Michelle Rodriguez defiende a Liam Neeson tras la polémica por sus comentarios 'racistas'

Michelle Rodriguez

En contraposición con el aluvión de críticas que ha venido recibiendo esta semana el actor Liam Neeson a cuenta de unas impactantes declaraciones ligadas, por un lado, a un tema tan sensible como el de las violaciones a mujeres y tildadas de "racistas" por un amplio sector de la opinión pública y de los medios de comunicación, algunas personalidades del mundo del espectáculo no han dudado en alzar la voz para defenderle al considerar que sus comentarios fueron malinterpretados o sacados de contexto.

Una de las más destacadas ha sido la actriz afroamericana Whoopi Goldberg, quien está convencida de que el artista irlandés no es un "fanático" o un intolerante en base al conocimiento que de él tiene tras muchos años de buena amistad. Sin embargo, la celebridad que ha ofrecido la teoría más sorprendente y llamativa de todas las que han tratado de refutar las acusaciones de xenofobia recibidas por Liam Neeson ha sido la actriz latina Michelle Rodriguez, quien considera extremadamente injusto que se inicie una caza de brujas contra este después de que este protagonizara, junto a Viola Davis, la cinta 'Widows' y ambos compartieran un apasionado beso.

"Tío, ¿pero habéis visto 'Widows'? Le metió la lengua a Viola Davis hasta la campanilla. Creo que después de eso no podéis decir jamás que [Liam Neeson] es racista. Yo diría que los racistas no se enrollan así con gente de la raza que odian, especialmente de esa forma, moviendo la lengua como la movía en su garganta. Todo esto es una polémica innecesaria y hay que ignorarla. No es un racista, es una persona cariñosa y considerada", ha argumentado Michelle en conversación con Vanity Fair.

Hay que recordar que el actor de 66 años se expresó en la mencionada conversación sobre la "reacción primitiva" que experimentó al enterarse, 40 años atrás, de que una amiga suya había sufrido una agresión sexual a manos de un hombre de raza negra. El artista reconoció en la entrevista que, de forma impulsiva, se dedicó a merodear por ciertos barrios en busca de una "buena excusa" para acabar con la vida de una "persona negra" a modo de venganza, como si un colectivo entero debiera responsabilizarse o pagar por los delitos de uno de sus 'miembros'.

Posteriormente, y debido al escándalo que generó semejante confesión, Liam Neeson no tardó en matizar sus palabras para poner de manifiesto que no está precisamente orgulloso de los efectos que había tenido en él semejante brote de visceralidad -la cual podría ser igualmente atribuible a una mentalidad racista que, todo sea dicho, estaba muy presente en el subconsciente colectivo de ciertas sociedades de la época- y que afortunadamente el paso de los años han hecho de él un hombre más íntegro y racional en ese sentido.

"Me dejó petrificado, esta reacción tan primitiva que tuve. Me sorprendió y me hirió profundamente. Y traté de utilizarla como ejemplo al explicar cómo me había preparado para un papel que exigía ese deseo de venganza irracional", argumentaba el actor en una entrevista posterior sobre su filme 'Cold Revenge'.