Muere Albert Finney, el eterno nominado a los Oscar y amante de Audrey Hepburn, a los 82 años

Lo recordaremos por ser la versión adulta de Ewan McGregor en la emotiva Big Fish, como el jefe de Julia Roberts en Erin Brockovich, por la aclamada Tom Jones y por haber sido uno de los amores imposibles de Audrey Hepburn.

Albert Finney falleció el pasado jueves 7 de febrero a los 82 años en Londres. Su familia dio a conocer la noticia a través de un comunicado, explicando que la muerte se produjo tras sufrir “una corta enfermedad”.

(©Paramount Pictures)

Casado en tres ocasiones -la última en 2006- Albert fue nominado al Oscar en cinco ceremonias, marchándose de nuestra pantalla sin haber ganado ninguno. Estuvo cerca de ganarlo por su primera candidatura por Tom Jones en 1963 como mejor actor, repitiendo en 1974 por Asesinato en el Orient Express, en 1983 por La sombra de un actor y Bajo el volcán un año después, y ya como actor de reparto y su ultima nominación, en el año 2000 por Erin Brockovich. Pero sí fue reconocido dos veces en su país con el BAFTA -el primero en 1960- y un premio honorífico en el año 2001. Los Globos de Oro también honraron su carrera con tres galardones, el primero con su debut en 1963 por Tom Jones con el premio a la nueva estrella del año tras haber ganado la Copa Volpi en el Festival de Venecia.

Nacido el 9 de mayo de 1936 en una familia de bajos recursos, estudió arte dramático e hizo su debut en el West End londinense a los 22 años en la obra The Party. Enseguida entró en el Royal Shakespeare Company participando en obras tan reconocidas como Macbeth o El rey Lear.

Albert Finney y Julia Roberte en Erin Brockovich (©2000 – Universal Pictures, Inc)

Su estrellato fue casi inmediato, participando en producciones pequeñas hasta que en 1960, a los 24 años, hacía su debut como protagonista en Sábado noche, domingo mañana captando la atención de la industria. Aquel personaje lo lanzó al estrellato como el “héroe de la clase obrera” y como prototipo masculino viril pero con un fondo emotivo. Su caída pronta en el alcoholismo lo alejaron de producciones como Lawrence de Arabia, pero enseguida encontró su hueco en la industria gracias a Tom Jones, interpretando a un mujeriego insolente que le mereció todo tipo de premios.

Fue en 1967 cuando, estando soltero tras su primer divorcio, mantuvo un romance con su compañera de Dos en la carretera, Audrey Hepburn. Fue durante el rodaje de este drama romántico de Stanley Donen que se dejaron llevar por la pasión, cuando ella aun estaba casada con Mel Ferrer. Fue el affaire extraconyugal más famoso de la actriz. Según las malas lenguas, fue él quien dejó la relación ante la intensidad de la actriz. Ya Ben Gazzara, otro de sus amantes, la describió como una mujer que “era infeliz con su matrimonio”.

Albert Finney y Audrey Hepburn en Dos en la carretera (©20thCentFox)

Ya en los años 70 y 80 se centró en su faceta teatral, apareciendo esporádicamente en cines. En los 90 tuvo papeles secundarios, hasta que Tim Burton volvió a colocarlo en el plantel de las estrellas de éxito dándole el papel del adulto protagonista de Big Fish.

En los últimos años participó con un papel en la saga Bourne, mientras que su despedida final de la gran pantalla fue en 2012 con la secuela de otro espía, Skyfall. La cinta de James Bond se estrenó después de que él recibiera tratamiento por un cáncer de riñón.

Le sobreviven su hijo Simon y su tercera esposa, Pene Delmage.


Para seguir leyendo:
Las frases más inspiradoras de Brandon Lee, el hijo de Bruce Lee que falleció rodando El cuervo
La secuela de los Cazafantasmas podría estar interpretada por adolescentes