Mexicanos incontrolables en Qatar: alcohol escondido y “ya se la saben, carteras y celulares”

La afición mexicana que acudió Qatarcon motivo de la celebración del Mundial de Fútbol 2022, está haciendo de las suyas, con su humor, ingenio y gusto por la fiesta en el lejano oriente. Aunque en ocasiones no está del todo claro si algunas situaciones causan gracia, llanto o pena ajena.

Muestra de ello es un video compartido por un usuario de TikTok donde se escucha a un sujeto gritar: “¡Ya se la saben, barrio, carteras y celulares!”, al interior de un vagón del Metro de Doha, en el que viajaban más personas de México. La ocurrencia causó risa en la mayoría de los pasajeros, a diferencia del terror que desataría si se escuchara en México, pues es bien sabido que se trata de la frase que los delicuentes usan previo a cometer un asalto dentro del transporte público.

Otro caso compartido a través de Twitter, muestra a elementos de seguridad retienendo a un connacional por intentar pasar en un filtro de seguridad una bebida, presuntamente alcohólica, en un envase de plástico con la forma de unos binoculares.

“Una manera inteligente de traer bebidas, pero la seguridad lo bloqueó”, se lee en el post que no señala si hubo consecuencias para el sujeto.

Otro grupo de mexicanos fueron vistos siguiendo a la policía montada de Qatar sobre sus propios ‘caballos’, aunque estos eran inflables, causando risas entre quienes los vieron desfilar.

Con uno de esos disfraces inflables, un sujeto simuló estar montado sobre un triceratops mientras otro hombre lo ‘toreaba’ con un sombrero de mariachi; sus paisanos, que formaron un circulo a su alrededor, coreaban “¡ole, ole!”.

La afición también fue protagonista de unbaile que llevaron a cabo en un vagón del Metro de Doha. En las imágenes se les ve danzando alrededor de un pasamanos el tema ‘La Banda Dominguera’de grupo Control.

Y no podía faltar la venta de bufandas al mero estilo de subasta de feria mexicana a la que ni los locales pudieron resistirse.

Estas situaciones son apenas una muestra de lo sucedido en la primera semana mundialista, no podemos imaginar lo que está por venir.