La mayoría de muertes relacionadas con un embarazo en EEUU son evitables

·2  min de lectura

Cuatro de cada cinco muertes relacionadas con un embarazo podrían evitarse en Estados Unidos, según un informe publicado esta semana por las autoridades sanitarias de ese país, donde se registra una tasa de mortalidad materna muy alta, en especial entre mujeres negras.

El estudio analizó los casos de cerca de 1.000 mujeres que fallecieron entre 2017 y 2019 a causa del embarazo o por complicaciones relacionadas con este, hasta un año después del parto.

"Este informe retrata de forma más clara las muertes relacionadas con el embarazo en el país", dijo Wanda Barfield, directora de la división de salud reproductiva de los Centros de Prevención y Control de Enfermedades (CDC), principal agencia sanitaria estadounidense.

Un 22% de los fallecimientos ocurren durante la gestación, el 25% el día del parto o en la semana siguiente, y el 53% hasta un año después.

La primera causa identificada, en el 23% de los casos, fue algún problema de salud mental (incluyendo suicidios y sobredosis), seguida de hemorragias (14%) o problemas cardiacos (13%).

Las muertes fueron analizadas por un comité de expertos a nivel local, entre ellos ginecólogos, profesionales de salud mental, representantes de asociaciones y de salud pública, etc, encargados de elaborar las recomendaciones respectivas.

Estos expertos tuvieron acceso a "informaciones diversas con el fin de entender las circunstancias alrededor de cada caso" y poder "determinar la relación entre un suicidio o una sobredosis con el embarazo", explicó a la AFP David Goodman, de los CDC.

Entre las recomendaciones están contar con un mejor acceso a un seguro de salud, un mejoramiento de los cuidados pre y post parto, así como mejores soluciones de transporte para acceder a los cuidados médicos necesarios.

Desde hace varios años la tasa de mortalidad materna está en aumento en Estados Unidos y hoy es una de las peores entre los países industrializados.

En 2020, esta tasa llegaba a 23,8 fallecimientos por cada 100.000 nacimientos, según datos publicados en febrero, una cifra que implica fuertes desigualdades: por ejemplo, la tasa de muertes entre las mujeres negras era de 55,3, contra 19,1 de las mujeres blancas.

la/vgr/cjc/atm