Libra esterlina se estabiliza, pero sigue la turbulencia

GBRETAÑA-ECONOMÍA (AP)
GBRETAÑA-ECONOMÍA (AP)

La libra esterlina se estabilizó el martes, al tiempo que las autoridades británicas trataban de calmar las preocupaciones de los inversionistas después de que los mayores recortes fiscales en 50 años hicieran caer la moneda a un mínimo histórico la víspera.

La agitación hizo que varios prestamistas hipotecarios británicos retiraran temporalmente sus ofertas del mercado en medio de expectativas de que el Banco de Inglaterra aumente drásticamente las tasas de interés para compensar el impacto inflacionario de la reciente caída de la libra.

La moneda británica se cotizaba el martes en 1,08 dólares, después de caer a un mínimo de 1,0373 el lunes temprano. La libra se ha depreciado 4% desde el viernes, cuando el jefe del Tesoro, Kwasi Kwarteng, anunció planes de 45.000 millones de libras (49.000 millones de dólares) de recortes fiscales sin precedentes. La libra ha caído un 20% frente al dólar este año.

El anuncio de Kwarteng, que se produce al mismo tiempo que el gobierno planea pedir prestados miles de millones para ayudar a proteger a los hogares y las empresas del aumento de los precios de los energéticos, generó preocupaciones de que las políticas del nuevo gobierno aumenten la deuda pública y alimenten la inflación aún más.

El lunes por la noche, el banco central dijo que estaba “monitoreando de cerca” los mercados financieros y que estaba preparado para aumentar las tasas de interés “tanto como sea necesario” con tal de frenar la tasa de inflación, que ya está en 9,9%, la más alta entre las principales economías del mundo. El Comité de Política Monetaria del banco central británico no tiene previsto reunirse hasta el 3 de noviembre.

“Hoy no hay aumento de tasas y los especuladores disfrutarán de la perspectiva de dos meses de inactividad del Banco de Inglaterra si la declaración se toma al pie de la letra”, opinó Alastair George, estratega en jefe de inversiones para la firma Edison Group.

El Tesoro de Reino Unido también trató de tranquilizar a los inversionistas, diciendo que establecería un plan fiscal más detallado y un análisis independiente de la Oficina de Responsabilidad Presupuestaria el 23 de noviembre.

“Hemos respondido en el plazo inmediato con una postura fiscal amplia sobre los energéticos porque teníamos que hacerlo. Con dos choques exógenos, el COVID-19 y Ucrania, tuvimos que intervenir. Nuestra alta carga fiscal de 70 años también era insostenible”, aseguró Kwarteng el martes en conversaciones con inversionistas luego del llamado “mini-presupuesto” de la semana pasada.