La muerte del duque de Edimburgo fue 'muy apacible'

·1  min de lectura


El fallecimiento del duque de Edimburgo a los 99 años de edad ha causado un gran impacto en Reino Unido y en muchos otros países del mundo pese al deterioro evidente que se había producido en la salud del marido de Isabel II en sus últimos meses porque apenas le quedaban un par de meses para cumplir un siglo de vida y acercarse así al récord que estableció su suegra, la reina madre, que murió con 101 años.
Sin embargo, el propio príncipe Felipe había afirmado en el pasado que esperaba no vivir tanto tiempo para ahorrarse el mal trago de ver cómo iba perdiendo facultades físicas y su nuera, la condesa de Wessex, ha desvelado ahora que abandonó este mundo como siempre había deseado.
"Fue lo que él quería. Fue algo muy apacible, como si alguien le hubiera tomado de la mano y se hubiese marchado. Muy, muy tranquilo. Y eso es todo lo que alguien puede desear, ¿verdad?", ha confesado Sofía en declaraciones a ITV.
La esposa del príncipe Eduardo, el más joven de los cuatro hijos que tuvieron la soberana y su difunto marido, también ha admirado públicamente la increíble fortaleza de Isabel II tras el fallecimiento de su marido de 73 años, ya que, "por mucho que alguien intente prepararse para algo así", ha supuesto igualmente un duro golpe.