Tras liquidar 6,700 millones de dólares en deuda médica, esta organización sin fines de lucro apenas comienza

·10  min de lectura

Poco después de dar a luz a una hija dos meses prematura, Terri Logan recibió una factura del hospital. La cadena de números separados por comas la hizo retroceder.

Logan, quien era maestra de Matemáticas en una preparatoria de Georgia, la apartó e ignoró las siguientes facturas. Era una madre soltera que sabía que no tenía forma de pagar. "Lo evité como la peste", dijo, pero la evasión no impidió que las facturas se mantuvieran fuera de la mente.

"El peso de toda esa deuda médica… oh, fue duro", dijo Logan. "Todos los días, estoy pensando en lo que debo, cómo voy a salir de esto ... sobre todo con el dinero que entra, que no es suficiente".

Entonces, hace unos meses –casi 13 años después del nacimiento de su hija y muchos ataques de ansiedad después– Logan recibió unos sobres amarillos brillantes por correo. Eran de un grupo sin fines de lucro que le decía que había comprado y luego condonado todas esas facturas médicas pasadas.

Esta vez, fue una sorpresa muy diferente: "Espera, ¿qué? ¿Quién hace eso?"

RIP Medical Debt lo hace. Esta organización sin fines de lucro ha experimentado un gran auge durante la pandemia del COVID-19, liberando a pacientes de sus deudas médicas, miles de personas a la vez. Su novedoso planteamiento consiste en comprar paquetes de facturas hospitalarias morosas –deudas contraídas por pacientes de bajos ingresos como Logan– y luego simplemente borrar la obligación de pagarlas.

Se trata de un modelo desarrollado por dos antiguos cobradores, Craig Antico y Jerry Ashton, quienes hicieron carrera persiguiendo a pacientes que no podían pagar sus facturas.

"Tenían conversaciones con la gente por teléfono, y entendían y comprendían mejor las dificultades de la gente", dice Allison Sesso, directora general de RIP. Con el tiempo, se dieron cuenta de que estaban en una posición única para ayudar a la gente y cambiaron el rumbo del cobro de deudas a la filantropía.

Lo que desencadenó el cambio de opinión de Ashton fue conocer a activistas del movimiento Occupy Wall Street en 2011 quienes les hablaron de cómo ayudar a aliviar la carga de la deuda de los estadounidenses. "Como cobrador de facturas que cobraba millones de dólares en facturas asociadas a la medicina en mi carrera, ahora, de repente, me he reformado: Soy un donante depredador", dijo Ashton en un video de Freethink, un sitio de periodismo de nuevos medios.

Después de ayudar a los activistas de Occupy Wall Street a comprar deuda durante unos años, Antico y Ashton lanzaron RIP Medical Debt en 2014. Comenzaron a recaudar dinero de los donantes para comprar deuda en los mercados secundarios, donde los hospitales venden la deuda por centavos de dólar a las empresas que se benefician cuando cobran esa deuda.

RIP compra las deudas como lo haría cualquier otra empresa de cobros, salvo que, en lugar de tratar de obtener beneficios, envía avisos a los consumidores diciendo que su deuda ha sido liquidada. Hasta la fecha, RIP ha comprado 6,700 millones de dólares en deudas sin pagar y ha liberado a 3.6 millones de personas de sus deudas. El grupo dice que retirar 100 dólares de deuda cuesta en promedio un dólar.

RIP otorga sus bendiciones al azar. Sesso dijo que solo depende de las deudas de los hospitales que estén disponibles para su compra. "Así que nadie puede venir a nosotros, levantar la mano y decir: 'Me gustaría que condonaran mi deuda'", dijo.

Sin embargo, RIP está ampliando el grupo de personas que pueden acogerse a la exención. Sesso dijo que, con la inflación y la pérdida de empleos que estresan a más familias, el grupo compra ahora la deuda de los morosos que ganan hasta cuatro veces el nivel federal de pobreza, en lugar de dos veces el nivel de pobreza.

