Manuel Carrasco: "Dejé de ser feliz cantando y fui a terapia”

El cantante de Isla Cristina confiesa que atravesó problemas de salud mental cuando sintió que no era feliz en absoluto. Ahora habla de cuánto le ayudó ir a terapia rompiendo el estigma y dando un paso al frente en su búsqueda hacia la felicidad.

Icon recoge unas sorprendentes, valientes y sinceras declaraciones del cantante andaluz, Manuel Carrasco que me han inspirado y sorprendido.

Actualmente Manu vive feliz junto a la periodista Almudena Navalón y la hija de ambos, Chloe, en la ciudad de Madrid, algo alejado de su Huelva natal, sin embargo no toda su carrera ha sido un camino de rosas y Carrasco ha luchado mucho contra sus demonios internos para lograr derrotarlos, con terapia.

En la sociedad existe cierto estigma hacia la salud mental y el hecho de acudir a un profesional que te dé las herramientas necesarias para sanearla. Precisamente por eso me encanta ver como Manu (siempre tan humilde y sencillo) hable de su terapeuta con un cariño especial ante el citado medio.

Ella se llama Dulce y, aunque vive alejada de la farándula y ya está jubilada, fue quien le ayudó a encontrar la felicidad, no como estado permanente, pero sí como habitual. Le trató como psicóloga durante 4 largos años, entre 2012 y 2016.

Carrasco estuvo a punto de dejar el mundo de la música y, en sus propias palabras: “No era feliz. Me lo quedé dentro todo. Fueron muchos años de tragármelo. Ya no disfrutaba haciendo discos ni sobre el escenario así que me pregunté si valía la pena, fue justo ahí cuando empecé a ir a terapia.”

Manu es una estrella nacionalmente reconocida en España y eso conlleva una fama extrema que su carácter tímido y reservado no siempre ha sabido gestionar. Además, también está la cara B, los aprovechados que quieren sacar tajada e intentan manipularte cuando todavía no sabes bien dónde encajar en todo este estrellato.


Recordemos que Carrasco salió del segundo OT y, sin ser ganador, ya contaba con una legión enorme de fans por esa voz rota, íntima y personal que tiene. Pero lo que para muchos fue el descubrimiento de un artista, para él fue una sensación de pérdida absoluta de poder: “No controlaba mi vida. Hay gente que la controla, te dicen por donde tienes que ir y qué tienes que hacer. Cuando yo preguntaba por algo, ya estaba hecho. Pero qué está hecho, ¿el disco? No estoy de acuerdo con ese disco”.

Obviamente no tener control sobre tu vida ni sobre tu gran pasión y profesión, sobre lo que lanzas al mercado para tu público, te agota, frustra y destroza. Por eso Manuel empezó a tener ataques de ansiedad y quiso pasar esa horrible racha completamente solo por no dañar a su familia.

Por suerte hoy en día Manu tiene control sobre sus canciones que él mismo compone, no bebe ni fuma y, sobre todo, es un hombre feliz a nivel personal y profesional. ¿Qué te parece su naturalidad al hablar de su salud mental? Desde luego y una vez más, un ejemplo a seguir.