Cuando Marvel abrazó el terror con una película terrible que ha quedado en el olvido

·4  min de lectura

Marvel no siempre ha abrazado el éxito. En los 90 y los 2000, antes de que pasara a manos de la mastodóntica Disney, el estudio se dedicó a vender sus derechos a terceros para poder desarrollar películas de sus superhéroes y salvarse de la crisis en las que estaban inmersos. Fue el caso de taquillazos como el Spider-Man de Sony o los X-Men de Fox, pero también de muchos fiascos como el Daredevil de Ben Affleck o la Elektra de Jennifer Gardner. Aunque, más allá de estos personajes conocidos, también se prestaron a realizar cintas muy fallidas y ahora olvidadas con historias no tan presentes en la cultura popular.

Recorte del póster de 'Man Thing: La naturaleza del miedo' de Marvel (Foto: Lionsgate)
Recorte del póster de 'Man Thing: La naturaleza del miedo' de Marvel (Foto: Lionsgate)

Es el caso de Man-Thing. La naturaleza del miedo, una producción realizada en 2005 basada en los cómics del Hombre Cosa. Se trata de un científico que tras un experimento fallido acaba convertido en una terrorífica criatura vegetal, un ser con poderes que deja de lado toda su humanidad para abrazar la naturaleza de una bestia. No es un personaje muy conocido para los que son ajenos a los cómics, pero desde estudios como Lionsgate, responsables de sagas como Saw, vieron en esta historia el material idóneo para construir una película de terror. Y en aquellos años donde Marvel se prestaba sin miramiento a vender sus derechos para sobrellevar su situación complicada, se dio luz verde a un proyecto que estuvo muy lejos de lo que podríamos esperar del estudio.

Para empezar, porque hablamos de slasher puro y duro que nada tiene que ver como lo que esperaríamos del universo de superhéroes de Marvel. De hecho, cualquiera que se encontrara con esta cinta sin saber nada de su material de origen jamás diría que está basada en un personaje del mundo de Iron Man o el Capitán América. Y segundo, porque es una película tan terrible que resulta impensable imaginar que detrás hay ideas de genios de Marvel como Stan Lee. Y es que hablamos de una producción chapucera a un nivel extremo, con una espiral de muertes, violencia, acción terrible y sexo fatal rodado que no había por donde cogerla.

De hecho, sus creadores ni siquiera se arriesgaron a estrenarla en cines. Aunque en mercados internacionales como España sí tuvimos ocasión de verla en la gran pantalla, Lionsgate la destinó al mercado doméstico en Estados Unidos lanzándola directamente en televisión y posteriormente en DVD. Y hasta me atrevería a decir que ni terminaron de rodarla con su plan inicial, porque, aunque en mi mente la tenga bastante olvidada, recuerdo que el final era tan precipitado y la estructura narrativa tan anticlimática que todo apunta a que, en mitad del rodaje, ante el estrepitoso resultado, decidieron parar el proyecto, terminarlo con lo poco que tenían disponibles y dejar de desperdiciar recursos.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un vídeo de Youtube no disponible por tus preferencias de privacidad

Si no, no me explico cómo puedes tener en tus manos un personaje de Marvel y desperdiciarlo de semejante manera. Y es que hablamos de una criatura que fue importante en las historias de los cómics. Entró en arcos como el de Civil War, interactuó con frecuencia con personajes como los X-Men, tuvo su propia serie, en ella se presentaban por primera vez a personajes como Howard el Pato y llegó incluso a formar un grupo llamado la Legión de los Monstruos con villanos como Morbius. Además, creo que la estructura de slasher de terror era una idea perfecta para llevar el género de superhéroes a nuevos terrenos que, a día de hoy, salvo algún pequeño acercamiento en películas como The Batman o Doctor Strange en el Multiverso de la Locura, ninguna película se ha atrevido a realizar.

Aunque, en verdad, aquí tampoco es que se atrevieran a mucho. La trama se va por otros derroteros sobre los planes de magnate petrolero en el pantano donde habita la bestia y las leyendas de los nativos sobre la naturaleza de esta, no habiendo si quiera hueco a que este temible ser se luzca en pantalla. Claro, que hablamos de esos años donde Marvel permitió despropósitos como las mencionadas Elektra o Daredevil. La crisis les jugó tal mala pasada que ni midieron hasta que punto el uso de sus personajes iba alcanzar cuotas tan terribles como las de esta película.

Desde luego, hoy en día sería impensable que Disney se lanzara a ser algo así. Incluso aunque se planteara hacerlo en condiciones. Y creo que ahí está lo único reseñable de esta película, que haya quedado como una rara avis de algo que jamás volveremos a ver dentro de esta millonaria franquicia de superhéroes. Y si quieres descubrirlo, tienes Man-Thing. La naturaleza del miedo disponible en Filmin.

Más historias que te pueden interesar: