Ms. Marvel: refrescante aventura de una superheroína adolescente en busca de su identidad

·4  min de lectura
Ms. Marvel: refrescante aventura de una superheroína adolescente en busca de su identidad
Ms. Marvel: refrescante aventura de una superheroína adolescente en busca de su identidad

Ms. Marvel (Estados Unidos / 2022). Creador: Bisha K. Ali, basado en el cómic de G. Willow Wilson y Adrian Alphona. Elenco: Imán Vellani, Matt Lintz, Yasmeen Fletcher, Mohan Kapur. Disponible en: Disney+. Nuestra opinión: buena.

El universo Marvel no deja de expandirse, y en la televisión encuentra un inmejorable tablero en el que probar nuevas fórmulas. En ese plan, Ms. Marvel se destaca como una historia que, sin grandes aspiraciones, logra tocar una fibra distinta en este cosmos de superhéroes .

Aquí la protagonista es Kamala Khan (Iman Vellani), una adolescente de origen pakistaní, oriunda de New Jersey. Ella es una fanática obsesiva de Los Vengadores, pero sin lugar a dudas, es la Capitana Marvel a quien admira profundamente. Sin embargo, sus conservadores padres no ven con buenos ojos esa afición por los superhéroes y prefieren que su hija se ocupe de cosas más concretas, como sus estudios y su futuro académico. Pero Kamala no desiste, y una noche se escapa a una convención dedicada a los superhéroes de Marvel con la intención de ganar un concurso de cosplay dedicado a su heroína favorita; una vez en ese lugar, se manifestarán en su cuerpo extraños poderes que parecen tener su origen en una vieja pulsera, herencia de una misteriosa abuela.

Cuando descubre esas habilidades supernaturales, Kamala no puede más que fantasear con una vida dedicada a la justicia. Ella se toma muy en serio ese trabajo y comienza a estudiar la extraña naturaleza de sus poderes. La capacidad de materializar plataformas o prolongar el largo de sus brazos forman parte de esos primeros dones, que parecen augurarle un futuro en el rubro de los superhéroes. Aunque puede que el principal obstáculo que deba enfrentar Kamala sea la figura de su madre, quien no bajará los brazos hasta ver a su hija convertida no en una heroína, sino en una prometedora estudiante.

Cuando hizo su debut en 2013, Kamala Kan fue el intento de Marvel por capturar la atención de las lectoras preadolescentes, un público históricamente desinteresado en los cómics de superhéroes. Por esa razón, la fórmula de la historia partía de una joven común y corriente, que debía equilibrar una inexperta vida superheroica con sus conflictos familiares y estudiantiles. Muy lejos de las ambiciosas épicas de personajes como Thor o Capitán América, el atractivo en los cómics de Ms. Marvel, tenía que ver con que la trama se acercaba más a El club de los cinco que a Infinity War.

Poco tiempo después, la historieta se consagró como un éxito entre el público familiarizado con Marvel, como también entre un nuevo grupo de aficionados que no necesitaba conocer a fondo ese universo para disfrutar de esta lectura. Y si bien con el tiempo Kamala pasó a integrar las filas mayores de esa editorial (incluso llegó a ser integrante de Los Vengadores), esas primeras aventuras nunca dejaron de tener un encanto teñido de melancolía adolescente. Atentos a eso, la serie de televisión buscó entonces un camino similar.

Ms. Marvel es una de las series actuales más originales de la editorial
Los cómics de Ms. Marvel, fueron de los mayores éxitos de la Marvel del siglo XXI


Los cómics de Ms. Marvel, fueron de los mayores éxitos de la Marvel del siglo XXI

Al menos en sus episodios iniciales, Ms. Marvel es una saga adolescente, un retrato sobre una chica que busca perseverar en su intento de ser quien quiere ser y no tanto en aparentar estar a tono con lo que esperan de ella. Siguiendo esa línea, la trama avanza sobre el conflicto que le significa a Kamala respetar su acervo cultural y religioso, sin traicionar su esencia y sus intereses. La protagonista atraviesa una etapa tan difícil como es la adolescencia, y los cambios que experimenta alcanzan una nueva dimensión a raíz de esos poderes que hacen su cuerpo aún más ajeno. Y haciendo pie en esa premisa, Ms. Marvel se confirma como una atractiva propuesta.

A priori, el mayor valor de esta ficción, es su aire de renovación. Esta es una historia micro en el cosmos cada vez más macro de Marvel. Un relato de iniciación que, de momento, no une sus puntos a eventos grandilocuentes ni a villanos megalómanos. Es tan solo la cotidianeidad de una chica que intenta sobrevivir a la adolescencia, pero contado todo desde la óptica Marvel. Y a través de esa puesta en escena de grafitis vivos y cámaras que pasean a la par de la indecisa Kamala, Marvel encuentra la forma de hacer nuevo lo visto mil veces. Ante eso, el miedo a perder esa frescura resulta inevitable. El anuncio de Kamala como compañera de Brie Larson en el segundo film de Capitana Marvel, puede que sea la fecha de vencimiento para esta heroína que encontró su mayor virtud en el desentenderse de tanta continuidad.

Seguramente, Kamalan Khan termine por ganarle a su madre y logre llevar una vida acorde a su vocación. Pero quizá sea menos fácil vencerle a la lógica de la industria, que pronto la mudará, ahora sí, hacia aventuras mucho más ambiciosas. Pero eso quizá no importe tanto, porque esta primera Kamala, de poderes torpes y travesuras a escondidas, siempre estará para quienes quieran descubrir que las adolescencias, con o sin poderes, se viven de la misma manera.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.