El caso ovni de Berkshire que no deja dormir a los que vieron 'Misterios sin resolver' en Netflix

Valeria Martínez
·7  min de lectura

Más de 30 años después de comenzar el relato de historias paranormales, teorías conspiratorias y crímenes sin resolver a lo largo de 14 temporadas, Misterios sin resolver volvió a Netflix con un lavado de cara y seis episodios que en cuestión de pocos días la han coronado como nuevo fenómeno de la plataforma. Y es que entre el furor del true crime y la inevitable debilidad que provoca lo inexplicable, ¿cómo no iba a triunfar? (A la hora de escribir este artículo se encuentra en el puesto 6 del Top 10 de lo más visto del gigante streaming).

En esta primera tanda, Misterios sin resolver cuenta seis historias de la vida real. La mayoría son casos criminales sin resolver, a excepción de uno. El quinto y el único episodio que relata un caso paranormal que tiene a los espectadores pasando miedo en casa mientras las redes echan humo hablando del tema. Extraterrestres, abducciones y un avistamiento ovni masivo. ¿Qué pasó en Berkshire?

Imagen promocional del 5to episodio de 'Misterios sin resolver' (Cortesía de Netflix)
Imagen promocional del 5to episodio de 'Misterios sin resolver' (Cortesía de Netflix)

Durante los años 50s y 70s, el fenómeno UFO tuvo en vilo a la población creyente de hechos paranormales, reviviendo de nuevo en los 90s gracias a series como Expediente X y, por supuesto, la versión original de Misterios sin resolver. El programa recurría al formato documental para contar una historia por capítulo, y su época de mayor éxito fue entre 1987 y 2002, con un Robert Stack que relataba cada caso con voz profunda y desde las penumbras de lugares oscuros o callejones sin salida.

Era el exponente true crime de los 90 y en España lo vimos por La 2 de TVE con la voz de Alberto Pedret doblando al presentador. En aquellas primeras temporadas, el programa explotó al máximo el fenómeno extraterrestre, pasando por especiales dedicados a Roswell o el incidente de Luces de Phoenix, y muchos más; y en honor a aquel éxito, ahora nos topamos con una historia hasta ahora desconocida por la gran mayoría.

Si bien esta nueva versión del formato pierde el encanto añadido que le daba Robert Stack con su halo de misterio, la serie funciona al adaptarse al nuevo estilo fugaz y cautivador del nuevo true crime. Y aquellos que ya han devorado los seis episodios, seguramente también se habrán quedado boquiabiertos con el caso de la peluquera Patrice o el caso de asesinato de la familia francesa. Sin embargo, del que nadie deja de hablar es el caso de Berkshire.

Señores, vuelve el miedo a los ovnis.

Vamos al grano. El quinto episodio relata un avistamiento de platillos voladores que todavía sigue siendo un misterio. Sucedió el 1 de septiembre de 1969 cuando varias familias sin conexión alguna aseguran haber visto o haber sido abducidos por un ovni o una luz intensa en diferentes pueblos del condado de Berkshire en Massachusetts, EEUU.

Los testigos y supuestas víctimas de la abducción relatan lo vivido con lujo de detalles. Una mujer llamada Jane Green asegura que iba conduciendo con una amiga cuando vieron una luz tan brillante en plena carretera que creyeron que se trataba de un accidente, pero al acercarse suficiente vieron “un aparato enorme, que no hacía ruido y sin ventanas” y que “en cuestión de segundos desapareció en las montañas”. También conocemos el caso de Tom Warner, que tenía 6 años cuando él y su familia vieron la luz brillante. Asegura que fue abducido y que allí vio a otros niños. Uno de ellos era Melanie Kirchdorfer, una adolescente de 12 años a quien no conocía de nada pero que iba en el coche con su familia cuando también fue abducida. Su niñera, Debbie, corrobora su relato asegurando que ella misma lo vio desvanecerse después de que el niño le dijera que debía marcharse porque lo llamaba “la voz de Dios”. Warner afirma que “sintió una energía interna” transmitida por “telepatía” y mientras corría hacía su casa, comenzó a sentir que se elevaba, quedando suspendido en el aire, en el mismo sitio, mientras corría, para luego ver la luz encima suyo y desaparecer.

Siendo una mujer adulta, Melanie también reconoce que había otros niños dentro de la nave y que iban desapareciendo “uno a uno”, afirmando haber sentido una “conexión instantánea” con Tom Warner cuando lo vio dentro de la nave y que, en su caso, minutos más tarde despertó sola al lado de un lago. Otros como Thomas Reed aseguran haber desaparecido del coche junto a su familia para aparecer de nuevo tres horas más tarde pero en asientos diferentes, preguntándose qué hicieron con ellos en ese espacio de tiempo. “¿Nos extrajeron algo? ¿Nos cambiaron algo? ¿Nos drogaron? No lo sé” se pregunta.

La prensa y la policía local recibieron decenas de llamadas aquella noche asegurando haber visto los “platillos voladores plateados” en diferentes puntos del condado, aunque aquellos que vivieron la experiencia de forma más cercana afirman haber sufrido con el paso del tiempo dado que nadie les creía, o eran rechazados por familiares o la sociedad misma.

Y aunque más de un espectador ha confesado haber pasado miedo con la historia, hay más detalles que se pueden encontrar en la red cuando se rebusca un poco. Como es el caso de Thomas Reed que junto a su hermano Matthew han revelado que después de aquella experiencia fueron testigos de otros cuatro encuentros con extraterrestres (Iberkshires.com) aunque a ellos no les gusta referirse a la experiencia como “abducciones”. Según ellos, tres de esos encuentros tuvieron lugar en los años 60s junto a la abuela y madre de la familia, y el cuarto habría sucedido en 2009 en Indiana.

Con el paso del tiempo el caso fue ganando notoriedad entre curiosos de los fenómenos extraterrestres y en 2015, la “Sociedad Histórica de Great Barrington” declaró el misterio como “un evento histórico” debido a la “importancia que tuvo para muchas personas en el condado” (WAMC). Es más, ya fue retratado en otros programas dedicados a casos paranormales como Alien Mysteries de Discovery Channel de Canadá o Ancient Aliens de History Channel.

Incluso llegó a tener un monumento erigido en su honor que luego fue retirado por culpa del vandalismo, aunque la placa decía: “La inducción oficial del primer incidente fuera de nuestro mundo/ovni de nuestra nación" (Theberkshireedge.com). En realidad, la historia de los habitantes de Berkshire es muy popular entre la comunidad de ufólogos, y según el National UFO Reporting Center, hay unos 4.000 informes de avistamientos de objetos voladores no identificados reportados en los siete meses que llevamos de 2020.

Misterios sin resolver tiene previsto estrenar otros seis episodios más adelante, y viendo la reacción del público, esperamos que nos traigan más historias paranormales. Que uno solo ha sabido a poco.

Más historias que te pueden interesar: