¿Han mejorado alguno de nuestros hábitos de nutrición y ejercicio con la pandemia?

·6  min de lectura

De todo se puede extraer una lectura positiva. Incluso de la pandemia que nos ha tocado vivir en los últimos dos años. No han sido meses sencillos, siguen sin serlo debido al aumento incesante de los contagios debido a la variante ómicron. Pero si hay algo positivo es que hay estudios y expertos que apuntan que hemos mejorado o adaptado de forma satisfactoria algunos de nuestros hábitos. Así, por ejemplo, según el Barómetro Food, presentado por Edenred, la pandemia ha tenido un impacto en el cuidado y preocupación por la salud de los españoles. Tanto es así, que 3 de cada 4 españoles son más conscientes de la importancia del cuidado de su salud y de seguir una dieta sana tras la crisis de la COVID-19.

Y lo hacen incluso a la hora de elegir un restaurante donde comer. “La tendencia global hacia una vida saludable, que se ha incrementado todavía más como consecuencia de la pandemia, se ve reflejada a la hora de escoger un restaurante”, comenta Manuel Asla, director de marketing de Edenred España. Por ello, la mayoría (88%) espera que los restaurantes ofrezcan opciones más saludables y el 37% expresa que ahora se alimenta de una manera más sana tras este periodo de crisis (mientras que más de la mitad no ha cambiado su dieta). Entre las razones por las que los españoles esperan que los restaurantes tengan opciones saludables en sus menús, se encuentra la salud en la mayoría de los casos (un 88%), pero también un 23% lo atribuye a cuestiones vinculadas al cuidado animal y del medio ambiente. Además, el 73% de los encuestados valora la presencia de productos frescos en su dieta. También, el 26% considera saludable un menú cuando hay más ensaladas y un 24% cuando hay opciones vegetarianas y/o veganas.

Lee también: Una dieta buena para ti y buena para el planeta: cómo hacer tu alimentación más sostenible

mujer cocinando
mujer cocinando

Una mayor conciencia alimenticia

Hay que partir de que, durante el confinamiento, se produjo un incremento de la ingesta de dulces, grasas, sal y alcohol. A esto hubo que sumar una menor actividad física, lo que hizo que el 50% de los ciudadanos que acudieron a la consulta de nutricionistas, detectara un aumento de peso de entre 5 y 10 kilos. Hoy en día, cuando han pasado ya dos años, la situación es diferente, y a lo largo de 2021 la población ha acudido a consulta buscado mejorar los hábitos alimenticios y tomar una mayor conciencia en la ingesta diaria que les ayude a mejorar sus defensas y, por lo tanto, fortalecer su sistema inmunitario. “También han mejorado, en una parte de la población, los hábitos en cuanto a horarios y frecuencias de las comidas, como por ejemplo cenar antes, sobre las 8 de la tarde lo que permite una mejor digestión y sueño”, asegura la Dra. Montse Folch, especialista en Nutrición y Dietética y miembro de Top Doctors.

Eso sí, la experta apunta que cada caso es distinto, por lo que hay que estudiar cada uno de forma individual. No hay unas reglas fijas. Pero, aun así, los mínimos que debemos consumir para tener una vida saludable son, en su opinión, tomar 2 o 3 raciones de proteína animal al día, 2 raciones vegetales diarias, 3 piezas de fruta diarias, 2 o 3 lácteos descremados enriquecidos en vitamina D y Calcio, legumbres/arroz/pasta 3 o 4 veces a la semana, 2 litros de agua al día aunque ahora en invierno puede ser 1,5 litros, 50 o 100 gr de pan y 30 gr de frutos secos diarios.

Lee también: ¿Cómo nos ayuda la dieta a prevenir algunas enfermedades?

Los españoles, más conscientes sobre el desperdicio de alimentos

Por otra parte, el Barómetro FOOD también ha consultado a los consumidores españoles acerca del desperdicio de comida y la necesidad de proteger el medio ambiente. Y llega a la conclusión de que al 84% le preocupa el desperdicio de comida y un 72% reconoce ser más consciente de todo ello tras la COVID-19. En ese sentido, al 89% de los encuestados les gustaría saber qué restaurantes actúan contra el desperdicio de alimentos.

mujer haciendo ejercicio
mujer haciendo ejercicio

Cambio de hábitos

Al margen de todo aquello referente a la alimentación, la pandemia ha marcado también un antes y un después en los hábitos y rutinas de la sociedad el ámbito deportivo. Tras meses de duro confinamiento, el deporte sufrió un “boom” a nivel mundial. Era el auge de las clases online: la solución perfecta para mantenerse activo sin salir de casa y luchar contra problemas como el estrés, el insomnio o la ansiedad. Nieves Bolós, creadora de contenido en Hotmart, entrenadora profesional y psicóloga, asegura que la clave para mantenernos en forma está en la mente: “Hay que cambiar el chip e intentar no obsesionarse ni con la comida, ni con lograr objetivos a corto plazo. Se trata de una carrera de fondo, en la que lo que cuenta es el cambio de nuestros hábitos hacia otros más saludables”, aconseja Nieves.

Para conseguir los objetivos fitness, la alimentación basada en una dieta equilibrada es un pilar fundamental: “Al contrario de lo que opina la mayoría de la gente, no es necesario pasar hambre para adelgazar. Tenemos que aportar a nuestro cuerpo los alimentos que necesita, de una forma equilibrada. Es cierto que si el objetivo es perder peso, necesitamos crear un déficit calórico, pero esto no significa necesariamente pasar hambre. Por el contrario, si el objetivo es tonificar, habrá que aumentar la ingesta diaria de calorías y combinarlo con entrenamientos de fuerza”, explica Nieves.

En cuanto a las claves para no abandonar los objetivos y mantener la práctica deportiva, en especial en periodos como el postvacacional en los que es más difícil volver a la rutina, Nieves aconseja: “Debemos fijarnos pequeñas metas alcanzables, porque si no, veremos el objetivo muy lejano y desistiremos en el intento. Además, es fundamental adaptar nuestras rutinas a nuestros gustos, especialmente los días en los que nos da más pereza entrenar. Por ejemplo: hay personas que prefieren realizar un entrenamiento corto (unos 20 minutos) por intervalos, los llamados “HIIT”, mientras otros pueden preferir realizar bicicleta estática durante 45 minutos. Todo es válido si nos ayuda a no fallar con nuestras rutinas", cuenta.

Lee también: Así puede ayudarte la fisioterapia en casos de estrés

Un incremento del 21,4% de las consultas de Fisioterapia

Eso sí, tras los confinamientos iniciales la población retomó la actividad física, no siempre de forma bien controlada, ni ajustada a la necesidad individual y sin establecer una rutina a través de fuentes profesionales. Hubo varios factores que confluyeron, como el confinamiento, el teletrabajo y la consecuente inactividad, y que hicieron que las consultas por lumbalgia, cervicalgias, y tendinitis de hombro y codo alcanzaran hasta un 85% de las consultas en 2020. Mientras, el año pasado se las más reclamadas fueron las consultas por lesiones musculares y tendinosas, ocupando un 51% del total de las consultas, explica José Antonio Martín Urrialde, fisioterapeuta y miembro de Top Doctors.

“Las previsiones para 2022 son que mantenga esta misma tendencia de incremento en la atención fisioterapéutica, disminuyendo las casuísticas de lesiones musculo-tendinosas, y consolidándose las intervenciones tendentes a mantener un buen estado funcional, por medio de programas de prevención”, explica el Doctor.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.