La maldición de la película de He-Man

·5  min de lectura

Si algo tenemos en común aquellos que pasamos nuestra infancia en los años 80s, es que mantenemos una especie de amor protector con las series animadas de antaño. Son como nuestro pequeño tesoro y fuentes de incansables debates nostálgicos. Pero si hubo un éxito que sorprendió hasta a sus propios creadores fue He-Man y los amos del universo, aquella serie basada en una línea de juguetes de Mattel que conquistó a todos los géneros y generaciones, y no solo a los niños varones para los que estaba destinada.

Lo increíble de He-Man es que a pesar de haber contado con apenas dos temporadas entre 1983 y 1985, y con un batacazo desastroso en la taquilla mundial, el príncipe de Eternia sigue dando guerra. Y es que no sé ustedes, pero yo he perdido la cuenta de los años que llevamos oyendo que Hollywood prepara un reboot en acción real. Sin embargo, su último intento ha sido atrasado por la pandemia y el abandono de su protagonista. Es como si la película de He-Man estuviera maldita.

Cartel promocional de la serie animada de He-Man (Mattel)
Cartel promocional de la serie animada de He-Man (Mattel)

Reconozco que mi gran debilidad era la hermana melliza del protagonista, She-Ra y su caballo parlanchín, pero que la frase de transformación de He-Man era mi favorita. La de veces que la habré gritado jugando en casa. Es increíble el rincón tan cálido que tienen las series y películas de la infancia en nuestra memoria. Pero vayamos al grano.

He-Man, su tigre fiel, el Castillo de Grayskull y su lucha contra Skeletor fueron las delicias de generaciones. Primero con la línea de juguetes lanzada en 1981 (yo tenía una figura de Orko) y luego con la serie animada, creando así un imperio que ha contado con cómics, más series de dibujos -incluyendo el más reciente intento de Netflix con Masters of the Universe: Revelation que se estrenará el próximo 23 de julio- y una película con Dolph Lundgren en 1987. 

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un vídeo de Youtube no disponible por tus preferencias de privacidad

Aquella adaptación en acción real llegó tarde, cuando la popularidad de la serie animada se apoyaba en las repeticiones de los mismos capítulos en televisión, desaprovechando el tirón que podría haber tenido unos años antes. El batacazo fue bestial perdiendo millones de dólares en taquilla (cosechó $17 millones cuando había costado $22) y siendo destrozada por la crítica, calificándola de “aburrimiento colosal” (Variety), aunque con el paso del tiempo fue conquistando a su público como clásico de culto, sobre todo por su tono cursi y simplemente por ser una mala película con buenas intenciones. Ver al gran Frank Langella disfrutando y pasándoselo en grande como Skeletor sigue siendo un regalo para nuestros ojos nostálgicos. 

Muchos recordarán que la película terminaba con un final abierto que abría las puertas a una secuela. Pues la continuación llegó a escribirse y el surfero Laird Hamilton iba a reemplazar a Dolph Lundgren en el papel bajo las órdenes del director Albert Pyun. Pero los problemas económicos de la productora cancelaron el proyecto y los vestuarios y escenarios construidos se terminaron utilizando en la películaCyborg (1989) de Jean-Claude van Damme. Básicamente, el periplo cinematográfico de He-Man comenzaba con mal pie.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

El tiempo y la moda pasó, He-Man quedó en la historia como un recuerdo cándido de los 80s y el mundo del entretenimiento siguió adelante. Pero desde hace casi dos décadas, el rumor de un reboot comenzó a tomar fuerza. Pero la bendita maldición que le persigue no permite que termine por hacerse realidad.

Ya en 2004 hubo un intento con un genio de la acción estrafalaria como John Woo (Cara a cara) interesado en dirigirla. Hubiera sido la bomba, pero nunca llegó a materializarse. Warner Bros. intentó darle luz verde con uno de sus productores estrella, Joel Silver, hasta que Sony Pictures adquirió los derechos para desarrollar un proyecto conjunto. Hubo guionistas contratados y el director de Kung Fu Panda, John Stevenson, preparado, pero el proyecto entró en una espiral de cambios agotadores.

Desde el año 2009 ha cambiado guionistas y director en varias ocasiones. Hasta Jon M. Chu (Crazy rich asians) estuvo involucrado prometiendo una historia de orígenes y Dolph Lundgren llegó a interesarse en volver a la historia como el Rey Randor. Es más, llegó a sugerir en alguna ocasión que ficharan a Chris Hemsworth como He-Man, aunque el australiano no habría estado interesado debido a las similitudes del personaje con Thor. Hubo un momento que la película de He-Man cogió carrerilla y llegaron a considerarse cineastas que más tarde se convertirían en algunos de los más cotizados del momento, como Andy Muschietti (IT), Rian Johnson (Star Wars: los últimos Jedi) o Phil Lord y Chris Miller (La Lego Película).

El mareo que vivimos por aquellos años fue tremendo. Los nombres de guionistas y director cambiaron demasiadas veces como para recordar cuantas hasta que, en 2017, el estudio se lanzó a la piscina prometiendo un estreno para diciembre de 2019 con un guion que iba a reescribir y dirigir David S. Goyer (guionista de la trilogía de Batman). Pero la supuesta ambición del cineasta en crear algo épico y costoso hizo recular a los productores y Goyer dijo bye bye.

Pero el estudio seguía empecinado en mantener su plan de estreno, retocaron guion de nuevo y anunciaron el inicio del rodaje para mediados de 2019 en Praga, y con un rostro ascendente en Hollywood como Noah Centineo como protagonista. Una elección que sus fans juveniles abrazaron con entusiasmo, pero que los más nostálgicos no vieron con buenos ojos ante las evidentes diferencias físicas entre el actor y el personaje.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

El chico entrenó y se preparó, Sony cambió la fecha de estreno a marzo de 2021 para dar tiempo suficiente al proyecto, pero la pandemia de Covid-19 tenía otros planes. El rodaje se pospuso de nuevo y Noah Centineo decidió marcharse dejando el puesto de He-Man vacante para dar vida a otro superhéroe en Black Adam de DC, y junto a un peso pesado como Dwayne Johnson.

Y así estamos ahora, con un reboot que no termina de despegar, con un guion retocado hasta la saciedad y un rodaje sin estrella. ¿Logrará librarse de la maldición algún día? Los nostálgicos esperamos que sí, pero siempre que el proyecto merezca la pena, renueve, refresque y aporte. Ver otro remake o reboot insípido no nos hace falta.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.