Los hijos de Luke Perry millonarios gracias a su herencia

Luke Perry with son Jack and daughter Sophie at the Zanuck Theater in Los Angeles, California (Photo by Lee Celano/WireImage)

Siete meses después del fallecimiento del mítico actor de 90210, sus hijos de 19 y 22 años han recibido la herencia.

La muerte de Luke Perry todavía nos da ese pellizco en el pecho a muchos y es que cuesta comprender como un repentino derrame cerebral nos arrebató al eterno ‘Dylan’ de Sensación de Vivir con tan solo 52 años.

Tras su fallecimiento no solo dejó desolados a sus fans sino sobre todo a su familia y muy especialmente a Sophie y Jack, sus dos hijos.


Luke Perry, daughter Sophie and son Jack at the 2004 Target A Time for Heroes Celebrity Carnival to benefit the Elizabeth Glaser Pediatric AIDS Foundation (Photo by Gregg DeGuire/WireImage)


Hoy, siete meses después del trágico adiós de Luke Perry, sus descendientes directos reciben la herencia y esto les convierte en millonarios. El actor vivía en una enorme mansión valorada en dos millones de dólares que ahora es propiedad de Jack y Sophie.

El joven de 22 años y su hermana de 19 son herederos únicos del legado del artista y, según recoge El País, además de toda su fortuna económica que, por ahora no ha trascendido a los medios, ambos comparten la mansión siendo el 50% de cada uno.

Por ahora Jack y Sophie no han puesto a la venta la casa pero su precio de mercado supera el millón y medio de euros dado que está situada en una zona realmente exclusiva de Los Ángeles, en Sherman Oaks.

La casa tiene tres habitaciones, una con vestidor integrado y con baño estilo suite de mármol. Cuenta con tres cuartos de baño con todo el suelo acabado de madera y también con un enorme jardín con piscina y grandes ventanales.



Además de esta casa de lujo, los jóvenes también han heredado una granja que Luke Perry tenía en Tennessee y dónde iba para relajarse y desconectar. Es todo lo que queda del padre de Sophie y Jack que sigue muy vivo y presente en su corazón y en su memoria.

Luke marchó cinco días después de sufrir el derrame en el hospital y rodeado de los suyos, no solo su prometida y sus hijos sino también sus hermanos y su ex mujer le acompañaron hasta el último respiro.

Sus hijos le han recordado en Instagram por el que hubiese sido su 53 cumpleaños. Su hijo Jack escribió un emotivo “Feliz cumpleaños viejo, te veré en algún lugar” y recibió muchísimos comentarios de cariño y apoyo. Lo mismo pasó con Sophie que colgó una foto abrazando a su padre y bromeando al llamarle ‘icono de la moda’.

¿Qué te parece la herencia de Luke exclusivamente para sus hijos? ¿Sabrán gestionar tanto dinero y propiedades siendo tan jóvenes?