En la mansión de su padre, Camilo Sesto, Camilín espera paciente la herencia multimillonaria

LA NACION

El 8 de septiembre murió el reconocido cantante Camilo Sesto, a sus 72 años. El legado musical que dejó el artista no sólo fue cultural, sino que también representa una herencia millonaria, que incluye inmuebles, sociedades comerciales, y los depósitos de sus cuentas bancarias. El cantante tuvo un sólo hijo, Camilo Blanes Jr, y aunque todavía no se conoció el testamento que dejó su padre, según las leyes españolas le corresponde por lo menos un tercio de su patrimonio.

Camilo Jr. siempre quiso seguir los pasos de su padre en la música, pero el cantante le insistía para que estudiara derecho, ya que soñaba con verlo como abogado defendiendo sus intereses. El deseo del pequeño fue más fuerte, y se decidió por darle rienda suelta a su veta artística.

Hay muchas versiones sobre cómo fueron los últimos días del intérprete de "Vivir así es morir de amor". Algunos dicen que estaba distanciado de su hijo hacía casi un año, y que se mantenía recluido con su equipo comercial más cercano. Desde la otra vereda circulan rumores de que el artista estaba presionado por su séquito, que lo obligaba a alejarse de sus vínculos familiares. Otros aseguran que su estado de salud era la razón por la cual no salía de su casa, ya que no quería mostrarse deteriorado.

Lo cierto es que durante su multitudinario funeral en la capilla ardiente de Madrid, la ausencia más llamativa fue la de su hijo. Ese día, el joven de 35 años reabrió su cuenta de Facebook para explicar que no había podido asistir porque no le había llegado el pasaje de avión que debía enviarle el equipo de su padre, y que no tenía dinero para comprar el boleto. Luego volvió a cerrar su cuenta en dicha red social.

Recientemente, el diario español 20 minutos afirmó que el hijo del artista había solicitado un inventario de los bienes de su padre, y que estaba negociando estrepitosas sumas de dinero para pactar una entrevista donde contaría detalles de su infancia. Sin embargo, el diario La Vanguardiainformó que José Muro, el abogado de Camilo Jr, niega rotundamente esas versiones, de forma tajante.

"Camilín", como le decían de pequeño, es el fruto de la fugaz relación que Sesto mantuvo con Lourdes Ornelas, quien era una ferviente fan del artista. Si bien el niño nació en México y vivió durante algunos años allí, residió durante toda su adolescencia en España. Estudió en los mejores colegios, siempre encaminado a ser un gran abogado, pero él continuaba insistiendo en que quería continuar con el legado musical que llevaba en la sangre.

Hijo de un hombre que tuvo un éxito arrollador durante las décadas de los años 70 y 80, con más de 40 producciones y más de 150 millones de discos vendidos en todo el mundo, el joven se vio seducido por seguir el mismo camino que su padre. A la par de su intromisión en la industria musical, Camilo Jr. se casó en México con una joven suiza, pero se separó a los pocos meses.

En su canal de YouTube se pueden escuchar muchas de sus interpretaciones, con un estilo diferente al de su padre. En varios videos él mismo menciona que actualmente está trabajando en un nuevo disco que lanzará ni bien esté terminado. Pero hasta el momento nunca se lanzó oficialmente como artista musical.

Sin dudas, sintió una gran admiración por su padre desde que era un niño, cuando soñaba con seguir sus pasos. Pero con el tiempo aparecieron los conflictos, e incluso se habló de un cuadro de depresión del hijo del legendario artista, cuando era un adolescente. Por el momento, las declaraciones del joven son escuetas y nunca se refirió a cómo era la relación con su padre durante los últimos años.

Tensión por un poderoso patrimonio: residencias de lujo y sociedades comerciales

Recientemente se vio a Camilo Jr. junto a su madre entrando al gran chalet de tres plantas donde residía el cantante, en la zona madrileña de Torrelodones. Cuando la mujer fue consultada sobre las posibles peleas por la fortuna, ella respondió: "Si mi hijo se crío aquí, en esta misma casa, no entiendo qué problemas podría haber".

Al joven le corresponde su parte "legítima", ya que así lo establece la ley española. Durante sus últimos años las únicas dos personas de confianza de Sesto fueron su representante, Eduardo Guervós, y Cristóbal Hueto, su administrador, a quienes también podría haberle dejado una porción de su fortuna.

Según cuenta el diario El País, propiedades similares a la casa de la estrella valen alrededor de los 500.000 y el millón de euros. También posee otra propiedad en la localidad de La Chopera, que tiene un terreno de más de 2.000 metros cuadrados. A su vez, también se suman al inventario los ahorros que se encuentran disponibles en sus distintas cuentas bancarias y que de los cuales aún no se tiene información concreta.

Como si todo esto fuera poco, el cantante además poseía dos sociedades comerciales para sus actividades musicales. En 2012 había obtenido una ganancia de más de 830.000 euros en una, y la otra está valuada en 400.000 euros.

El único heredero en la línea directa de la sucesión es "Camilín", quien se encuentra instalado en la antigua casa de su padre, a la espera de los nuevos pasos a seguir.