Miles de hongkoneses se ofrecen a adoptar hámsteres ante el temor a abandono por el COVID

·4  min de lectura
Tres personas con mascarilla frente a una tienda de mascotas cerrada en Hong Kong

Por Jessie Pang

HONG KONG, 19 ene (Reuters) - Miles de personas en Hong Kong se ofrecieron el miércoles a adoptar hámsteres no deseados, después de que una orden de sacrificio masivo del Gobierno por el temor a que estén infectados de COVID-19 hiciera saltar la alarma de que los propietarios, presas del pánico, abandonen a sus mascotas.

Las autoridades hongkonesas ordenaron el martes el sacrificio de 2.000 hámsteres de docenas de tiendas de animales y almacenes, después de rastrear un brote de coronavirus hasta un trabajador de la tienda de animales Little Boss, donde 11 hámsteres dieron posteriormente positivo por COVID-19.

Los científicos de todo el mundo y las autoridades sanitarias y veterinarias de Hong Kong han afirmado que no hay pruebas de que los animales desempeñen un papel importante en el contagio humano del coronavirus.

Sin embargo, en el marco de la política de tolerancia cero con respecto al COVID-19, la secretaria de Sanidad, Sophia Chan, declaró el martes que no podía descartar ninguna posibilidad de transmisión y que, por tanto, el Gobierno no podía correr riesgos.

Poco después, se vio a trabajadores sanitarios con trajes para materiales peligrosos salir de las tiendas de animales de la ciudad llevando bolsas de plástico rojas a sus furgonetas. Unos 150 clientes de la tienda de mascotas fueron puestos en cuarentena.

La emisora pública RTHK dijo que algunos propietarios de hámsteres fueron vistos entregando sus animales en una instalación estatal en la región de los Nuevos Territorios, mientras que se formaron rápidamente grupos en las redes sociales para identificar nuevos propietarios para los roedores domésticos no deseados.

Ocean, de 29 años, propietaria de un hámster y administradora del grupo "Hong Kong the Cute Hamster Group" en la aplicación de redes sociales Telegram, dijo que el grupo fue contactado por casi 3.000 personas dispuestas a hacerse cargo de los animales no deseados temporalmente.

Tres jóvenes propietarios fueron presionados por sus familias para que se deshicieran de sus hámsteres, a pesar de que todos los poseían desde hacía más de medio año, dijo Ocean, que no quiso dar su apellido por temor a las reacciones airadas de quienes apoyan el sacrificio.

"Muchos propietarios de mascotas desconocen los riesgos exactos y renuncian a sus hámsteres", dijo.

Bowie, de 27 años, uno de los voluntarios del grupo, es ahora propietario de dos nuevos hámsteres.

"Esto es ridículo", dijo Bowie, que ya tenía otros tres hámsteres. "La vida de los animales también es vida. Hoy pueden ser hámsteres o conejos, mañana pueden ser gatos o perros".

La Sociedad para la Prevención de la Crueldad contra los Animales (SPCA) local, que dirige clínicas veterinarias, dijo a Reuters que "numerosos" propietarios de mascotas preocupados se han puesto en contacto con ellos para pedir consejo.

"Instamos a los propietarios de mascotas a que no se dejen llevar por el pánico ni abandonen a sus mascotas", dijo la SPCA en un comunicado.

La SPCA enumeró formas de mantener una estricta higiene personal para la seguridad de los humanos y los animales, como no besar, toser o resoplar cerca de las mascotas, y lavarse las manos después de manipularlas.

La vida media de un hámster es de unos dos años, según los grupos de bienestar animal.

REACCIÓN EXAGERADA

Además de ordenar el sacrificio, las autoridades pidieron el cierre de decenas de tiendas de animales, y se suspendieron las importaciones y ventas de pequeños mamíferos. Se pidió a los compradores de hámsteres después del 22 de diciembre de 2021 que los entregaran a las autoridades para su sacrificio y no los dejaran en las calles.

Las autoridades establecieron una línea de atención telefónica para consultas. No está claro cuántos hámsters se habían entregado.

La mayoría de los periódicos de Hong Kong publicaron en su portada imágenes de personas con trajes protectores frente a las tiendas de animales e ilustraciones de hámsteres, y el diario pro-Pekín Ta Kung Pao mostró un pequeño roedor dentro de una partícula de virus.

Vanessa Barrs, profesora de salud de animales de compañía en la Universidad de la Ciudad de Hong Kong, dijo que la medida de sacrificar a los hámsteres a la venta podía estar justificada por motivos de salud pública, pero que los temores de infección en el hogar eran exagerados.

"Millones de personas en todo el mundo tienen animales de compañía, y no se ha demostrado ningún caso de transmisión de la infección por parte de los animales de compañía a otros seres humanos", dijo Barrs.

(Reporta adicional de Aleksander Solum; redacción de Marius Zaharia; edición de Simon Cameron-Moore; traducido porr Tomás Cobos)

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.