México, el experto en romper récords insólitos, como el tapete de aserrín más largo del mundo

·4  min de lectura
México, un país que bate récords insólitos, como el tapete de aserrín más grande del mundo. FOTO: MIREYA NOVO/ CUARTOSCURO.COM
México, un país que bate récords insólitos, como el tapete de aserrín más grande del mundo. FOTO: MIREYA NOVO/ CUARTOSCURO.COM

México es especialista en romper récords insólitos. ¿Había escuchado usted de la enmolada más grande del mundo? Pues es nuestra. Lo mismo que la clase de boxeo más concurrida de la historia —esa sí que está mucho más cercana en la memoria, pero no por eso deja de ser extraña—. ¿El peluche más grande que se haya conocido jamás? También nuestro. Y ayer dimos un paso más en esa carrera de logros extraños: el tapete de aserrín más largo del mundo.

En total, fueron 3, 932 metros los que se presumieron en Huamantla, Tlaxcala, para dar vida al singular Récord Guinness. 240 artesanos, con un aproximado de 80 toneladas de aserrín multicolor, fueron los encargados de materializar una obra colosal que ya se instaló en el distinguido libro de plusmarcas que tantos hitos ha recolectado en suelo nacional. Todo se desprende de una tradición que caracteriza a este poblado.

Baile folclórico más grande del mundo, Guadalajara, 2019. (FERNANDO CARRANZA GARCIA / CUARTOSCURO.COM)
Baile folclórico más grande del mundo, Guadalajara, 2019. (FERNANDO CARRANZA GARCIA / CUARTOSCURO.COM)

En la madrugada para pasar del 14 al 15 de agosto, los artesanos de Huamantla suelen llenar las calles de colorido y, en especial, de tapetes multicolor, en el marco de las celebraciones por la Virgen de la Caridad —que también se conoce como "La Noche que nadie duerme— Y, en efecto, nadie durmió en esta localidad, pues querían ver plasmado el sueño y lo hicieron: superaron a Guatemala, que se quedó en una alfombra de 2,319 (un récord ya gigante, dicho sea de paso).

Durante los últimos dos años, como todo evento de carácter multitudinario, esta celebración fue cancelada. Por eso el regreso tenía que ser a lo grande. Es toda una tradición para ellos: según recogió Vida en el valle, esta festividad data de hace más de setenta años, cuando los habitantes empezaron a colocar tapetes para sumar más colorido, además de los clásicos pétalos que adornaban la trayectoria de la virgen por el pueblo. “Antes los tapetes solo llevaban 3 colores ahora podemos combinar hasta 19 colores en uno solo", dijo el artesano Jaime Servín Altamirano.

Peluche más grande del mundo. (CUARTOSCURO.COM)
Peluche más grande del mundo. (CUARTOSCURO.COM)

Esa es tan sólo una elemental muestra de la magia tan característica que acompaña a México. Porque no es una magia cualquiera: nosotros sabemos imprimirle originalidad y, al mismo tiempo, dotar las hazañas de un doble estilo: el de la gesta por sí misma y el de pensar precisamente en esa gesta. Es decir, ¿a quién se le puede ocurrir que una enmolada, ese platillo que tantas veces hemos disfrutado, es susceptible de romper un récord mundial? ¿O un osito de peluche, el mismo que tantos noviazgos ha visto empezar y terminar? Visto de ese modo, el triunfo es perfecto: entrar en la historia haciendo algo que apasiona.

Abundan las historias de cantantes, gente de la televisión y deportistas que confiesan (y reniegan) que nunca quisieron dedicarse a lo que les dio fama planetaria. Uno puede hacerles mil preguntas, pero finalmente tienen sus motivos y, al ser personales, son respetables. Ahora, dejando eso claro, y volviendo al tema de hacer historia con la alegría y la pasión como combustibles, queda claro por qué la forma de ser del mexicano es tan distintiva: resalta entre lo resaltable, es destacada entre lo destacable. Y justo por ese motivo es que en nuestro historial sobran ejemplos de récords casi casi que mandados a hacer para nosotros.

Enmolada gigante en Veracruz. (CUARTOSCURO.COM)
Enmolada gigante en Veracruz. (CUARTOSCURO.COM)

Cuando hay una meta conjunta, una medalla alcanzable que necesita de la pequeña pero diferencial contribución de cada uno, ahí está presente el mexicano a de a pie para hacer lo suyo. Mil ideas más podrían usarse o desecharse, pero las que llegan a buen puerto sirven a la perfección para definir a un país que tienen tantos rostros al mismo tiempo. Una alfombra artesanal multicolor es la última gran prueba.

Zócalo durante la clase de boxeo más grande la historia. (CUARTOSCURO.COM)
Zócalo durante la clase de boxeo más grande la historia. (CUARTOSCURO.COM)

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

Lujo, sorpresas y una dosis de terror para Belinda en pleno día de su cumpleaños