos humanos básicos”.

Tamya Cox-Toure, directora ejecutiva de la ACLU (La Unión Americana de Libertades Civiles) de Oklahoma, afirmó que el último proyecto de ley tampoco aclara si la “ayuda e instigación” incluye a los proveedores y defensores que ayudan a las personas a tomar decisiones sobre su atención sanitaria.

“Creemos que tenemos el derecho de la Primera Enmienda a hablar con la gente sobre sus opciones”, dijo.

Aseveró que los defensores del derecho al aborto y los que se oponen al proyecto de ley seguirán “armando todo el lío que puedan”.

“No dejaremos de luchar para que los habitantes de Oklahoma reciban la atención que necesitan y, lo que es más importante, la que desean”, agregó.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.