La versión de 'Liga de la justicia' de Zack Snyder llegará en 2021, pero ¿qué diferencias hay con el batacazo de 2017?

Y al final se consiguió. La campaña de presión incitada por los fans, los actores y el director original de Liga de la justicia ha dado sus frutos, y ya podemos confirmar que la versión original de Zack Snyder verá la luz en HBO Max en 2021.

Y algunos dirán ¿pero es la misma Liga de la justicia que vimos en 2017 y resultó terrible? La respuesta es que no. O eso se espera.

Tras meses presionando a Warner Bros con la campaña #ReleasetheSnydersCut (Liberen el corte de Snyder), que fue compartida en redes por Ben Affleck (Superman), Gal Gadot (Wonder Woman), Ray Fisher (Cyborg), Jason Momoa (Aquaman) -con palabrotas incluidas-, el propio Snyder y hasta tuvo un movimiento de fans que puso la petición en las famosas marquesinas de colores de Times Square en Nueva York y hasta hicieron que un avión sobrevolara Comic-Con con el mensaje;  el corte original del director finalmente estará disponible. Y los fans están en las nubes. El director también. El tema es tendencia en redes y la alegría se respira en el aire virtual. Y no es para menos. Ha sido gracias a la presión de los fans que el ‘director’s cut’ llegará al público. El anuncio lo hizo el propio Snyder acompañando la noticia con un cartel que lo dice todo: el logo de la liga justiciera de DC y su apellido, en letras más grandes que el propio título. Y es que en esta ocasión, el director es el gran protagonista.

Todo comenzó como una leyenda urbana, de esas que apasionan a los amantes de las historias de Hollywood. Zack Snyder estaba dirigiendo esta producción, la quinta en el Universo Extendido de DC (la tercera que dirigía él), con la presión añadida de cargar con el fracaso de crítica de su apuesta previa, Batman v Superman (2016). La expectación era alta y debía subir el listón. La cinta suponía el encuentro definitivo de los héroes de la casa, la película que haría la competencia a los Vengadores de Marvel.

Pero Snyder tuvo una tragedia familiar. En plena posproducción, cuando la película ya se había rodado, su hija se quitó la vida. El director de 300 abandonó su labor para lidiar con la tragedia personal junto a su familia y Warner Bros. contrató a Joss Whedon para completarla. Él venía del éxito y los aplausos de haber rodado Vengadores y La era de Ultrón para la competencia, y en lugar de terminar la película con lo que tenía, decidió darle su visión. Añadió escenas que él mismo escribió y que obligaron a añadir unos 22€/$25 millones al presupuesto, y programó dos meses extras de rodaje cuando los actores ya tenían sus agendas ocupadas -y aquí surgió el dilema del famoso bigote de Henry Cavill, ya que el intérprete se había dejado crecer el vello facial para Misión: Imposible - Fallout y Paramount se negó a permitir que se afeitara y Whedon tuvo que quitarle los pelillos con efectos especiales con un resultado chapuza que fue el hazmerreír de las redes-.

Joss Whedon también eliminó el tono oscuro que pretendía Snyder y cambió la visión original. Pero no lo hizo solo. Ya desde los inicios del proyecto, Liga de la justicia no lo tuvo fácil. Al parecer, los ejecutivos de Warner no querían repetir el fracaso previo y no estaban seguros de que la visión de Snyder funcionara, y tenían varios guionistas dando su opinión, provocando que el guion se reescribiera incluso durante el rodaje.

El resultado fue una metamorfosis de película, incongruente, de efectos especiales apresurados que chirriaban a la vista, Flash y Cyborg apenas tenían presencia, y una trama inconsistente que cambiaba la tensión dramática que Snyder había intentado crear en las entregas anteriores y que, supuestamente, alcanzaría su punto álgido en esta secuela. Y el público no respondió como se esperaba.

