La muerte de Miguel Etchecolatz: las principales causas por las que fue condenado

·5  min de lectura
Habló la hija de Miguel Etchecolatz
Miguel Etchecolatz

El represor Miguel Etchecolatz murió hoy en Buenos Aires a los 93 años, informaron por la mañana organismos de derechos humanos. El exjefe de la Policía Bonaerense durante la última dictadura militar había sido condenado por delitos de lesa humanidad.

Entre marzo de 1976 y fines de 1977, fue director de Investigaciones de la Policía de la provincia de Buenos Aires y estuvo a cargo de 21 cárceles clandestinas que funcionaron en ese distrito, el más grande del país. Además fue condenado por el secuestro y asesinato de los estudiantes que fueron víctimas en la denominada “Noche de los Lápices” y por la apropiación de menores.

Etchecolatz murió a las 5.30 en la Clínica Sarmiento de la localidad bonaerense de San Miguel, donde se encontraba internado con custodia policial, informaron a Télam fuentes de las querellas en su contra.

El exsubjefe policial está señalado también por la desaparición en 2006 de Julio López, un albañil de 77 años que fue testigo clave en un juicio en su contra. López, que ya había estado secuestrado bajo la dictadura, salió de su casa hacia tribunales y nunca llegó.

Nacido en la ciudad de Azul el 1 de mayo de 1929, falleció con múltiples condenas a prisión perpetua, acusado por diversos crímenes de lesa humanidad, mediante una serie de sentencias dictadas entre los años 1996 y 2022, que fueron unificadas en una pena única de reclusión.

Las principales causas

  • Pozo Arana

Etchecolatz fue sentenciado en la causa por los crímenes en el denominado Pozo Arana, en la que fue crucial la declaración del testigo desaparecido Jorge Julio López. El Tribunal Oral Federal N°1 de La Plata lo condenó por homicidio agravado en dos oportunidades.

“Se condena a Miguel Osvaldo Etchecolatz a la pena de prisión perpetua como coautor del homicidio calificado por alevosía, por el concurso premeditado de dos o más personas en perjuicio de Norberto Rodas y Alejandro Sánchez agravado por violencia o amenazas en dos o más oportunidades con agravante en cuanto a que la aplicación de tormentos a un perseguido político”, expresó el presidente del Tribunal, Andrés Basso, al leer el 13 de mayo de 2022 el veredicto. “Los hechos fueron crímenes de lesa humanidad y así deben ser calificados”, dijo.

  • San Justo

El Tribunal Federal Oral de La Plata condenó el 3 de diciembre de 2020 a Etchecolatz, por entonces de 91 años, por 84 casos de secuestros, torturas y asesinatos en el centro clandestino de detención que funcionó en la Brigada de Investigaciones de San Justo, al oeste de la capital. De las 84 víctimas cuyos casos contempló este juicio, 19 siguen desaparecidas.

En total eran 17 los acusados y fueron condenados 16, entre expolicías, exmilitares, un médico policial y un civil, Jaime Lamont Smart. A Etchecolatz se le dictó, una vez más, cárcel de por vida.

  • Esteban Echeverría

El 26 de octubre de 2018 el exfuncionario policial fue sentenciado por el Tribunal Oral Federal N° 6 de la ciudad de Buenos Aires. Recibió prisión perpetua por delitos de lesa humanidad en la causa “Svedas, Fernando s/ privación ilegal de la libertad (Subzona 1/11 – Cuatrerismo – Brigada Güemes”.

Se trata de los crímenes cometidos en los centros clandestinos de detención Puente 12 -que también se llamó Cuatrerismo y Brigada Güemes- y la Comisaría Primera de Monte Grande, en el partido de Esteban Echeverría.

  • La Cacha

En La Plata, el 24 de octubre de 2014, el Tribunal Oral en lo Criminal Federal Nº 1 condenó al exjefe de la fuerza bonaerense a prisión perpetua por su accionar en el centro clandestino de detención conocido como La Cacha, que funcionó en las afueras de esa ciudad. Fue responsabilizado por homicidios, tormentos y privaciones ilegítimas de libertad, todos delitos calificados en el marco de un “genocidio perpetrado durante la última dictadura cívico militar”.

Entre las más de 128 víctimas reportadas en La Cacha se encuentra Laura Carlotto, hija de la titular de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto.

  • Septiembre de 2006

En esta oportunidad Etchecolatz recibió cadena perpetua “por delitos de lesa humanidad en el marco del genocidio que tuvo lugar en la Argentina entre 1976 y 1983″. El 19 de septiembre fue encontrado responsable de los delitos de homicidio agravado por ensañamiento y alevosía, privación ilegítima de la libertad y tormentos.

“Yo sé que me van a condenar y no van a tener vergüenza de condenar a un anciano, enfermo, sin dinero ni poder. Pero, como dijo Borges, ustedes no son el juez. El juez supremo nos espera después de muertos”, declaró frente al tribunal.

  • Carmen Sanz

El Tribunal Federal Oral de La Plata dio a conocer el 29 de marzo de 2004 el veredicto en la causa que se le siguió por la sustitución de identidad de la joven Carmen Sanz, hija de desaparecidos. Tanto Etchecolatz como el médico policial Jorge Bergés fueron condenados a siete años de prisión por ser responsables del delito “de sustracción y sustitución” de bebe, crimen “agravado por su condición de funcionarios públicos”.

  • Causa Camps

Esta condena para el exdirector de Investigaciones de la Policía Bonaerense fue en diciembre de 1986, por la “Causa Camps”, que se inició con el retorno de la democracia. Fue la Cámara Federal porteña la que le dictó una condena de 23 años de prisión como autor responsable de 73 casos de tormentos pero fue anulado meses después por la aplicación en 1987 de la Ley de Obediencia Debida.

Su derogación en 2003 retrotrajo el expediente al estado anterior a la aprobación de esas leyes.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.