Nace una cerveza hecha a partir de sobras de comida

Si un tercio de la comida producida en el planeta termina en la basura, ese porcentaje se incrementa en el caso del pan. Es un producto que compramos a diario y consumimos a diario y, sin embargo, siempre hay una parte que se va al cubo de la basura. Cierto es que podemos reutilizarlo para hacer recetas como torrijas, migas o rallarlo para nuestras ¡yum! croquetas, pero gran parte de las barras y baguettes, una vez que se vuelven duras o chiclosas, terminar por no comerse. Ahora, un emprendedor británico ha encontrado una salida para todo ese excedente. Y es una idea excelente (y rima).

Cerveza hecha con pan.

Lo que se le ha ocurrido a Tristram Stuart, activista en contra del desperdicio de comida, es utilizar toda es amiga y corteza desechada para crear una bebida con numerosos fans a lo largo y ancho del planeta. Hablamos de, oh, sí, la cerveza. La gran idea se llama Toast Ale. Stuart admite que el mérito no es solo suyo. La inspiración proviene de una visita a una cervecera en Bélgica llamada Brussels Beer Project. Allí experimentaban precisamente con la idea de elaborar cerveza a partir del pan desechado. Lo que ha hecho Stuart es no solo crear cerveza a partir de materia prima que, al fin y al cabo, iba a acabar en la basura, sino tejer puentes entre los activistas en contra del derroche alimentario y los artesanos de la birra. Lo que hacen es, básicamente, sustituir parte del cereal que se utiliza en el proceso por miga y corteza de pan.

El pan desechado no es problema (si quieres hacer cerveza).

El proyecto nació en el Reino Unido en 2016 y ya hay tres variedades: una lager llamada Much Kneaded; una IPA, Bloomin’ Lovely y Purebread, una pale ale. Además, Stuart elabora ediciones especiales como una cerveza navideña. Los beneficios derivados de la venta de Toast revierten en la organización que dirige Stuart, Fedback, que combate precisamente el desperdicio de comida en todo el mundo. Cada pinta de Toast tiene el equivalente a una rebanada de pan en su interior y, desde que el proyecto comenzó, se calcula que se han empleado nueve toneladas de pan en elaborar esta cerveza. Casi nada…

Que el proyecto funciona y tiene futuro lo demuestra el hecho de que Toast lanzara una American Pale Ale en Nueva York durante el verano pasado. Asimismo, también tienen previsto lanzar ediciones especiales en países como Brasil o Islandia. Como bien dice Stuart, en todas partes del mundo hay cerveceros y pan, por lo que es un proyecto que prácticamente se pone en marcha solo.

Parte del equipo de Toast Ale en Nueva York.

Pero la clave es, ¿estará buena? Pues lo cierto es que, a pesar de que alguien pudiera pensar que el pan iba a darle un gusto pesado a la cerveza, esto no sucede en absoluto. Los que han probado cualquiera de sus variedades destacan que yahooyahyah. Incluso chefs tan reputados como Dan Barber, del neoyorquino Blue Hill, las han incluido en sus cartas de bebidas: un destino más que digno para todas esas migas que iban a terminar en la bolsa de la basura.