Todo listo para la firma del acuerdo con Carmen Thyssen

·3  min de lectura

Madrid 5 feb (EFE).- El Museo Thyssen-Bornemisza de Madrid calienta motores para la firma del acuerdo de cesión de la colección de la baronesa: el "Mata Mua", de Gauguin, su pieza más importante, regresa el lunes y las nuevas salas que acogerán la colección de Carmen Thyssen están listas para ser abiertas al público.

Carmen Thyssen y el ministro de Cultura español, Miquel Iceta, sellarán el acuerdo por el alquiler de la colección de la aristócrata este miércoles, 9 de febrero, en un acto en el que también participará el hijo de la baronesa, Borja Thyssen, en calidad de heredero.

Aunque el objetivo del Gobierno siempre fue comprar la colección, el acuerdo que se sellará el miércoles es el de un alquiler por 6,5 millones de euros (7,3 millones de dólares) anuales durante 15 años, por 329 obras.

España desembolsará en conjunto unos 97 millones de euros (110 millones de dólares) una cantidad que se descontarían de un acuerdo de compra por el total de la colección, si alguna vez se alcanza.

El acto pondrá punto y final a diez años de negociaciones entre Carmen Thyssen y el Estado español por su colección, aunque todo empezó mucho antes.

El Gobierno compró a su marido sus cuadros en los noventa a cambio de una sustanciosa suma de dinero, pero la colección de su viuda ha sido una historia aparte.

En el año 2000 Carmen Thyssen prestó sus obras a la Fundación Colección Thyssen-Bornemisza por once años y de forma gratuita. En 2004 ya empezaron los contactos con la baronesa para una posible compra o alquiler. Y en 2011, cuando concluye el préstamo, no había ni rastro de un posible acuerdo.

Desde entonces, los titulares del Ministerio de Cultura español han seguido intentando cerrar ese acuerdo. El que estuvo más cerca fue José Guirao, poco antes de su cese, en 2020. Pero fue su sustituto, José Manuel Rodríguez-Uribes, quien consiguió alcanzar un principio de acuerdo, para el que se ha tardado un año en cerrar la letra pequeña.

Muchos han sido los altibajos entre las relaciones Carmen Thyssen-Gobierno, algunos muy sonados, como la venta de "La Esclusa" de John Constable, pero la salida del museo del “Mata Mua” en pleno confinamiento (2020) fue quizás la más grave.

Junto a la obra de Gauguin salieron también un Degas, un Hopper y un Monet y todo apunta a que estas tres no volverán.

La llegada de la obra de Gauguin para la firma ha sido toda una sorpresa. Aunque era una condición clave para la firma del acuerdo, el pasado 19 de enero Iceta aseguro que no estaría para la convocatoria por “problemas logísticos”. Carmen Thyssen le contradijo hace unos días y anunció su llegada.

El cuadro llegará previsiblemente por la tarde y tendrá que estar doce horas embalado para que se estabilice después del largo trayecto, según fuentes del museo. Pasado ese tiempo se procederá a su desembalaje y se colgará.

La colección de la baronesa se ubicará en la planta baja y no en la ampliación del museo como hasta ahora. En esa nueva área se ha sustituido el salmón de las paredes por blanco roto y el “Mata Mua” tendrá un lugar destacado en el recorrido.

El museo anunció en verano pasado su reorganización: la planta baja se dedicaría a la colección de la baronesa, la primera a pintura moderna y la segunda a maestros antiguos.

Se trata de la primera modificación profunda que sufre el museo desde su apertura en los noventa y presenta un recorrido más fluido. La colección de la baronesa se abrirá al público a lo largo de esta semana, según han precisado fuentes del museo. Y el "Mata-Mua" volverá a ser uno de sus reclamos principales.

Celia Sierra

(c) Agencia EFE