Un aumento de las donaciones recientes –desde estudiantes universitarios hasta el filántropo MacKenzie Scott, quien donó $50 millones a finales de 2020– está impulsando la expansión de RIP. Ese dinero permitió a RIP contratar personal y desarrollar un software para peinar las bases de datos e identificar la deuda objetivo más rápidamente.

Las nuevas regulaciones permiten a RIP comprar préstamos directamente de los hospitales, en lugar de solo en el mercado secundario, ampliando su acceso a la deuda.

Sesso dijo que el grupo está constantemente buscando nuevas deudas para comprar a los hospitales: "¡Llámenos! Queremos hablar con todos los hospitales que estén interesados en retirar deuda".

Sesso subrayó que el creciente negocio de RIP no es algo que deba celebrarse. Significa que millones de personas han sido víctimas de un sistema de seguros y de atención médica en Estados Unidos que es sencillamente demasiado caro y demasiado complejo para que la mayoría de la gente pueda manejarlo. Como han informado KHN y NPR, más de la mitad de los adultos estadounidenses afirman haberse endeudado en los últimos cinco años debido a facturas médicas o dentales, según una encuesta de KFF. Una cuarta parte de los adultos con deudas médicas debe más de 5,000 dólares. Y aproximadamente uno de cada cinco con cualquier cantidad de deuda dice que no espera pagarla nunca.

El RIP es una de las únicas formas en que los pacientes pueden obtener un alivio inmediato de esa deuda, dijo Jim Branscome, uno de los principales donantes. El cambio de política es lento. Numerosos factores contribuyen a la deuda médica, dijo, y muchos de ellos son difíciles de abordar: el aumento de los precios de los hospitales y de los medicamentos, los elevados gastos pagados del bolsillo, una cobertura de seguro menos generosa y el aumento de las desigualdades raciales en la deuda médica. La pandemia, añadió Branscome, agravó todo eso.

La "pandemia ha hecho que las personas acumulen increíbles facturas médicas que no están cubiertas", dijo Branscome. Branscome es un veterano activista en favor de los pobres en los Apalaches, donde creció y donde, según él, las enfermedades crónicas agravan la deuda médica. En primer lugar, socava el punto de atención médica, dijo: "Hay presión y desesperación".

En el caso de Terri Logan, la exmaestra de Matemáticas, sus facturas médicas pendientes se sumaron a una serie de otras presiones en su vida, que luego se convirtieron en ansiedad y depresión debilitantes. Ahora, madre soltera de dos hijos, describió la tensión de vivir con una deuda que pendía sobre su cabeza. Tuvo ataques de pánico, incluyendo "un dolor que sube por el lado izquierdo de tu cuerpo y te hace sentir como si estuvieras a punto de tener un aneurisma y te fueras a desmayar", recordó.

Algunos hospitales dicen que quieren aliviar ese ciclo destructivo para sus pacientes. El sistema Heywood Healthcare de Massachusetts donó en enero 800,000 dólares de deuda médica al RIP, cediendo esencialmente el control de esa deuda, en parte porque los pacientes con facturas pendientes estaban evitando el tratamiento.

"Queríamos eliminar al menos un factor de estrés debido a la evasión para que la gente entrara a recibir la atención que necesita", dijo Dawn Casavant, jefa de filantropía de Heywood. Además, dijo, "es probable que esa deuda no se hubiera cobrado de todos modos".

Una de las críticas al enfoque de RIP ha sido que no es preventivo: El grupo interviene después de lo que pueden ser años de tensión financiera y de una puntuación crediticia destrozada que ha dañado las posibilidades de los pacientes de alquilar apartamentos o de obtener préstamos para autos. (Las tres principales agencias de calificación crediticia anunciaron recientemente cambios en la forma de informar sobre las deudas médicas, lo que reduce en cierta medida su daño a las puntuaciones de crédito. Sin embargo, los consumidores suelen pedir segundas hipotecas o tarjetas de crédito para pagar los servicios médicos).

