Mark Ronson sueña con tener su propia familia

Mark Ronson

A sus 44 años y pasados solo unos meses desde que regresara a la soltería tras su separación de Rebecca Schwartz, el productor musical Mark Ronson -célebre por sus colaboraciones con artistas como Bruno Mars y, sobre todo, por ser el responsable del sonido que catapultó a la fama a la malograda Amy Winehouse- ha empezado a notar con especial intensidad ese "vacío interior" que, a su juicio, se desprende claramente del hecho de que no tiene hijos.

Tanto es así, que el músico británico y estadounidense, quien ya estuvo inmerso en un matrimonio de cinco años con Joséphine de La Baume que terminó en 2017, ha dejado patente que se arrepiente mucho de haber antepuesto sistemáticamente sus obligaciones profesionales a otras necesidades más trascendentales a las que, hasta ahora, no solía conceder tanta importancia.

"Nunca llegué a pensar que el trabajo sería el mejor sustituto de una familia con hijos, pero sí que es verdad que esas relaciones que establecí a nivel laboral o como consecuencia del trabajo me ayudaban a desviar la atención sobre ese vacío interior que siempre ha estado ahí. Así que créeme cuando te digo que lo cambiaría todo por tener hijos", se ha sincerado el artista en conversación con el semanario Radio Times.

Lo cierto es que Mark Ronson tuvo más que tiempo suficiente para reflexionar sobre los entresijos de su -por el momento- maltrecha vida amorosa, sin olvidar todos esos objetivos vitales que le gustaría cumplir antes de que sea demasiado tarde, durante el proceso de composición y grabación de su más reciente trabajo discográfico, 'Late Night Feelings': probablemente uno de sus álbumes más personales hasta la fecha debido a la franqueza con la que aborda su mencionado divorcio.

"Sin duda es un disco que trata sobre la ruptura. Por lo general voy al estudio con ideas positivas o ligadas a temas algo más triviales, pero en esta ocasión lo único que podía ofrecer era melancolía y experiencias bastante difíciles. En ocasiones, tienes que vivir contratiempos muy duros para poder crear arte a partir de ello... Pero esa no era la forma en la que yo operaban normalmente. Creo que es bueno tener que salir de la zona de confort de vez en cuando", ha aseverado.