Después de insinuar su alejamiento del cine, Michael Caine anunció que no piensa retirarse

·5  min de lectura
El actor que ganó un Oscar por Hannah y sus hermanas, de la mano del director, aseguró además que no se arrepiente de haber trabajado con él
Archivo

Después de sugerir con todas las letras en una entrevista radiofónica que había decidido dejar la actuación de manera definitiva, Michael Caine dijo oficialmente este sábado que tiene previsto seguir en actividad. “Con relación al retiro, pasé los últimos 50 años levantándome a las 6 a.m. para filmar películas. Y no tengo previsto en este momento eliminar la alarma de mi reloj”, señaló el actor británico, de 88 años, en una declaración oficial difundida por su representante.

Consciente del revuelo que causaron sus declaraciones del viernes a un programa de la BBC Radio, en las que daba por sentado que su aparición en la película Best Sellers iba a ser el último papel de una excepcional carrera en el cine que abarcó las últimas seis décadas y media, Caine también recurrió a Twitter para aclarar que no va a dejar la actuación de manera definitiva. “No me retiré y no mucha gente lo sabe”, es el escueto mensaje que difundió este sábado en su cuenta oficial @themichaelcaine.

En sus declaraciones al programa Kermode y Mayo, de la BBC Radio, Caine se cuidó de usar el condicional, pero de sus palabras se desprendía claramente la convicción de que ya no tiene la voluntad y el interés de antes por el cine, además de padecer algunos problemas de salud que reveló por primera vez. Habló de su aparición en la película Best Sellers, de Lina Roessler, como la última. Allí interpreta en la que interpreta a un escritor retirado que acepta participar de una gira promocional para apoyar la carrera de una joven editora, papel interpretado por la excelente comediante Aubrey Plaza (Parks and Recreation).

El personaje de Caine en esta película, estrenada a finales de septiembre en el Reino Unido e inédita en la Argentina, tiene que ver con una alternativa reciente que Caine, en su vida real, parece haber encontrado para desarrollar su espíritu artístico. Caine se convirtió en los últimos años en un exitoso autor literario y confesó haber encontrado en la escritura el estímulo que ya no le entregaría el cine.

Michael Caine recibió en agosto pasado el premio a la trayectoria en el festival de Karlovy Vary
MICHAL CIZEK


Michael Caine recibió en agosto pasado el premio a la trayectoria en el festival de Karlovy Vary (MICHAL CIZEK/)

“Curiosamente, este resultó ser mi último papel. No he trabajado durante los últimos dos años y tengo un problema de columna que me afecta las piernas, así que no puedo caminar muy bien. Además, como escribí un par de libros que se publicaron y tuvieron éxito resulta que ahora no soy actor, soy escritor, lo cual es hermoso. Como actor hay que levantarse a las seis y media de la mañana e ir al estudio. Y como escritor, podés empezar a escribir sin moverte de la cama…”, dijo Caine en Kermode y Mayo.

El actor conjeturó que la falta de trabajo que tuvo en el último tiempo empezó a manifestarse antes de la pandemia, pero se profundizó con la parálisis de la actividad causada por el Covid-19. “Creo que este será mi último papel. Honestamente no he tenido ofertas de trabajo desde hace dos años. Además, ya tengo 88. Y, como saben, ya no hay guiones que incluyan a un personaje protagónico de 88 años”, agregó. Menos de 24 horas después, debió aclarar sus dichos y asegurar que no va a retirarse.

Nacido en Londres como Maurice Joseph Micklewhite Jr. el 14 de marzo de 1933, Caine comenzó a destacarse en el cine a finales de la década de 1950 y alcanzó el estrellato en los años siguientes gracias, sobre todo a su aparición en Alfie, el seductor irresistible (1966). A partir de ese momento mostró que podía lucirse en cualquier tipo de personaje, desde el más tierno y sensible al más cínico y despiadado. Nominado seis veces al Oscar, obtuvo dos estatuillas como actor de reparto por Hannah y sus hermanas (1987) y Las reglas de la vida (1999).

El aplaudido protagonista de títulos como Educando a Rita, El hombre que sería rey y El cuarto protocolo se convirtió en los últimos años en una figura infaltable en todas las películas de Christopher Nolan, entre ellos la trilogía de Batman como El caballero de la noche. En ellas encarnó a Alfred, el mayordomo del Bruce Wayne interpretado por Christian Bale.

Después de Best Sellers (todavía sin fecha de estreno en la Argentina) queda pendiente el estreno de Medieval, una película que Caine había filmado previamente en la República Checa con elenco internacional. La película, actualmente en proceso de posproducción, cuenta la historia de Jan Zizka, un guerrero que se convirtió en legendario héroe nacional, sobre todo en la región de Bohemia, pero cuyas ideas todavía hoy suscitan polémicas entre los checos. Caine interpreta a Lord Boresh, un noble del siglo XIV que es la mano derecha del rey checo Wenceslao IV. En ese país, justamente, Caine tuvo su última gran aparición pública. En agosto pasado recibió el premio a la trayectoria en el Festival de Karlovy Vary, uno de los más prestigiosos de Europa.

Al confirmar Caine que sigue en carrera, la prensa de Hollywood reveló que el actor evalúa en estos días dos guiones que recibió con vistas a posibles personajes que podría interpretar en el futuro. Esos proyectos no trascendieron y se desconoce si tienen que ver con ideas que se venían comentando desde hace tiempo. Entre ellas estaba el deseo de Vin Diesel de sumar a Caine a la próxima entrega de Rápidos y furiosos como el marido de Queenie (Helen Mirren). También se lo menciona de regreso en Nada es lo que parece 3, proyecto que sufrió varias demoras por la pandemia.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.