Mexicanos transforman colillas de cigarro en materia prima útil

El cigarro también puede convertirse en algo útil. No, no nos hemos vuelto locos Los residuos de un vicio nocivo pueden transformarse en un proyecto ecológico y social altamente productivo.

Leopoldo Benítez y Paola Alejandra Garro Almendar, estudiantes de la Universidad Tecnológica de México (UNITEC) empezaron a gestar este proyecto en 2012, como parte de su tesis de grado.

Nos dimos cuenta de que las colillas de cigarrillo contaminaban demasiado. Las veíamos por todos lados en la ciudad. Descubrimos que contenían muchísimas sustancias químicas que tardaban hasta diez años en degradarse”, cuenta Leopoldo en entrevista con la UNITEC.

Foto: Ville Heikkinen/iStock

Y no están para nada equivocados:

· Se estima que alrededor de 4.500 millones de colillas están esparcidas por todo el mundo cada año, lo que las convierte en la forma más generalizada de contaminación del planeta, según un estudio de la Universidad de Cambridge.

· Las colillas de cigarrillos botadas sobre el pasto pueden reducir la germinación o el desarrollo de las plantas cercanas, añade la investigación.

· Los filtros de cigarrillos están hechos de un plástico llamado acetato de celulosa. Cuando se botan al medio ambiente, arrojan no solo ese plástico, sino también la nicotina, los metales pesados y muchos otros productos químicos que han absorbido del entorno.

· Están entre los principales artículos que se encuentran durante las limpiezas de playas. Los miles de millones más que quedan en el agua son peligrosas para los animales marinos.

Años de investigación

La dupla se puso a investigar y hallaron que era posible eliminar las toxinas de las colillas de cigarro a partir de un hongo de la familia basidiomycete para generar pulpa de celulosa, que posteriormente puede ser utilizada para fabricar papel, cartón, ladrillos, rellenos para muebles, materiales aislantes y mucho más.

“Se trata de utilizar residuos para generar recursos y no al revés”, explica Paola Garro a Vice y cuenta que en 2017 finalmente lanzaron su firma al mercado bajo el nombre de Ecofilter. ‘En México no existe ninguna empresa dedicada a crear pulpa de celulosa, somos los primeros’.

La meta principal de estos emprendedores mexicanos es tener una planta para contar con la infraestructura necesaria para elaborar todo el proceso hasta dar con el producto final: pulpa de celulosa extraída de la colilla de los cigarros.

También te puede interesar: Por una compra sostenible: sin plásticos ni envases, ¡se puede!

“Además apuntamos a que haya una difusión masiva acerca de la colecta de las colillas para que la gente aporte y no las bote en la calle, sino en un contenedor adecuado. También, nos gustaría sumar voluntarios que nos ayuden con la colecta en áreas urbanas”, asevera Paola.

Como mexicanos emprendedores queremos romper el paradigma del reciclaje de colillas. Ahorita nadie contempla que las colillas de cigarro se pueden reciclar y queremos que cambie esta mentalidad”, suma Leopoldo.