Maluma niega sus supuestos vínculos con el narcotráfico

·2  min de lectura


Echar un vistazo a la cuenta de Instagram de Maluma implica asomarse a la vida repleta de lujos que se esperaría de una estrella del reguetón de su talla, que puede presumir de ser una de las pocas que ha logrado dar el salto al mercado anglosajón sin dejar de cantar en español. Hace dos años el intérprete pudo comprarse un jet privado -"por necesidad, y por tranquilidad y paz mental", según asegura él- y durante el período de confinamiento grabó un vídeo para la prestigiosa publicación Architectural Digest mostrando el interior de la impresionante mansión que se ha construido en Medellín.
Sin embargo, Maluma creció rodeado de todo tipo de comodidades y en realidad su situación no habría cambiado demasiado tras su salto a la fama, según le han reprochado siempre sus detractores. Las malas lenguas llevan años asegurando además que la fortuna de su familia procedería de unos vínculos con el narcotráfico que nunca se han probado.
Ahora el colombiano ha salido al paso de esos rumores en la entrevista que ha concedido para el podcast de su amigo y compañero de profesión Nicky Jam, en la que ha explicado que su padre trabajó como gerente de varias "empresas importantes" de su país natal durante su infancia.
"La gente pensaba que en mi familia éramos narcotraficantes y que el narcotráfico había apoyado mi carrera musical. Obvio todo eso fue mentira, pero muchas cosas se especulan y se hablan y uno está aquí para dejar las cosas claras", ha afirmado en el podcast 'The Rock Star Show'.
Sin embargo, todo cambió cuando él tenía 14 años y sus padres se divorciaron. En aquella época fueron sus abuelos quienes les ayudaron a salir adelante después de que se arruinaran y el artista tiene grabadas en la memoria las ocasiones en que vio a su madre llorando porque no sabía dónde encontraría dinero para comprar comida.
"Todo se fue al piso, mi papá se quebró y fue una época muy difícil", ha recordado.