Mundial Qatar 2022: la historia de Niclas Füllkrug, el goleador de dentadura imperfecta que hizo sonreír a una Alemania que sufre por la clasificación

Niclas Füllkrug nunca esconde su sonrisa, aunque no sea perfecta; se la contagió a Alemania con el gol del 1-1 frente a España en el Mundial de Qatar.
Niclas Füllkrug nunca esconde su sonrisa, aunque no sea perfecta; se la contagió a Alemania con el gol del 1-1 frente a España en el Mundial de Qatar. - Créditos: @Twitter

Un Mundial recibe a figuras, repletas de notoriedad, y también visibiliza a personajes secundarios, los que llegan sin tanto cartel y de repente atraen los focos. Éste de Qatar ya tiene un apellido que adquirió una resonancia mayor que la que tenía. Alguien que para muchos era desconocido y saltó a la primera plana porque cumplió un objetivo nada menor: evitar que Alemania quedara más complicada que lo que ya lo está para conseguir la clasificación para los octavos de final.

No le faltan individualidades destacadas al seleccionado alemán, al que los hinchas de a pie prefieren dejar de referirse como “Mannschaft”, porque le encuentran resonancias muy arrogantes, para empezar a llamarlo “unsere Elf”, “nuestro equipo”. Si se trata de incorporar dosis de humildad, pocos más indicados que Niclas Füllkrug, un delantero tanque, al viejo estilo alemán, que hasta hace seis meses jugaba en la segunda categoría, ni soñaba con el Mundial. Así como con sus 19 goles ayudó al ascenso de Werder Bremen a la Bundesliga, sucedido a mediados de mayo, este domingo sacó Alemania de una situación muy comprometedora.

El derechazo de Füllkrug que le dio el empate a Alemania ante los españoles y también la esperanza cierta de avanzar a los octavos de final.
El derechazo de Füllkrug que le dio el empate a Alemania ante los españoles y también la esperanza cierta de avanzar a los octavos de final. - Créditos: @Aníbal Greco

Catorce minutos después de reemplazar a Thomas Müller, a los 38 del segundo tiempo, Füllkrug despachó un taponazo de derecha en el área para el 1-1 frente a España. Con la igualdad, Alemania sigue última en el grupo E, pero podrá clasificarse si el jueves derrota a Costa Rica. Lo conseguirá si España supera a Japón; si en ese partido hay empate, empezará a tallar la diferencia de goles entre alemanes y japoneses. La segunda instancia que se toma para desempatar un puesto es la de los goles en favor, y luego, el resultado entre sí (Japón venció por 2-1 a Alemania).

“Por eso está aquí, porque en la Bundesliga lleva 10 goles. La determinación con la que juega y finaliza las jugadas fue muy importante para nosotros”, expresó el entrenador Hansi Flick, que en la cancha saludó a Füllkrug con la gratitud que se reserva a los salvadores.

El gol de Füllkrug a España

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

De 1,89 metros de altura, aunque no tan pesado (83 kilos) para lo que puede suponer su contextura, Füllkrug remite al delantero panzer, a la vieja escuela de la que Alemania empezó a distanciarse cuando organizó el Mundial 2006, punto de partida para buscar un estilo de juego más asociativo y técnico. Por su apariencia muchos lo comparan con el biotipo de Horts Hrubesch, Oliver Bierhoff, Carsten Jancker, Mario Gómez. Números 9 que oficiaban de faro, de referencia de área, implacables para fajarse con los zagueros centrales.

Con 29 años, el nacido en Hannover es el segundo goleador de la Bundesliga, con 10 tantos, por detrás de Christopher Nkunku, que suma 12, juega en Leipzig y a último momento se quedó fuera del plantel de Francia por una lesión.

