Michael Bublé:"Mi gran privilegio es poder perpetuar el legado de mis héroes"

·5  min de lectura

Madrid, 29 mar (EFE).- "¡Oh, no! ¿Michael Bublé ha versionado a Bob Dylan y a Barry White?", considera el "crooner" canadiense que habrán pensado muchas personas al descubrir, con recelo, el repertorio de su último disco, "Higher" (Warner), el "más especial de su vida", dice sin dudar tras veinte años de carrera.

"Mi gran privilegio es poder perpetuar el legado de mis héroes", defiende ante Efe este músico, que publicó en 2003 su primer álbum y que invita a los escépticos a ver cómo en su noveno trabajo de estudio ha "revigorizado" clásicos de figuras tan variopintas como Charlie Chaplin, Sam Cooke o también Paul McCartney y Willie Nelson, quienes además participan en él.

PREGUNTA: Felicidades, en primer lugar, porque está esperando su cuarto hijo. ¿No le asusta una familia tan grande?

MICHAEL BUBLÉ: ¡Y sin nannies! No, para nada, soy el mejor cambiador de pañales del mundo (risas).

P: ¿Cómo ha pasado la pandemia con ellos?

MB: Como padre, disfruté cada día, pero fue un tiempo complicado. Conocía a muchas personas que murieron. Mi mujer y yo, que veníamos de saber lo que son tiempos complicados (su hijo mayor fue tratado con éxito de un cáncer de hígado), queríamos ayudar en todo lo posible, pero a veces nos sentíamos culpables por lo afortunados que éramos, un privilegio del que quisimos concienciar a los niños.

P: ¿Qué postura adoptaron ante esos tiempos tan raros?

MB: La sociedad se polarizó bastante durante la pandemia, por ejemplo con el tema de las vacunas. Nosotros nos enfocamos en ser amables y en dejar la política de lado.

P: ¿Ese tiempo le sirvió para reflexionar sobre su carrera?

MB: Lo cierto es que cuando lancé el disco anterior, "Love" (2018), aún no estaba listo para volver. Aún estaba lidiando con muchos líos mentales que sobrevienen cuando un hijo pasa por lo que pasó el mío. Pero yo quería protegerme de alguna manera haciendo un disco muy bello y cómodo para mí, algo que me hiciera volver a meter los pies en el agua. Pero no, entonces no estaba listo.

P: ¿Y ahora se encuentra como el título del disco, "Higher" (más alto, en español)?

MB: Sí, esta vez estoy listo. He tenido tiempo para tomar perspectiva. He hecho el disco más especial de mi vida, después de juntar a algunos de los músicos más increíbles y, con él, quería enviar al mundo una carta de amor, porque amor es lo que el mundo necesita.

P: Ha versionado canciones de artistas muy diversos aquí. ¿Qué tienen en común todos estos temas?

MB: Adoro estas canciones. Cuando tenía 13 o 14 años, solía admirar a Frank Sinatra, Dean Martin y Willie Nelson. Eran iconos inalcanzables que solo podías tener cerca en un póster. Ahora soy uno de ellos, vivo en ese mundo. Después de veinte años, es mi gran privilegio y un honor perpetuar el legado de mis héroes para, algún día, ver llegar una siguiente generación que siga con ello.

P: ¿Cómo es codearse con los más grandes (McCartney ha producido su propio tema "My Valentine" en este disco)?

MB: Más que trabajar con ellos, contar con su aprobación es el mayor cumplido que pude tener jamás.

P: Aunque el tema elegido es "Crazy", popularizado por Patsy Cline pero escrito por Willie Nelson, al cantarlo con él de alguna manera reproduce aquella unión de un "crooner" con esta voz mítica del country que llevó a cabo hace décadas Julio Iglesias. ¿Cómo se le ocurrió?

MB: Para mí, Willie Nelson es uno de los mejores "crooners" de la historia, como demostró en su álbum "Stardust". Su voz es distintiva y, además, es un gran compositor de historias. Yo quería versionar "Crazy" y mi productor Bob Rock me dijo que era su vecino, que podía pedirle que tocara la guitarra. Le dije que, si eso era posible, lo que quería es que cantara conmigo.

P: ¿No hay que ser muy valiente para volver sobre canciones que están tan fijadas en el imaginario y que incluso han contado con versiones muy populares, como es el caso de "Make You Feel My Love" de Bob Dylan en la voz de Adele?

MB: No, hay que tener un concepto y el equipo para llevarlo a cabo. Tengo la habilidad de reimaginar y revigorizar el gran cancionero americano para traer una canción de vuelta a primera plana, como hizo Adele, porque en el fondo no somos tan diferentes, yo también soy un cantante de soul.

P: ¿Y en algún momento se ha sentido un poco como Barry White al reinterpretar "You're the First, the Last, My Everything"?

MB: Cada vez que sonaba esa canción me ponía a bailar con mi mujer, así para mí fue fácil, porque era yo cantándosela a ella, que es mi mejor amiga y mi roca en los momentos más difíciles. Creo que la hice completamente mía. Sé que mucha gente habrá pensado al ver este repertorio: '¡Oh, no, Michael Bublé ha versionado a Bob Dylan y a Barry White?'. Pero quiero que escuchen el resultado.

P: Entre los nuevos hay un tema titulado "Mother". ¿Lo escribió para su madre?

MB: La escribí para las madres de todo el mundo, que recuerden lo maravillosa que es su madre, su amor incondicional. Así es como yo recuerdo a mi propia madre y usé esa emoción en esta canción, igual que cuando veo a mi mujer con los niños.

P: Última pregunta, ¿volverán pronto sus conciertos tras este parón forzoso?

MB: Espero que sí, no hay nada que me guste más, pero es complicado porque muchos espacios han abierto sus puertas hace poco y hay mucha demanda de todos los artistas por volver a salir de gira. No estamos hechos para la soledad, sino para reunirnos y cantar todos juntos.

Por Javier Herrero

(c) Agencia EFE