Cuando llegue el embargo de la UE, ¿dónde venderá Rusia su crudo?

·4  min de lectura
FOTO DE ARCHIVO: Modelos de barriles de petróleo se ven delante de la señal de "stop", los colores de la bandera de la UE y Rusia

MOSCÚ, 23 sep (Reuters) - Rusia ha incrementado sus envíos de petróleo a Asia desde que Europa le impuso sanciones, pero todavía tiene que desviar más de una cuarta parte de sus exportaciones de crudo fuera del continente, o 1,3 millones de barriles al día, cuando se produzca un embargo total en diciembre.

Rusia exporta unos 20 millones de toneladas de crudo al mes, es decir, unos cinco millones de barriles al día (bpd), a través de varias rutas, entre ellas el oleoducto Druzhba hacia Europa y otras hacia Asia.

En agosto, las exportaciones rusas a través de los puertos europeos y el oleoducto Druzhba ascendieron a 12,05 millones de toneladas, de las cuales unos 5,5 millones (1,3 millones de bpd) se enviaron a los países que dejarán de importar petróleo ruso a partir del 5 de diciembre.

Rusia tiene que encontrar nuevos compradores para ese crudo, lo que podría requerir precios baratos y condiciones especiales, al tiempo que enfrenta una logística más costosa para entregarlo a destinos más remotos, dijeron los operadores.

"El petróleo ruso de los Urales siempre ha sido un grado para Europa. Ahora, para llegar a nuevos mercados hay que enviar un cargamento fuera de Europa en medio de una creciente preocupación por los costes de transporte, los seguros y los plazos", dijo un comerciante del mercado petrolero ruso.

Estados Unidos y la Unión Europea también están trabajando en la fijación de un tope de precios para el petróleo ruso, con el argumento de que ayudará a reducir los ingresos de Moscú al tiempo que mantiene bajos los precios mundiales de la energía.

Moscú ha dicho que no venderá petróleo a los países que impongan un tope y los operadores dicen que no ven que la medida funcione.

"Es muy poco probable que Rusia comercie petróleo con un tope de precios, no tiene sentido para Moscú ni política ni económicamente. Es mucho más fácil para ellos negociar acuerdos privados que comprometerse públicamente con alguna limitación de precios dictada por Occidente", dijo a Reuters otro comerciante involucrado en el comercio de petróleo ruso.

En agosto, Rusia exportó 8,85 millones de toneladas de petróleo de los Urales desde sus puertos europeos. India, China y Turquía -que no se espera que se sumen al embargo- compraron aproximadamente la mitad, mientras que el resto se destinó a Europa.

Rusia también suministra a Europa unos 3,2 millones de toneladas de petróleo al mes a través del oleoducto Druzhba. Esta ruta está técnicamente excluida del embargo, ya que Hungría, Eslovaquia y la República Checa quieren seguir comprándole.

Pero los principales compradores de Druzhba -Alemania y Polonia- quieren dejar de comprar a partir de 2023, lo que significa que unos dos millones de toneladas mensuales tendrán que encontrar nuevos clientes.

NUEVAS RUTAS

Desviar el crudo de Druzhba será una tarea difícil, ya que los puertos petroleros rusos tienen una capacidad de exportación limitada y los vendedores tendrán que organizar más camiones cisterna, según los operadores.

Rusia no puede desviar grandes cantidades de Urales a su oleoducto de Siberia Oriental y el Océano Pacífico (ESPO), que ya está bombeando casi a su capacidad total. Eso hace que los envíos a través de Europa y el Canal de Suez sean las únicas rutas posibles para el crudo de los Urales hacia Asia.

Aunque Moscú ofrezca condiciones más favorables, es poco probable que India y China puedan comprar mucho más crudo, ya que tienen varios contratos a largo plazo con productores como Arabia Saudita y Emiratos Árabes Unidos.

"Las empresas rusas ya ofrecen descuentos, cobertura de los costes de envío y del seguro, opciones de pago y otras ventajas para mantener a los compradores", dijo una fuente de una empresa asiática de comercio de petróleo.

Las empresas rusas también tendrán que cambiar su forma de vender el crudo.

Los mercados petroleros asiáticos tienen un ciclo comercial mucho más temprano que el mercado europeo: a mediados de septiembre, los compradores asiáticos están negociando cargamentos de diciembre, mientras que Europa aún está fijando los precios de los cargamentos de octubre.

Para evitar depender exclusivamente de China, India y Turquía para las ventas, Rusia ha tratado de cortejar a los actores más pequeños, dijeron los operadores.

Sri Lanka ha dicho que comenzaría a comprar petróleo de Rusia, pero sólo ha comprado alrededor de 300.000 toneladas de Urales en lo que va de año, según los datos de Refinitiv Eikon. Cuba ha comprado 200.000 toneladas de Urales este año.

"Definitivamente, los pequeños actores no son suficientes para que el petróleo ruso sea absorbido. China es el último recurso para el petróleo ruso o Moscú tendrá que recortar la producción en algún momento", dijo un tercer operador que participa en el mercado petrolero ruso.

(Reporte de los reporteros de Reuters. Traducido por José Muñoz en la redacción de Gdansk; Editado en español por Javier Leira)