Mundial Qatar 2022: Luis Enrique y la condena de los penales, de los 1000 que debieron practicar sus jugadores a una elección suya que dio suma cero

Luis Enrique sufre durante la definición de penales en la que quedó eliminada España
Luis Enrique sufre durante la definición de penales en la que quedó eliminada España - Créditos: @GLYN KIRK

Empachada de toques y en ayunas de gol, España sale por tercer mundial consecutivo embargada por la decepción y la impotencia. Aquel gol de Andrés Iniesta en el suplementario que valió el título en Sudáfrica 2010 es cada vez más idealizado y añorado. Desde entonces para acá, los mundiales supusieron un desencanto para España: eliminación en etapa de grupos de Brasil 2010 y los octavos de final como límite en Rusia 2018 y Qatar 2022. En las últimas tres copas, apenas tres victorias, ante rivales de segundo y tercer orden: Australia, Irán y Costa Rica.

En todo el cuadro de los octavos de final, España fue el único seleccionado que no tradujo su condición de favorito en la clasificación. No se pudo equiparar a la Argentina, Francia e Inglaterra, por citar tres potencias. Tras el empate 0-0 frente a Marruecos en los 120 minutos, cayó 3-0 en los penales. Regresa a su país con la etiqueta de equipo irregular e inmaduro, que tuvo un arranque a toda orquesta (7-0 a Costa Rica), un rendimiento a la altura contra Alemania (1-1), un desplome imprevisto contra Japón (1-2) y un continuo querer y no poder contra Marruecos, que por primera vez accede a los cuartos de final y es el único representante africano en carrera.

Ni el ánimo expansivo y optimista del inefable Luis Enrique le dio a España el envión o la potencia para romper la muralla de Marruecos. Con una posesión del 77 por ciento, volvió a orillar los 1000 pases, como contra Costa Rica, pero de sus 13 remates solo uno fue al arco. Su negación con la eficacia ofensiva se extendió hasta la definición por penales, con los remates de Pablo Sarabia (dio en un poste), Carlos Soler y Sergio Busquets, ambos atajados por Bono, arquero de Sevilla. Solo Suiza, ante Ucrania en 2006, no había convertido ninguno de los penales en una definición.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Se va España del Mundial y se acabaron las interacciones de Luis Enrique con la audiencia por Twitch, al menos desde Doha. El entrenador prefiere el ida y vuelta con el hincha de a pie antes que con los periodistas, con los que confronta sin guardarse nada.

Siempre se asumió como el líder del plantel y es un incondicional de sus jugadores. Con un gesto adusto, pero no desolado, Luis Enrique hizo una reivindicación en la conferencia de prensa: “Felicito a mis jugadores por cómo se han comportado y, en general, por el Mundial. Nos quedamos evidentemente con una sensación triste, con una decepción, sobre todo por el apoyo que hemos sentido y porque no pudimos volver con el resultado que deseábamos. Estoy muy contento con el perfil de los jugadores que tengo. No los cambiaría. Estos son los que seleccioné y voy con ellos a muerte, sobre todo visto el comportamiento que tuvieron. Los jugadores siguieron al 100 por ciento mis indicaciones, o al 99%, porque el plan también era marcar. Si algo hicimos fue dominar el partido, pero la realidad es que nos faltó el gol. Pero ya está, se acabó, no vale de nada flagelarse. Ahora no hay prisa y podremos analizar el partido. No tengo ni un reproche para este grupo de jugadores”.

Lo que dijo Luis Enrique el día previo sobre los penales...

Sumados el Mundial y la Eurocopa, Luis Enrique acumula tres triunfos, seis empates y una derrota. Llegó a las semifinales en la Eurocopa y fue subcampeón en la Nations League. Su contrato finaliza con el Mundial y, si bien no tiene en claro cuál será su futuro, no tuvo problemas en pronunciarse en más de una dirección. En un momento expresó: “Ya saben que estoy muy a gusto en la selección, con la Federación y con el director deportivo (José Molina) por el cariño que me dieron. Si por mi fuera, seguiría toda la vida aquí”.

Siempre locuaz, el entrenador asturiano agregó cuando volvieron con la consulta sobre sus próximos pasos: “Ya saben que tengo más salidas que el metro (subte). Quiero llegar a mi casa y estar con mis perros. No es el momento de hablar de mi futuro. Ahora no tiene ninguna importancia ni interés. La selección tendrá tiempo hasta que vuelva a competir. Yo tengo que pensar qué es lo mejor, no solo para Luis Enrique, sino también para la selección”.

La desolación de los jugadores de España durante la ejecución de los penales
La desolación de los jugadores de España durante la ejecución de los penales - Créditos: @Ebrahim Noroozi

Se hizo cargo de la lista de los penales, con una paradoja: dio los nombres de los tres primeros ejecutantes, los que fallaron, y dejó a criterio de los futbolistas los otros dos, que nunca llegaron a rematarse. “Yo elegí a los lanzadores de los penales. Consideré que eran los mejores que estaban en el campo. Los volvería a elegir a los tres primeros si hubiera otra tanda de penales. Al resto de los ejecutantes dejé que lo decidieran los jugadores, porque un entrenador de mi personalidad condiciona a los jugadores. Les di libertad para que eligieran después de los tres primeros. Miren el ojo que tengo. Lo que sí haría es cambiar a Bono y poner otro arquero”, explicó.

El resumen de España 0 (0) - Marruecos 0 (3)

Sarabia no había fallado ninguno de los 16 penales que había pateado en su carrera. La definición por penales trajo como un bumerang una declaración de Luis Enrique del día anterior. Su propensión a hablar sin filtro lo había llevado a decir: “Ya les avisé a los jugadores. Señores, tenéis deberes para el Mundial. Tenéis que llegar con, como mínimo, 1000 penales tirados en vuestros equipos. Si esperamos a la concentración del seleccionado para ensayar penales, no te da tiempo. Me imagino que la mayoría habrá hecho los deberes porque seguramente habrá alguna eliminatoria en la que nos la tendremos que jugar (en los penales)”. Tras la derrota, la declaración se hizo viral en las redes con mensajes cargados de ironía.

Auténtico como es, reconoció que se equivocó con un jugador: “Solo tengo un resquemor con uno de ellos, que es Pablo Sarabia, con el que he sido muy injusto porque lo puse solo para tirar un penal y provocó dos ocasiones en dos segundos. Me equivoqué totalmente con la no alineación de Pablo Sarabia en todo el Mundial”.

La queja de un jugador hacia Rapallini

El partido fue dirigido por el argentino Fernando Rapallini, que solo amonestó a dos jugadores, Aymeric Laporte (España) y Romain Saïss (Marruecos), y no tuvo mayores complicaciones. Quien no quedó conforme fue el extremo español Ferrán Torres: ”¿El árbitro”? Bueno, a veces parecía que jugábamos contra 12 jugadores esta noche”.