Mini refrigeradores para guardar productos de belleza, ¿valen la pena?

Foto: vofpalabra/iStock

Instagram lo hizo otra vez e instaló una nueva necesidad entre los consumidores. Ahora es el turno de los mini refris para guardar los productos de belleza.

No hay bloguera que no tenga el suyo y se haya fotografiado con él o presuma ante sus miles de followers su arsenal de cremas y sueros (todos, obviamente, en la misma gama de colores para no desentonar en la foto).

A estas alturas es probable que te hayas planteado la posibilidad de adquirir uno, ¿pero vale la pena realmente gastar $80 dólares o más en estos artefactos? ¿Acaso son más instagrammeables que útiles?

“Si tienes el dinero es conveniente adquirir este producto. Pero si no, el refrigerador de tu casa también puede cumplir la misma función”, nos aclara Rick DiCecca, director creativo de maquillaje para Artistry by Amway.

En la misma línea, la dermatóloga Francesca Fusco explica: “Los mini refrigeradores no son vitales, pero pueden extender la vida útil de los productos de belleza”.

Según la experta, estos artefactos son especialmente útiles para:

1. Los productos para deshinchar porque, cuando se aplican fríos, restringen los vasos sanguíneos para que la hinchazón se resuelva rápidamente.

2. Los productos antioxidantes como la vitamina C, para mantenerlos frescos.

3. Cremas de alivio para el enrojecimiento ó rosácea, ya que a baja temperatura disminuyen la inflamación y restringen los vasos dilatados.

Purvisha Patel, dermatóloga y fundadora de Visha Skincare, suma otros beneficios de guardar en el refrigerador ciertos productos para el cuidado de la piel:

- Ayudaría a inhibir el crecimiento de bacterias y hongos una vez que el producto ha sido contaminado con los dedos, etc.

-Cuando los productos se exponen al aire, también se oxidan, la refrigeración frena el proceso de oxidación y evita que los productos se vuelvan inactivos.

También te puede interesar: Máscaras LED para el cuidado de la piel, ¿vale la pena invertir en una?

Al igual que los otros expertos mencionados, Purvisha Patel opina que si no tienes el dinero y el espacio para adquirir un mini refri, basta con contar con un área designada en la nevera que se usa en el hogar.

Para tener en cuenta…

Rick DiCecca recomienda leer a detalle las etiquetas de los productos de belleza, para asegurarse de que sean aptos para guardar a bajas temperaturas.

En la misma línea, Purvisha Patel nos alerta acerca de ciertos productos que no deberíamos colocar en un refrigerador:

  • Aquellos con alto contenido de grasa/aceite, como las ‘mantequillas’ para el cuerpo (body butters), pues tienden a ser difíciles de usar cuando están en el refrigerador.

  • Las emulsiones hechas a partir de aceite y agua, ya que ambos elementos se enfrían a diferentes temperaturas, lo que significa que los activos en el producto no se mezclarán correctamente en el recipiente, lo que hace que se use una cantidad no uniforme de activo en cada aplicación.

Como ves, estos gadgets que invaden nuestro feed en Instagram son útiles, más no esenciales. La nevera común y corriente puede cumplir la misma función. Pero, si tienes el presupuesto y te agradan cómo lucen (son muy bonitos, esto hay que admitirlo), entonces la inversión está súper justificada.

También te puede interesar: El cuidado de la piel también es cosa de hombres: así es como deben hacerlo

Si tienes dudas, consulta con tu dermatólogo de confianza.