Mueren 52 internos durante un amotinamiento en cárcel de Colombia

·3  min de lectura

BOGOTÁ, 28 jun (Reuters) -Al menos 52 internos murieron el martes a causa de un incendio durante un amotinamiento en una cárcel del suroeste de Colombia, en uno de los peores incidentes de violencia en la historia reciente en las prisiones del país sudamericano, informó el jefe del Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (INPEC).

El amotinamiento se registró en la cárcel del municipio de Tuluá, en el departamento del Valle del Cauca, en donde se produjo un incendio en medio de una riña entre reclusos y una posterior revuelta, precisaron las autoridades.

"Inicialmente hubo una riña entre internos. Una vez entró la guardia a controlar el amotinamiento, los presos que habían prendido unas colchonetas, no midieron las consecuencias y esto generó una conflagración de grandes proporciones que deja el desenlace de 52 personas fallecidas", dijo a Reuters el director del INPEC, general Tito Yesid Castellanos.

"Desafortunadamente la mayoría de los fallecidos es por inhalación de humo", aseguró el oficial en una entrevista telefónica.

Otras 23 personas resultaron heridas durante el incidente y fueron trasladadas a hospitales, precisó Castellanos quien aseguró que la oportuna intervención de la guardia carcelaria al evacuar a decenas de internos evitó una tragedia de mayores proporciones.

Un funcionario leyó una lista de los presos vivos e ilesos a los ansiosos familiares reunidos en el exterior de la prisión, algunos de los cuales gritaron de alegría al escuchar el nombre de sus seres queridos.

Un grupo de personas protestó al frente de la cárcel para exigir información de sus familiares.

La Fiscalía General conformó un equipo de 25 personas entre fiscales, investigadores, criminalistas y especialistas en medicina forense para investigar lo sucedido en la prisión.

La cárcel de Tuluá alberga a 1.267 internos y en el pabellón donde se registró el incendio se encontraban 180 presos, precisaron las autoridades.

En Colombia, como en la mayoría de los países de América Latina y el Caribe, las prisiones registran un alto grado de hacinamiento.

Las 128 cárceles del país, que tienen capacidad para 81.000 reclusos, albergan actualmente a más de 97.000, un hacinamiento del 20%, según estadísticas oficiales.

El presidente de Colombia, Iván Duque, lamentó la tragedia carcelaria y ordenó el inicio de una investigación para esclarecer lo sucedido.

"Lamentamos los hechos ocurridos en la cárcel de Tuluá, Valle del Cauca. Estoy en contacto con el director del INPEC y he dado instrucciones para adelantar las investigaciones que permitan esclarecer esta terrible situación. Mi solidaridad con las familias de las víctimas", escribió Duque en su cuenta de Twitter.

El presidente electo Gustavo Petro, quien remplazará a Duque a partir del 7 de agosto, dijo que lo sucedido obliga a un replanteamiento completo de la política carcelaria de cara a la humanización de la prisión y la dignificación del recluso.

Veinticuatro presos murieron y más de 80 resultaron heridos en un amotinamiento en una cárcel de la capital colombiana en marzo de 2020, cuando cientos de internos intentaron fugarse durante una protesta en la que exigían medidas para evitar la propagación del coronavirus en las prisiones.

(Reporte de Luis Jaime Acosta)

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.