Marta López y su papelón televisivo como amiga de Olga

·6  min de lectura

La separación de Antonio David Flores y Olga Moreno promete horas de contenido en el universo de Telecinco. Ni Sálvame, Ya es mediodía o El programa de Ana Rosa necesitan siquiera tener a los protagonistas en el plató, ni declaraciones exclusivas, ni nada por el estilo. Mediaset sabe bien estirar cualquier tema de corazón dando voz a personajes externos, aunque incluso tengan poco que decir. 

Como por ejemplo Marta López, que esta semana está cumpliendo su rol como amiga de Olga Moreno en las tardes de Sálvame. Sin embargo, a la hora de la verdad, no aporta datos, información veraz ni parece conocer nada de lo sucedido. Desde casa, su papel en el plató se percibe como una manera de darle un protagonismo forzado, hablando de una amistad en donde no parece que existan charlas y confesiones sobre algo tan doloroso como una supuesta crisis de pareja o rumores de la misma. 

Este papel de amiga de Marta López en la nueva telenovela del corazón comienza a sentirse como un papelón.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un post de Instagram no disponible por tus preferencias de privacidad

De cara a la galería, tanto Marta López como la propia Olga Moreno siempre vendieron una relación muy estrecha forjada durante el paso de ambas por Supervivientes. La que fuese primera expulsada de Gran Hermano 2 se volcó por completo con la mujer de Antonio David Flores y tras su salida se dedicó a proclamar a los cuatro vientos lo bellísima persona que es, la defendió a capa y espada incluso cuando Olga ya había ganado el concurso y podía defenderse solita. Pero la sensación que nos da ahora, como espectadores, es que ni son tan amigas, ni se ven tanto, ni nada que se le parezca.

Para empezar, cuando la revista Lecturas publicó la exclusiva de la supuesta separación entre Olga y su marido Antonio David el pasado miércoles, Marta comenzó su jornada laboral en la sobremesa de Telecinco, en el programa Ya es mediodía. “Me he quedado muda y lo primero que he hecho es enviarle un mensaje a Olga”, advertía entonces, dejando claro que no sabía por dónde había saltado la liebre. “Me he quedado muy triste”, añadía, convirtiéndose por un momento en la protagonista de esta historia cuando lo que el espectador quería saber es cómo estan viviendo estos momentos Olga, Antonio David e incluso Rocío Flores, pero no ella.

 

Ella continuó hablando en YEM de cuánto quiere a Olga, cómo hablan un par de veces a la semana y dejó caer que ya le había respondido. “No tengo autorización para contar lo que me ha dicho, pero mi sensación es que la noticia es real y me ha sorprendido muchísimo y más, lo que dicen que hay por detrás”, decía. Es decir, dijo tener una información valiosa pero solo habló de su percepción.

Esa misma tarde, en Sálvame, Marta continuó su papelón abusando de los verbos creer y opinar. No transmitió datos ni información sobre su amiga o la pareja, sino sensaciones. “Estoy preocupada porque estáis dando por hecho que ha sido Olga, pero si tuviera que apuntar algo, no apostaría porque ha sido Olga. Yo creo que si ella no ha contado nada ha sido por proteger a su familia”, decía en una intervención. “Creo que hace tiempo tuvieron problemas, pero creo que ha tenido que ser algo reciente”, añadía en otro, a la vez que agradecía que Olga no le hubiese contado nada para que no pudiese sospechar. 

Es más, desde ese mismo día comenzó a hablarse de una tercera persona, una trabajadora de Mediaset con la que Antonio se habría visto a menudo, incluso en su propia casa, según María Patiño. ¿Qué tiene que aportar Marta al respeto? “No sé si es verdad o es mentira, pero aquí lo dan todos los compañeros por hecho”, dijo. Nuevo balón fuera, y como si nada.

Pero la cosa no terminó ahí. 

