‘Los Mitchell contra las máquinas’ demuestra que Pixar ya no es el referente de animación de antaño

·7  min de lectura

Una cosa que nos encanta a los cinéfilos inmediatamente después de la ceremonia de los Óscar es empezar a hacer pronósticos sobre las películas que formarán parte de la próxima edición de los premios del cine. Con la vista puesta en el futuro, la fallida gala de este año queda prácticamente olvidada y ya toca iniciar la búsqueda de las grandes triunfadoras del año 2022. 

Y parece que en una categoría en concreto, mejor película de animación, ya tenemos una seria competidora a arrebatarle la estatuilla a la todopoderosa Pixar: Los Mitchell contra las máquinas, de Netflix.

THE MITCHELLS VS. THE MACHINES (Cr: Netflix / © 2021)
THE MITCHELLS VS. THE MACHINES (Cr: Netflix / © 2021)

Y es que si algo hemos comprobado en los últimos años es que el estudio propiedad de Disney, que nos ha dado clásicos instantáneos como Toy Story, Monstruos S.A., Buscando a Nemo, WALL-E, Up o Del revés ya no es la fuerza de antaño. Si bien han continuado estrenando buenas películas y se ha seguido imponiendo como ganadora, son cada vez más los que cuestionan a la Academia por favorecerla por defecto, dejando películas igualmente merecedoras (o según algunos, más) como Wolfwalkers o Klaus a las puertas de su gloria. ¿Conseguirán Los Mitchell repetir la hazaña de Spider-Man: Un nuevo universo quitándole el premio a Pixar? Queda mucho para comprobarlo, pero siempre podemos empezar a teorizar.

Entre los amantes de la animación había mucha expectación alrededor de Los Mitchell contra las máquinas. La película de Sony Pictures estaba originalmente prevista para estrenarse en salas de cine, pero finalmente el estudio vendió los derechos a Netflix, que la acaba de incorporar a su catálogo como película original. Detrás de esta colorida y energética aventura familiar nos encontramos a los responsables de la serie animada de culto Gravity Falls (Disney) y la ganadora del Óscar Spider-Man: Un nuevo universo, una de las cintas de animación más aclamadas de los últimos años. Con esas credenciales, todo apuntaba a que Los Mitchell sería una gran película. Y no ha defraudado.

El público y la crítica la han recibido con los brazos abiertos, con un impresionante 98% de opiniones positivas en la web de críticas Rotten Tomatoes y entusiasmo generalizado por parte de los espectadores. Su precioso mensaje sobre la familia, su acción caótica y desenfrenada, un gran sentido del humor y una animación impresionantemente detallada y original (similar a Spider-Man: Un nuevo universo), la convierten en una película redonda y una candidata segura en la próxima temporada de premios. Mucho tiene que ocurrir para que pierda su lugar entre las mejores películas animadas del año.

Los Mitchell contra las máquinas, cortesía de Netflix -  ©2021 SPAI. All Rights Reserved.
Los Mitchell contra las máquinas, cortesía de Netflix - ©2021 SPAI. All Rights Reserved.

Por su parte, Pixar estrena el 18 de junio su nueva película original, Luca, fantasía coming of age ambientada en Italia que, por supuesto, también tiene todas las papeletas para estar presente en los próximos Oscar. Muy raro sería que Pixar, que en 20 años desde que se creó la categoría de Mejor película de animación, se ha llevado el galardón 11 veces, no ocupara su lugar entre las candidatas, como siempre. Y aquí está el problema.

En los últimos años se está produciendo una desconexión importante entre la Academia y los espectadores. Si bien Pixar sigue haciendo buenas películas, no se puede negar que recientemente parece haber perdido la fuerza incontestable que siempre ha tenido. Ante las propuestas mencionadas de otros estudios y la lucha por la supervivencia del cine de animación tradicional, son muchos los que se cuestionan si Pixar de verdad merecía sus últimos Oscars. Concretamente, el año pasado Toy Story 4 le arrebató el premio a la española Klaus y en esta edición ha ocurrido algo similar entre Soul y Wolfwalkers, disyuntivas ante las que la Academia ha optado por votar lo de siempre.

