Liz Cheney pierde las votaciones primarias en Wyoming ante republicana respaldada por Trump

·3  min de lectura

La representante Liz Cheney —la crítica de Donald Trump más destacada y franca en el Partido Republicano— perdió la nominación republicana para el escaño de Wyoming en el Congreso, tras sus reiteradas críticas al expresidente y a sus partidarios.

Harriet Hageman, quien recibió el apoyo de Trump, venció abrumadoramente a Cheney el martes en la noche.

La pérdida de Cheney sucedió después de sus repetidas críticas a Trump y su papel principal en el comité de la Cámara de Representantes que investiga el 6 de enero, el cual llevó a cabo una serie de audiencias públicas perjudiciales sobre la conducta de Trump en torno a los disturbios en el Capitolio. Cheney también fue una de los 10 republicanos que votaron para enjuiciar a Trump por su papel en el asalto del 6 de enero en el Capitolio.

En un principio, había sobrevivido a un desafío a su puesto como presidenta de la conferencia republicana de la Cámara. Pero finalmente, el líder de la minoría de la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy, apoyó su destitución después de sus repetidas críticas al Partido Republicano y a Trump.

McCarthy finalmente respaldó a Hageman, al igual que la representante Elise Stefanik, quien reemplazó a Cheney como presidenta de la conferencia republicana de la Cámara. Ambos aparecieron en vídeo en un mitin de Trump en Wyoming a principios de este año.

Wyoming le dio a Trump su victoria más contundente en las elecciones presidenciales de 2020, lo que hizo que las repetidas críticas de Cheney hacia él fueran recibidas como una bomba política.

De manera similar, su oposición a Trump se hizo aún más visible en su papel como vicepresidenta del comité selecto de la Cámara que investiga los disturbios del 6 de enero.

Cheney es solo la última republicana que votó para enjuiciar a Trump en perder durante las votaciones primarias. En junio, el representante Tom Rice de Carolina del Sur perdió su primaria ante Russell Fry, respaldado por Trump. A principios de este mes, el representante novato Peter Meijer de Michigan perdió su primaria ante John Gibbs, ya que el Comité de Campaña del Congreso Demócrata destacó la buena fe a favor de Trump de Gibbs. La semana pasada, la representante Jaime Herrera Beutler de Washington perdió sus primarias contra Joe Kent, a quien Trump también respaldó.

Hasta ahora, los únicos dos republicanos que votaron a favor de enjuiciar a Trump y que ganaron sus primarias son el representante David Valadao de California, quien enfrenta una dura contienda electoral general, y Dan Newhouse de Washington. Por el contrario, los representantes John Katko de Nueva York, Fred Upton de Michigan, Anthony González de Ohio y el compañero de Cheney en el comité selecto, Adam Kinzinger de Illinois, anunciaron que no buscarían la reelección.

En las últimas semanas de las elecciones, Cheney reafirmó sus críticas al expresidente. Su padre, el exvicepresidente Dick Cheney, que ocupó el mismo puesto durante un año, dijo que “nunca ha habido una persona que represente una mayor amenaza para nuestra república que Donald Trump”.

En su anuncio final antes de las elecciones, Cheney continuó con sus críticas y pareció contemplar el futuro después de las elecciones.

“Esta es mi promesa: trabajaré cada día para garantizar que nuestra excepcional nación perdure por mucho tiempo. Mis hijos y sus hijos deben crecer en unos Estados Unidos en los que tengamos transiciones de poder honorables y pacíficas, en lugar de enfrentamientos violentos, intimidación y vandalismo”, exclamó.

“Sin importar el tiempo que dure la lucha, esta es una batalla que ganaremos. Millones de estadounidenses en todo nuestro país —republicanos, demócratas, independientes— están unidos para luchar por la libertad”.