De nata, de chocolate, de limón... ¿hacemos unos buñuelos caseros?

Iraide Almudí
·3  min de lectura

Quizá sea su delicioso sabor dulce, capaz de llevarnos con la imaginación a lugares y tiempos pretéritos y felices; su textura esponjosa, su perfecto tamaño 'de bocado'; su aspecto irresistible, que parece decir a gritos ¡híncame el diente!... Sea por la razón que sea, lo cierto es que cuando tenemos delante una bandeja de buñuelos recién hechos, resulta humanamente imposible probar uno y parar ahí. Como si algo en nuestro 'ADN goloso' nos incapacitara para ello...

bunuelos-azucar-adobe
bunuelos-azucar-adobe

Y es que estos dulces, cuando están bien hechos, son verdaderamente adictivos. Esta misma semana os mostrábamos algunas de las mejores pastelerías del país donde comprarlos resulta una apuesta segura. Cuando se aproxima la celebración de Todos los Santos, estos establecimientos se afanan en preparar los buñuelos más sabrosos. Una receta que, según apuntan la mayor parte de teorías, tiene una procedencia árabe (al igual que infinidad de postres clásicos, su origen no se conoce con exactitud) y que también está muy asociada en nuestro país a la Cuaresma, a la Navidad, incluso a las fiestas regionales de determinadas regiones como las Fallas valencianas.

Aunque hoy existen infinidad de variantes, los buñuelos de viento originales (llamados así porque cuando se fríen en aceite muy caliente se 'inflan', doblando su volumen), solo se preparaban con la masa de harina, sin relleno alguno. ¿Y cómo se elaboran? Pues, tal y como ocurre con estas recetas tan icónicas, aquí cada maestrillo tienen su librillo... Nosotros os mostramos aquí debajo nuestro versión para preparar los buñuelos tradicionales (acceder al 'paso a paso' pulsando sobre la imagen).

Paso a paso: Buñuelos de viento

VER RECETA

bunuelos-viento
bunuelos-viento

LOS RELLENOS DE BUÑUELOS MÁS COMUNES

Como decíamos, los buñuelos rellenos llegarían después. “El secreto consiste en rellenarlos con una manga pastelera, una vez fríos. Tienen que quedar gorditos, bien rellenos, pero con cuidado de que no se rajen o se rompan por haberlos cargado en exceso”, nos cuenta Moncho López, de Levaduramadre, en cuyos establecimientos madrileños no paran estos días de vender estos dulces. Y, aunque aquí el abanico es amplísimo, hay rellenos que son infalibles. No por casualidad son los más comunes: crema pastelera, nata montada, y crema de chocolate. A continuación os enseñamos cómo elaborar las tres, para que rellenes tu buñuelos con la que más te guste:

Paso a paso: Crema pastelera

VER RECETA

crema-pastelera
crema-pastelera

Paso a paso: Nata montada

nata-montar
nata-montar

Paso a paso: Crema de chocolate

VER RECETA

salsa-chocolate
salsa-chocolate

OTROS BUÑUELOS MUY GOLOSOS

Y una vez aprendido lo básico... solo queda dejar volar la imaginación y preparar los buñuelos con los sabores, productos y texturas que más nos apetezca. Las opciones son interminables. Os dejamos aquí debajo algunas ideas más, a modo de ejemplo.

Paso a paso: Buñuelos de crema de limón

Los amantes de los postres con sabor a limón disfrutarán de los lindo con estos buñuelos. ¡Su pinta no puede ser más apetecible!

VER RECETA

bunuelos-limon
bunuelos-limon

Paso a paso: Buñuelos de naranja y azahar

Aunque en España quizá su uso más conocido es como ingrediente imprescindible para el Roscón de Reyes, el agua de azahar resulta deliciosa en otros muchos dulces. Estos buñuelos dan buena muestra de ello.

VER RECETA

bunuelos-azahar
bunuelos-azahar

Paso a paso: Buñuelos de crema y nueces

En este caso introducimos el sabor de los frutos secos, en concreto de las nueces, para la preparación de la crema con la que rellenaremos nuestros buñuelos.

VER RECETA

bunuelos-nueces
bunuelos-nueces