El jueves Marta López volvió a Sálvame y de nuevo cumpliendo el rol de amiga de Olga Moreno. Y todo porque el día antes el programa la había grabado manteniendo una conversación privada e iban a emitirla. Sin embargo, su reacción la dejaba en evidencia. No se mostró enfadada ni molesta por la grabación, sino que cuando dieron paso a las imágenes, Marta hacía muecas a las cámaras mientras hacía gestos que amagaban una sonrisa. Una reacción que provoca desconcierto así como su papel en esta historia. Si eres amiga de verdad ¿no te ocupas de estar al lado de ella en lugar de ir a un plató donde harán lo imposible por sacarte información? ¿No intentas evitar la emisión de una conversación privada que solo atañe a la afectada?

Es más ¿no te apartas de las cámaras si vas a hacer llamadas privadas al respecto durante la pausa? Los espectadores que vemos el programa sabemos de sobra que sus cámaras nunca se apagan, ni siquiera en los descansos. De esta manera, descubrimos que el miércoles Marta quiso llamar a Olga durante un descanso, pero como no se lo cogía, probó suerte con otra amiga de la ganadora de Supervivientes. Y así, con la cámara apuntándola desde un plano superior y sin moverse del objetivo de todos los lentes que la rodeaban, Marta llamó.

Olga tiene que estar hecha polvo, vete a verla”, decía a la amiga en común revalidando su papel de buena compañera. “Otra cosa que se está diciendo, ¿verdad que ellos no hacen intercambios... ni cosas de esas?”, preguntaba.

Si queremos ser mal pensados, cualquiera podría dudar si las imágenes eran un guion milimétricamente preparado, quizá para asegurarse la silla otro día más o cumplir su papel con el programa. Eso, o pensamos que en realidad no son tan amigas.

Tanto Jorge Javier Vázquez el miércoles como Carlota Corredera el jueves se preguntaron lo mismo que nosotros en casa. Si son tan amigas ¿cómo es que Marta no sabía nada de esta historia? ¿Cómo es que la exclusiva le pilló por sorpresa? ¿Cómo es que sus intervenciones en los últimos días son para proclamar sus propias conjeturas, asegurando no saber nada más?

Y es que en esa llamada "robada" Marta contaba que había llamado tres veces a Olga, sin respuesta, revelando también a Carlota Corredera que solo habían hablado por WhatsApp... Entonces ¿cuál es su rol en el programa como amiga?

De todos modos, y puestos a opinar, no solo Marta se lleva la crítica. Y es que da la sensación que Olga incluso podría haber utilizado su amistad con Marta cuando le sirve, como para apoyar su imagen como madre entregada y esposa comprometida. Sin embargo, si en estos momentos Olga opta por no compartir su situación con ella, podríamos interpretarlo como una falla en la amistad o como posible acto de desconfianza. Y es que no sería la primera vez que Marta termina contando detalles de sus conversaciones con Olga o Rocío Flores en un plató. Y quizás, ante un tema delicado como la supuesta separación o rumores de infidelidad, Olga haya optado por no compartir con Marta su situación. 

Marta "cree" (que no asegura) que si no le contó nada a ella y otros amigos es por protección, pero puestos a opinar podríamos llegar a la conclusión de que la desconfianza por las filtraciones o para evitar que otros hagan platós a costa de su vida, Olga podría optar por seleccionar con quien habla. Y eso no diría nada bueno de esta amistad televisiva.

 

Viendo su paso por los dos últimos programas de Sálvame, el espectador podría llegar a la conclusión de que Marta López estaría interpretando un papelón con un mal guion. Realmente tiene poco que decir, y la improvisación y el generar momentazos televisivos no es su punto fuerte. Una función que tendrá que mantener en cartel, sin embargo, al menos hasta que haya algún contenido potente, una declaración o hablen algunos de los verdaderos protagonistas de esta historia.

Más historias que puedan interesarte:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.