Warner Bros. había invertido la friolera de 269€/$300 millones en hacerla, siendo una de las películas de superhéroes más caras de la historia. Necesitaba cosechar 673€/$750 millones para no tener pérdidas, pero no lo consiguió. La recaudación se estancó en 590€/$657 millones, haciendo que el estudio perdiera unos 54€/$60 millones.

El tiempo pasó y comenzó a circular un rumor. Que Snyder había terminado su versión, que existía un corte del director de Liga de la Justicia. Así como pasó con Richard Donner en Superman II. Él también fue reemplazado en 1980 por Richard Lester y la película también terminó sufriendo cambios sustanciales. Donner logró hacer su "versión del director" en 2006, y los fans querían el mismo trato para Snyder.

El bulo creció pero el estudio no se pronunciaba sobre su existencia. Era todo un misterio, y fue después de que Zack Snyder publicara una imagen con cajas de cintas con una pegatina que decía "Z.S. J.L. Director's Cut" que los fans comenzaron a tomar cartas en el asunto. El director publicó la imagen en su cuenta de Vero con la frase "¿Es real? ¿Existe?" y así los seguidores comenzaron a demandar en redes que se liberara y la campaña llegó a oídos de Hollywood. Los protagonistas comenzaron a pedirla en redes y voilà... ¡llegará en 2021!

Es más, como parte del anuncio, Zack Snyder y su esposa y productora Deborah, hicieron un directo en la red social Vero para continuar con la revelación, al que se sumó Henry Cavill y su bigote. El apoyo es rotundo.

¿Habrá diferencias? ¿Tendremos dos versiones diferentes de la misma película? De momento, y en teoría, sí. Hace tiempo que se viene rumoreando que la idea de Snyder era más oscura, y él mismo está convencido de que solo un cuarto de lo que él rodó llegó a incluirse en la versión de Whedon estrenada en 2017. Sin embargo, él nunca la vio, así que podríamos deducir que se trata de su propia percepción o alguien dentro del estudio se lo confirmó. Todavía es un misterio.

Ahora sabemos que la versión de Snyder existe desde inicios de 2017. El director quería que la película tuviera un metraje de casi cuatro horas, pero Warner quería una producción que no superara las dos horas y veinte minutos. Y esa fue la versión que él entregó, aunque estaban de acuerdo que todavía quedaba mucho por pulir. Y en ese momento, en marzo de aquel año, ocurrió la tragedia que hizo que Snyder no pudiera pulir ni terminar lo que había creado.

Warner Bros.

No hay dudas de que se trata de un puntazo para el servicio streaming que Warner Bros. lanzará con HBO a finales de mayo de este año. El 27 para ser exactos, pero solo en EEUU. De momento se desconoce qué planes tienen para España, pero es probable que sigan una agenda similar a Disney+ y la plataforma llegue antes que el estreno de esta película. Porque, ¿quién no va a querer suscribirse y descubrir las diferencias? ¿O comprobar si realmente fuimos privados de una versión mejor o, por lo contrario, no hacía falta tanto barullo? Reconozco que siempre tuve debilidad por el cine de Snyder, aunque con DC sufrí las decepciones. Es un director apasionado por su trabajo (mis entrevistas con él siempre me dejan un subidón cinéfilo tremendo) y tiene un gran potencial visual -en 300 lo dejó claro- así que voy a darle un voto de confianza. Mantengo la esperanza de que ahora pueda resarcirse y darlo todo con esta versión. Ya muero de la intriga.

Al parecer, según confesó a The Hollywood Reporter, será "algo diferente y nuevo", "una experiencia ajena" a la versión que vimos en cines. Y eso que, repito, él jamás vio la película terminada por Joss Whedon. Para completar los efectos especiales y la música, el estudio invertirá unos 18€-27€ / $20-$30 millones. Y es probable que sea una película de cuatro horas o una miniserie de seis partes.

La noticia ha creado un tsunami de apoyo en redes sociales, con miles de fans entusiasmados con la idea. Se consiguió. El público logró su propósito. La alegría está en el aire en el mundo del cinéfilo, ahora esperemos que no defraude.

Más historias que te pueden interesar: