1 / 9

Melania Trump: una princesa de cuento

La aparición amarilla de Melania Trump para la cena de gala en el Palacio Blenheim, en la localidad inglesa de Woodstock, ha dejado sin palabras a muchos de sus acólitos. 

El look de princesa Disney con el que Melania nos ha dejado... mudas

El look de princesa Disney con el que Melania nos ha dejado... mudas


Y a las redes, sembradas de memes.

La verdad es que no nos lo esperábamos. El estilismo con el que Melania Trump acudió el jueves por la noche a una cena de gala en el Blenheim Palace del municipio británico de Woodstock, donde se encontraba con su marido de visita oficial, nos pilló por sorpresa. Hasta las redes se quedaron mudas unos minutos tras verlo, como si necesitaran digerirlo antes de tomar partido ante una prenda fantasiosa y con aire aristocrático.

La naturaleza del evento para el que Melania lo había empleado no nos daba más pistas de las razones por la esta se había decantado por un modelo tan llamativo (se trataba de una cena de etiqueta encabezada por la 'premier' Theresa May y en la que tenían previsto reunirse con más de cien empresarios de distintos ámbitos). 

La elección de la primera dama estadounidense consistió en un vestido amarillo de J. Mendel cuyo detalle más destacado era una vistosa capa a juego que caía sobre los hombros y hasta el suelo, convirtiéndose allí en unas amplias mangas, y que era imposible que no se relacionara con los looks utilizados por las reinas y princesas de la factoría Disney. De hecho, son muchos quienes lo han hecho en las redes, dejando estas llenas de memes y debates (en general, son mayoría los que sostienen que el vestido está inspirado en el de la protagonista femenina de 'La bella y bestia', aunque también hay quien apunta a la rusa Anastia o, incluso, a la madrastra de Blancanieves, aunque en su versión más luminosa. 

I knew Melania's awful dress reminded me of someone. How apt! #BeautyAndTheBeast #TrumpUKVisit https://t.co/Hov2EbpivN

— Laura C #FBPE (@smilinglaura) 12 de julio de 2018

El amarillo del vestido y de los zapatos (unos salones de tacón alto), tenía un significado: constituía un homenaje a la reina Isabel II en su país, ya que ese color es su favorito. El traje es una versión personalizada para Melania, ya que su color inicial era el verde.

El vestido está elaborado en chiffon de seda y consta de un increíble plisado. Además, posee unas líneas atemporales (¿o que "remontan al pasado", como sostienen algunos usuarios?), algo demostrable con la fotografía de Lady Di en 1987 en el Festival de Cannes, donde la entonces esposa del príncipe Carlos lució un impresionante modelo azul de Catherine Walker muy parecido, aunque sin capa, quizá este último el elemento que ha hecho hablar a las redes de "cuentos", "Disney" y "princesas".