El madridismo no perdonaría a Sergio Ramos si termina yéndose del club

Adrian Marcos
·1  min de lectura

El futuro del camero está aún en el aire a menos de un mes para que tenga total libertad para negociar con cualquier club del mundo su llegada a coste cero el próximo verano, cuando el contrato con el Real Madrid llegue a su fin. Su salida supondría un duro varapalo para la afición blanca, que le ha visto crecer como futbolista y como persona desde que llegó allá por el verano de 2005, hace ya más de 15 años, hasta convertirse en capitán del club y símbolo del madridismo.

Está claro que la hinchada merengue puede reprocharle poco o nada a Sergio Ramos, que se ha dejado siempre la piel para defender la camiseta y el escudo como ningún otro en los últimos años, pero sería normal que, como sucedió con otros ídolos, viesen con malos ojos su salida. El Real Madrid, aunque puede pasar de todo de aquí a final de curso, no atraviesa su mejor momento futbolístico y perder a su capitán no parece la mejor solución para los problemas.