A Meghan y Harry les sale el tiro por la culata

A Meghan y Harry se les complican los planes. Los jóvenes no están logrando la privacidad que deseaban para su hijo y los asuntos económicos se les enmarañan. Además, el benjamín de Lady Di y su esposa han pasado de recibir un gran apoyo público a ser el blanco de un aluvión de críticas. Pero, ¿qué han hecho tan mal Meghan y Harry para que todo se les tuerza?

Prince Harry The Duke of Sussex with Meghan Markle the Duchess of Sussex on Day Three of their tour of Australia , the couple visited a beach at Melbourne and joined a clean up operation October 18, 2018. Ian Vogler/Pool via REUTERS

Realmente la decisión que tomaron los Duques de Sussex de alejarse de la realeza era bastante arriesgada. Sin embargo, ni en sus peores expectativas debieron imaginar que pudiera llegar a complicárseles tanto su situación. Con su alejamiento de la realeza, la principal conquista que deseaban Meghan y Harry era poder mantener a su hijo Archie apartado del foco mediático. No ha sido así. Más bien ha ocurrido todo lo contrario. Si la ex actriz y el príncipe habían planeado poder controlar su exposición a los medios al dejar de estar en primera línea de la Familia Real británica, calcularon fatal.

Es ahora, más que nunca, cuando se han convertido en foco de interés mediático. Harry y Meghan sabían que no podían dejar de ser “famosos”. De hecho calculaban que su popularidad les permitiera otra forma de ganarse la vida. Pero, el matrimonio estaba convencido de que lograrían que su pequeño Archie Mountbatten-Windsor quedara al margen de los paparazzis. No ha sido así, ni mucho menos. A los pocos días de trasladarse Meghan Markle a Vancouver, un paparazzi ya había hecho fotos de ella paseando por un parque con su primogénito. Y a pesar de que Harry ya ha amenazado con demandas judiciales a los fotógrafos, o medios de comunicación, que invadan su espacio personal, no es fácil que logre blindar a su familia de la exposición mediática.

Meghan Markle y Harry (Photo by Toby Melville - Pool/Getty Images)

Pero, si a Harry y Meghan no les están saliendo demasiado bien las cosas en el aspecto público, en el aspecto económico se diría que, de momento, aún tienen peores resultados. El matrimonio ha querido independizarse de la Familia Real británica para “ganarse la vida” por su cuenta. Esto de arranque ya les va a suponer devolver los 2,4 millones de libras que costaron las obras de reforma de su vivienda en Frogmore Cottage.  Aunque es fácil suponer que pueden permitirse este desembolso sin despeinarse demasiado, sin embargo, no es el único flanco económico que se les complica.

El asunto de su seguridad está resultando un tema complejo. Hay quien cree que deben seguir contando con seguridad pagada y quien cree que no. Hay quien considera que es el Gobierno canadiense quien, ahora que vivirán allí, debe ocuparse de ese gasto, hay quien cree que debe ser la Casa Real británica y, cada vez más son las voces que señalan que deben ser ellos mismos quienes paguen a sus escoltas, si es que los necesitan.

De momento, parece que Meghan y Harry van a tener que pagar por su guarda, veremos si todo o parte.  Pero, además, si al principio de su “aventura” la pareja contaba con el incondicional apoyo de la opinión pública, ahora reciben muchas críticas. Ya hay, incluso, quien hasta se pregunta si ahora que Harry ya no va ser parte de la realeza, debería o no debería devolver el dinero que la monarquía británica invirtió en su formación como príncipe. Vamos que entre unas cosas y otras se les tuerce bastante, o mucho, el panorama a esta joven pareja. Parece que, hasta el momento, a Meghan y Harry “les está saliendo el tiro por la culata”, como popularmente se sentencia. Veremos cómo resuelven. Estaremos atentos.

También te puede interesar: