Lily Allen habla de su nueva vida de casada con David Harbour

·1  min de lectura


La cantante Lily Allen contrajo matrimonio por sorpresa el pasado mes de septiembre con el actor David Harbour tras un breve y discreto noviazgo al que siguió una divertida boda en Las Vegas a la que solo asistieron las hijas de ella. El siguiente paso en su historia de amor, que comenzó a través de la app de citas Raya, será disfrutar de su vida como recién casados y, eventualmente, ampliar la familia.
"Creo que sí lo haré. Sobre todo ahora que Marnie está haciéndose tan mayor. Estoy en plan: '¡No, mis bebés!'", ha desvelado en una entrevista al dominical The Sunday Times, en la que ha concretado que en cualquier caso no daría ese paso en un futuro inmediato. "Ahora mismo estoy en un buen momento. No sé si querría que mis hormonas se alteraran, sobre todo ahora".
La antigua chica mala del pop británico considera que la relación que mantiene con el intérprete de 'Stranger things' -una serie que nunca había visto antes de conocerle- es la más madura que ha mantenido nunca porque ambos están sobrios y su día a día consiste en "levantarse pronto" y hacer cosas con las dos niñas de 8 y 7 años que Lily tiene con su exmarido.
"A ellas les hace gracia, la 'competición' entre David y yo, por el tema de la fama. Estuvimos de vacaciones en Croacia y la gente no reconoció a David, nadie se le acercó. A las pequeñas les hizo mucha gracia, y cada vez que alguien se acercaba para pedirme un autógrafo o una foto, iban corriendo hasta donde estaba él y le preguntaban: '¿Estás bien? ¿Quieres que les digamos quién eres?'", ha desvelado Lily.