Podemos decir que 'Maligno' es la mayor locura de terror del año

·6  min de lectura

Por Alberto Cano.- El regreso de James Wan con un nuevo proyecto ya es una gran noticia de por sí, pero que en medio de su idilio con los blockbusters de gran presupuesto (como Aquaman y su secuela) decida volver al género que le dio la fama con una pequeña película de terror lo hace aún más interesante. De esta forma nos llega Maligno, cinta que aterrizó el pasado 3 de septiembre en cines y que apuntaba a seguir la estela de anteriores títulos de horror del cineasta como Expediente Warren o Insidious. Pero nada más lejos de la realidad.

Que se trataba de un proyecto de terror muy diferente a lo que estamos acostumbrados a ver en el género o en la filmografía de Wan ya lo dejó entrever Warner Bros. ante el silencio sepulcral que mantuvo durante la promoción. Más allá de sus diversos tráilers, clips y pósters, el estudio ha tenido absoluta discreción a la hora de abordar la película, llegando incluso a no mostrársela a la prensa en los habituales pases previos a los que se da acceso a los medios para preparar sus artículos. Por lo que cabían dos opciones: La primera, que Maligno fuera una película mala y sus responsables quisieran evitar a toda costa cualquier mala opinión, y la segunda, que se tratara de un proyecto de terror diferente y arriesgado con el que Warner quisiera evitar que cualquier opinión desviara su intento de venderla como un nuevo Expediente Warren o Insidious. Y conociendo la trayectoria casi impoluta de James Wan, su buena mano tras las cámaras o las continuas sorpresas a las que nos tienen acostumbradas sus películas, me decantaba por esta segunda opción. Y no iba para nada desencaminado.

Annabelle Wallis en Maligno de New Line Cinema, Starlight Media Inc. y My Entertainment Inc., una producción de Atomic Monster y lanzamiento de Warner Bros Pictures (Courtesy Warner Bros. Pictures)
Annabelle Wallis en Maligno de New Line Cinema, Starlight Media Inc. y My Entertainment Inc., una producción de Atomic Monster y lanzamiento de Warner Bros Pictures (Courtesy Warner Bros. Pictures)

Maligno, protagonizada por Annabelle Wallis -a quien ya vimos protagonizar el primer spin-off de Annabelle-, nos presenta la historia de una joven que empieza a tener visiones de asesinatos, una serie de muertes que no tardará en descubrir que ocurren en tiempo real mientras ejerce de testigo y que parecen conectadas con su pasado. Aparentemente, se nos da a entender que entra en juego el componente sobrenatural de un demonio que está produciendo las muertes y de alguna forma conecta con la protagonista, con quien parece que ya tuvo relación en su infancia. Sin embargo, lo que parece seguir la estela de las últimas producciones de terror de Wan, no tarda en cambiar de rumbo en cuanto empieza a presentarte varias piezas que no parecen encontrar sentido dentro del puzle. No obstante, todo acaba encajando, y una vez que lo hace, James Wan convierte su película en un endiablado juego repleto de locuras y sorpresas que irradia pura pasión por el género y que pillará totalmente desprevenido al espectador.

O al menos así fue en mi caso, que precisamente me acerqué esperando ver una nueva Expediente Warren y me encontré con una película mucho más cercana a los primeros trabajos de Wan pasada por el filtro del director curtido en blockbusters que es ahora. Y es que Maligno presenta una historia muy en la línea de Silencio desde el mal, con una estética dosmilera con el estilo de Saw y con una ejecución de escenas tan dinámica y desenfrenada en la línea de recientes estrenos como Aquaman.

Annabelle Wallis en Maligno de New Line Cinema, Starlight Media Inc. y My Entertainment Inc., una producción de Atomic Monster y lanzamiento de Warner Bros Pictures (Courtesy Warner Bros. Pictures)
Annabelle Wallis en Maligno de New Line Cinema, Starlight Media Inc. y My Entertainment Inc., una producción de Atomic Monster y lanzamiento de Warner Bros Pictures (Courtesy Warner Bros. Pictures)

Y aparte, es una película que bebe de infinidad de referencias a clásicos del género. Creo que es fácilmente apreciable la influencia del giallo italiano o del cine de David Cronenberg, pero sobre todo, me parece que bebe y rinde homenaje a todas las producciones de terror de bajo presupuesto lanzadas directamente en vídeo o DVD entre finales de los 90 y los 2000, en especial, a aquellas secuelas que apostaban por sobreexplotar una saga hasta la saciedad y se lanzaban a conceptos locos que carecían de sentido de lógica alguno. Sin embargo, lo que en aquellas se presentaba de manera casi chapucera y sin recursos, aquí se ve plasmado con la siempre sobresaliente mano de James Wan tras la cámara y un presupuesto estimable, lo que da juego a una mezcla tan extraña como delirante que, sorprendentemente, funciona a las mil maravillas. Aunque eso sí, hay que acercarse a la película con la disposición de prestarse a jugar y dejarse sorprender.

Y es que además de prestarse al puro terror, tampoco renuncia a acercarse a géneros como la acción ni a dejar de lado el humor o la diversión con sus locos giros de guion. Se podría definir como una película de monstruos, como un slasher sangriento repleto de secuencias explícitas o como un film con toques sobrenaturales, variando entre cada una de estas ideas a medida que suceden sus giros y sorpresas. Puede que al público más puritano que simplemente busque puro terror se sienta decepcionado y muy descolocado, pero creo que Wan sabe jugar con maestría al mezclar conceptos tan dispares y lograr un resultado tan extremadamente divertido y terrorífico a partes iguales sin que la película se le vaya de las manos. Y la sensación de disfrute que había entre el público en la sala de cine donde vi Maligno es el mejor ejemplo para demostrarlo.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un vídeo de Youtube no disponible por tus preferencias de privacidad

De nuevo, insisto en que es una película que hay que ir a ver con la mente abierta. No vas a encontrarte con un nuevo Expediente Warren o Insidious, sino con una vuelta a los orígenes de su director donde hace gala de las habilidades adquiridas en su reciente etapa dirigiendo blockbusters y apuesta más que nunca por sacar al espectador a jugar

Eso sí, creo que reúne lo mejor de los ingredientes de toda su carrera y desprende más pasión que nunca hacia el género de terror con su infinidad de homenajes. Y aunque salgas del cine descolocado sin saber muy bien lo que has visto, creo que la experiencia de ver Maligno y disfrutar de sus giros de guion, de sus terroríficas secuencias y escenarios y prestarte al disfrute de sus alocadas ideas, es una de las mejores experiencias que no ha dejado el cine de terror este 2021.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.