"Mucho daño se habrá hecho para cuando vengan a aliviar esa deuda", dijo Mark Rukavina, director de programas de Community Catalyst, un grupo activista en defensa del consumidor.

Rukavina dijo que las leyes estatales deberían obligar a los hospitales a hacer un mejor uso de sus programas de asistencia financiera para ayudar a los pacientes. "Los hospitales no deberían cobrar", dijo. "Básicamente: No premiar el mal comportamiento".

La mayoría de los hospitales del país no tienen fines de lucro y, a cambio de ese estatus fiscal, están obligados a ofrecer programas de beneficio para la comunidad, incluyendo lo que suele llamarse "atención caritativa". Dependiendo del hospital, estos programas reducen los costos de los pacientes que ganan hasta dos o tres veces el nivel federal de pobreza. Pero muchos pacientes que cumplen los requisitos nunca se enteran de la atención caritativa, o no se les informa. Se les factura el precio completo y luego son acosados por las agencias de cobranza cuando no pagan.

Recientemente, RIP ha empezado a intentar cambiar esta situación.

Sesso, director general de RIP, dijo que el grupo está asesorando a los hospitales sobre cómo mejorar sus sistemas financieros internos para que seleccionen mejor a los pacientes que pueden optar a la atención caritativa; en esencia, evitando que la gente incurra en deudas en primer lugar. En última instancia, ese es un resultado mucho mejor, dijo.

"Preferimos que los hospitales reduzcan la necesidad de nuestro trabajo en el extremo posterior", dijo. "Diría que los hospitales están abiertos a los comentarios, pero también están un poco ciegos ante lo mal que funcionan algunos de sus enfoques de asistencia financiera".

Terri Logan dijo que nadie le mencionó los programas de atención caritativa o de asistencia financiera cuando dio a luz. Logan tampoco se dio cuenta de que existía ayuda para gente como ella, personas con empleo y seguro médico pero que ganan lo justo para no tener derecho a ayudas como los cupones de alimentos.

La deuda la ensombrecía, oscureciendo su ánimo. "No lo sé, perdí la motivación", dice. "Pero la estoy encontrando", añadió. La nueva liberación de Logan de la deuda médica está reavivando un sueño largamente dormido: cantar en un escenario.

Su primera actuación está prevista para este verano.

Acerca de este proyecto

"Diagnóstico: Deuda" es una colaboración informativa entre KHN y NPR que explora la escala, el impacto y las causas de la deuda médica en Estados Unidos.

La serie se basa en la "Encuesta sobre la deuda sanitaria de KFF", un sondeo diseñado y analizado por investigadores de opinión pública de KFF en colaboración con periodistas y editores de KHN. La encuesta se realizó entre el 25 de febrero y el 20 de marzo de 2022, en línea y por teléfono, en inglés y en español, entre una muestra representativa a nivel nacional de 2,375 adultos estadounidenses, incluidos 1,292 adultos con deudas de atención médica actuales y 382 adultos que tuvieron deudas de atención médica en los últimos cinco años. El margen de error de muestreo es de más o menos 3 puntos porcentuales para la muestra completa y de 3 puntos porcentuales para los que tienen deudas actuales. Para los resultados basados en subgrupos, el margen de error de muestreo podría ser mayor.

El Urban Institute llevó a cabo una investigación adicional, en la que se analizaron datos de la oficina de crédito y otros datos demográficos sobre la pobreza, la raza y el estado de salud para explorar dónde se concentra la deuda médica en Estados Unidos y qué factores se asocian con los altos niveles de deuda.

El JPMorgan Chase Institute analizó los registros de una muestra de titulares de tarjetas de crédito de Chase para ver cómo los saldos de los clientes pueden verse afectados por los gastos médicos importantes.

Los reporteros de KHN y NPR también realizaron cientos de entrevistas con pacientes de todo el país; hablaron con médicos, líderes de la industria de la salud, activistas en defensa del consumidor, abogados especializados en deudas e investigadores; y revisaron decenas de estudios y encuestas sobre la deuda médica.