Y ojo, no estoy diciendo que Pixar no sea merecedora de premios o elogios. Soul es una gran película, de eso no hay duda, pero Wolfwalkers habría sido una opción menos conservadora e igualmente merecedora. En el caso de Toy Story 4 sí se podría argumentar más fácilmente que la Academia le dio el premio a Pixar por defecto, ya que, aunque la secuela de su franquicia estrella cumplía, se quedaba por debajo de sus antecesoras y no ha dejado huella en los espectadores (personalmente, para mí la saga terminó con la tercera entrega). Mientras, entre los fans aumenta la sensación de descontento y el favoritismo a Pixar no hace sino ensanchar aun más la brecha.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un post de Instagram no disponible por tus preferencias de privacidad

Desde dentro del estudio también hay bastante descontento con el tratamiento que Disney está dando a sus películas. Debido a la pandemia Soul se estrenó la pasada Navidad directa y exclusivamente en Disney+ sin coste adicional. Y con Luca van a hacer exactamente lo mismo, estreno en streaming sin necesidad de pagar premium. Mientras, películas como Mulán, Raya y el último dragón (otra competidora para el Oscar 2022) o Cruella llegan al streamer con cuota adicional, lo que ha propagado en Pixar la sensación de que la compañía no valora sus películas de la misma manera.

Soul y Luca son las últimas propuestas originales después de que el estudio atravesara una fase centrada sobre todo en las secuelas de sus películas más populares (Buscando a Dory, Los Increíbles 2, Toy Story 4), consiguiendo con ellas un enorme éxito de taquilla. En esta nueva etapa, caracterizada por las limitaciones que impone la pandemia, Disney parece no haberse volcado tanto con los nuevos títulos de Pixar como sí hace con sus grandes franquicias (lo que claramente más la motiva), lo que ha hecho que los trabajadores del estudio de Emeryville se sientan desplazados y frustrados por una decisión que, según ellos, les hace parecer un estudio menor y de segunda clase entre los que conviven bajo el techo de Disney.

Ese descontento se une a la sensación generalizada entre el público de que Pixar ya no tiene el mismo poder de antes, agudizada además por la crisis sanitaria que frustró la taquilla de Onward y que ha imposibilitado comprobar cómo habrían funcionado Soul y Luca en salas de cine. Por eso, ante esta crisis de identidad que está experimentando Pixar, muchos se plantean si los Óscar a Toy Story 4 y Soul fueron un error, y defiende que tanto el año pasado como este, la Academia tenía la ocasión perfecta y justificada para romper el monopolio de Pixar en los premios.

Aun no hemos visto Luca, por lo tanto no podemos adelantar acontecimientos (por los avances, la película tiene una pinta preciosa y siendo justos, Pixar rara vez falla), pero algo nos dice que con Los Mitchell contra las máquinas podría repetirse la jugada por tercer año consecutivo. Ahora bien, también es una posibilidad que la película de Sony repita el triunfo de Spider-Man: Un nuevo universo y se acabe imponiendo a la omnipresente Disney. Desde luego, los que hemos visto la película de Netflix ya la tenemos en nuestra quiniela, a la espera de ver cómo se desarrolla el año.

Las consecuencias de la pandemia en Pixar, el descontento interno ante los estrenos “segundones” de Soul y Luca y el favoritismo de los Óscar han hecho que se pose sobre el estudio una nube gris que no sabemos cuánto durará (¿quizá hasta que estrenen la precuela de Toy Story centrada en Buzz Lightyear con voz de Chris Evans?). Mientras, los espectadores reivindican propuestas como Klaus o Wolfwalkers, películas que se imponen al reinado de Pixar desde la animación tradicional, o Spider-Man: Un nuevo universo y Los Mitchell contra las máquinas, geniales experimentos que nos recuerdan que hay vida más allá de Disney.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.