Füllkrug firma con la imagen del estadio de Werder Bremen como fondo.
Füllkrug firma con la imagen del estadio de Werder Bremen como fondo. - Créditos: @Twitter

“No debería pasar muy seguido que un jugador de un equipo ascendido fuera convocado para un Mundial”, expresó entre sonrisas Füllkrug hace unos días, poco después de que se conociera su primera citación al seleccionado. Si bien la lesión de Timo Werner le abrió una puerta grande, en Alemania eran numerosas las voces que pedían que se le diera una oportunidad. La tuvo y lleva el Nº 9 en la espalda. Su último vínculo con la camiseta nacional había sido con el Sub 20 en 2014.

Cuando se hizo oficial su llamado para el Mundial, sus compañeros de Werder Bremen lo recibieron en el entrenamiento con el cántico “Füllkrug está en llamas, las defensas están aterradas”.

Debutó en la mayor el 16 de este mes, cuando protagonizó 44 minutos y anotó el gol del 1-0 a Omán en el último amistoso previo al Mundial. Ya en Qatar, frente a Japón jugó los 11 minutos finales. Alemania no encontró el gol en el debut con Kai Havertz y ante España tampoco funcionó la variante de Müller como el más adelantado por el carril central. La solución estuvo en los 20 minutos de Füllkrug.

Rodri sale al cruce para detener el avance de Füllkrug, un grandote de 1,89 metros pero liviano: pesa 83 kilos.
Rodri sale al cruce para detener el avance de Füllkrug, un grandote de 1,89 metros pero liviano: pesa 83 kilos. - Créditos: @KIRILL KUDRYAVTSEV

“Siempre quiere mejorar y le da al equipo la sensación de que todo es posible. Sea cual sea su papel, él siempre se involucrará porque es una persona feliz y realizada”, lo elogió Flick el día en que lo incluyó en la lista definitiva del Mundial. Müller destacó la potencia de quien lo reemplazó: “Hizo un gran gol. Tiene mucha confianza en sí mismo y, como se vio en el partido, un verdadero martillo en el pie derecho. También es un tipo increíble, hay que decirlo”.

Füllkrug no necesita que nadie le explique lo que son el sacrificio y la constancia; éstos lo llevaron a este momento de reconocimiento. Surgido en Werder Bremen, pasó por Greuther Fürth, Nürnberg y Hannover, hasta regresar en 2019 a Bremen, en el que descendió dos años después. Las categorías del ascenso alemán no le son desconocidas. En más de 12 años de carrera, pasó ocho entre la segunda y la tercera categorías y la Liga Regional. En mayo festejó con Werder Bremen el ascenso a la Bundesliga con los hinchas en las tribunas, donde se lo vio encendiendo bengalas.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Tampoco las lesiones lo desanimaron. En su trayectoria acumula 990 días fuera de los campos por distintas afecciones físicas; alguna, importante en una rodilla. Según Fussballtranfers.com, su salario es de 1,2 millones de euros por año -cuando renovó contrato renunció al 30 por ciento-, y la misma fuente, para establecer una comparación, cita que Marco Reus (Borussia Dortmund) cobra 12 millones.

Casado con Lisa, su novia desde la escuela primaria, es padre de una niña de tres años. Pertenece a una familia futbolera. Su hermana Anna-Lena es delantera como él en el equipo femenino de Hannover 96, y su abuelo Gerd militó en Arminia Hannover, en la 2ª categoría.

De carácter jovial, lejos de la postura que a veces impone la fama, Füllkrug lleva de muy buen humor su dentadura irregular, con el faltante de alguna pieza y separación entre otras, ahora más visible porque le sobran motivos para sonreír y son muchas las cámaras de celulares y de fotos que apuntan a él. Su compañero Marko Arnautovic lo apodó “Niclas Lücke” (”Niclas Brecha” en alemán). “Había pensado en implantarme un diente postizo para tapar este agujero, pero con el tiempo se ha convertido en mi marca registrada”, expresó sin complejos en una entrevista con Sky Sports.

En Werder Bremen forma con Marvin Ducksch una pareja de ataque que es conocida como la de los “pájaros feos”. Lejos de ser un personaje glamoroso, Füllkrug es el modesto que mantuvo con vida a Alemania.