'Libertad' tiene los ingredientes para ser la película española tapada del año

·4  min de lectura

Por Alberto Cano.- Está siendo un año inmenso para el cine español. Puede que el bloqueo generado el año pasado por la crisis sanitaria del COVID-19 haya tenido mucho que ver, pero esta claro que este 2021 la calidad de las películas de nuestro cine presenta un nivel sobresaliente. Y no hablo solo de las nuevas obras de cineastas tan reconocidos como Pedro Almodóvar, Fernando León de Aranoa o Icíar Bollaín, sino que dentro de su vertiente más independiente el cine patrio nos está ofreciendo auténticas joyas que merecen sacarse a relucir. 

Es el caso de Libertad, película de la directora debutante Clara Roquet que apuesta por un retrato honesto, cálido y emocional sobre la adolescencia que huye de todo lugar común y se erige como una de las cintas del año.

Póster de 'Libertad' de Clara Roquet (Foto: Avalon)
Póster de 'Libertad' (Foto: Avalon)

Su propuesta nos plantea la historia de Nora, una joven de 14 años que siente que no encaja en su entorno de familia de clase alta. Este sentimiento aflora cuando conoce a Libertad, una chica colombiana de su edad e hija de la asistente de su hogar que le hará cambiar su perspectiva de vida. Al contrario que muchos relatos del despertar adolescente, Libertad huye del lado sentimentaloide y descarta centrarse en el aspecto sexual, sino que da una visión novedosa de esta etapa vital tratándola desde la condición de clase. Y es que Nora ansía la vida de alma libre que dispone Libertad y esta desea poder acceder a los privilegios que tiene alguien como Nora. Y es en el choque entre ambos mundos donde a partir de la problemática adolescente se adquiere una dimensión social que eleva a su historia a un nivel sobresaliente.

Hay muchas películas sobre los cambios en la adolescencia y muchas otras sobre la condición de clase, y aunque el mensaje que pretende transmitir Libertad puede parecer obvio y trillado sobre papel, la forma tan cercana y emocional en la que Clara Roquet plasma los dilemas, ambiciones y deseos de sus personajes la convierte en una experiencia sensorial en la que merece la pena sumergirse. La sensación de cariño, amistad, aflicción o distanciamiento que emana en medio de ese cálido ambiente veraniego te hace sentir trasladado a sus dilemas y conectar de lleno con lo que estás viendo en pantalla. Y creo que por muchas grandes películas españolas que se hayan estrenado en 2021 pocas logran unas sensaciones como las que consigue Libertad.

María Morera y Nicolle García en 'Libertad' de Clara Roquet (Foto: Avalon)
María Morera y Nicolle García en 'Libertad' de Clara Roquet (Foto: Avalon)

Sin embargo, siento que por esta calidad tan buena que está teniendo el cine español reciente es probable que Libertad no destaque lo suficiente, sobre todo teniendo en cuenta que dispone de las mismas virtudes de otras cintas españolas que arrasaron en premios en años pasado y que previamente a su estreno ya habían generado una buena repercusión. Y es que creo que se sitúa dentro de esta nueva ola de cine independiente español encabezada por mujeres, en la que se ubican películas igual de pequeñas, honestas y notables como Verano 1983 de Carla Simón, Carmen y Lola de Arantxa Echevarria o Las niñas de Pilar Palomero. Todas aquellas destacaron en sus respectivos años generando grandes críticas, un buen boca oreja y comentarios muy virtuosos tras su presentación en importantes festivales como Berlín o Cannes.

En el caso de Libertad, hablamos de una película estrenada en la semana de la crítica en el Festival de Cannes, exhibida en certámenes de nuestro país como la Seminci y que ha recogido grandes críticas incluso en medios internacionales. Pero en pocos sitios se destaca como una de las mejores producciones españolas del año como se hace con las de Almodóvar, León de Aranoa o Bollaín. Además, su estreno este viernes 19 de noviembre se produce con infinidad de películas españolas en cartelera como Madres paralelas, El buen patrón, Maixabel, Pan de limón con semillas de amapola, El sustituto, El vientre del mar, Josefina o Tres. Y entre ellas, hay muchos éxitos aclamados y otras cuantas producciones muy sobresalientes que se han quedado muy cojas en cuanto a taquilla y repercusión, precisamente lo que creo que le puede pasar a Libertad en medio de este vendaval de grandes estrenos que ha llegado en los compases finales de 2021.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un post de Instagram no disponible por tus preferencias de privacidad

Pero como digo, es una película que reúne lo mejor del cine independiente español de los últimos años. Tiene una mirada muy cercana a la adolescencia, la retrata con mucha honestidad, se preocupa por construir una experiencia sensorial para el espectador desde la más pura sencillez y acierta al poner su foco en la condición de clase. Y aparte, dispone de un apartado interpretativo admirable, desde las debutantes María Morera y Nicolle García como las veteranas Nora Navas o Vicky Peña. 

Estoy convencido de que tiene motivos suficientes para destacar y para que los premios no se olviden de ella. Espero que en los Goya de 2022 pueda tener una buena presencia, aunque por ahora, ya hemos visto como otros galardones como los Forqué se han decantado por las opciones más populares y la han dejado de lado.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.