María Teresa Campos en el hospital por una isquemia cerebral

Manola Urquiza
María Teresa Campos. Telecinco

La periodista María Teresa Campos fue ingresada el martes de emergencia en un hospital de Madrid por una isquemia cerebral o falta de flujo sanguíneo en el cerebro. El programa “Sálvame” indicó que la mujer de 75 años fue trasladada desde su hogar en esa ciudad a la Fundación Jiménez Díaz en compañía de sus hijas Carmen Borrego y Terelu Campos. La institución médica indicó que Campos se encuentra estable y consciente.

Campos recién retiró su programa sabatino “¡Qué tiempo tan feliz!” tras 660 episodios el pasado 1ro de abril. La conclusión de ese espacio creó muchas especulaciones, pero la cadena Telecinco anunció que había firmado un contrato de largo término con la presentadora, aunque no se especificó el proyecto.

Junto a su hija Terelu. Telecinco

La hospitalización agrega drama al reality “Supervivientes”, en el que participa la pareja de Campos, el humorista Edmundo ‘Bigote’ Arrocet. De acuerdo a las normas del programa, del que Campos no estaba de acuerdo que su novio participara, los participantes tienen que estar aislados de todo lo que acontece fuera de la isla donde se lleva a cabo. Dependiendo de la condición de Campos se podría hacer una excepción e informarle a Arrocet de lo acontecido y éste tendría que decidir si se queda en la competencia o acude a su pareja.

Campos experimentó ciertas dolencias el pasado verano cuando fue hospitalizada en Málaga por un fuerte dolor abdominal, que resultó en la extracción de su vesícula. En 1998 a ella le detectaron nódulos en la garganta que fueron diagnosticados como cáncer en etapa uno.

María Teresa Campos junto a Edmundo Arrocet. Interviu

La presentadora ha estado vinculada con diferentes programas de Telecinco desde 1996. “¡Qué tiempo tan feliz!” consistía de entrevistas con personas de la música y otros artistas nacionales e internacionales. Campos no quiso ofrecer expresiones sobre su retiro, pero ha indicado que el trabajo era su vida y que temía lo peor si lo dejaba.