Nick Kyrgios continúa de racha: venció a Daniil Medvedev, número uno del mundo, y avanzó en Montreal, donde cayó Carlos Alcaraz

·4  min de lectura
Nick Kyrgios extendió su impresionante racha con un triunfo contra el número 1 del mundo, Daniil Medvedev
Nick Kyrgios extendió su impresionante racha con un triunfo contra el número 1 del mundo, Daniil Medvedev - Créditos: @MINAS PANAGIOTAKIS

Nick Kyrgios confirmó una vez más que se encuentra en un nivel descomunal. Luego de vencer con autoridad a Sebastián Báez el martes, ahora hizo lo propio nada menos que contra el líder del ranking ATP, Daniil Medvedev (que venía de ganar su primer título como número 1 en Los Cabos, México) por 6-7 (1), 6-4 y 6-2, para avanzar a los octavos de final del Masters 1000 de Montreal, que reparte casi 6 millones en premios.

Como suelen ser los cruces entre ambos, el partido tuvo momentos de muy alto vuelo, en particular en un muy disputado primer set, que se llevó el moscovita en el tie break, y en el tercero, que vio a Kyrgios en su mejor forma y donde incluso se dio el lujo de sacarle de abajo a su rival, en lo que se está convirtiendo en un recurso suyo, en lugar de un gesto de frustración o provocación.

Se trata de la segunda vez en la carrera del nacido en Canberra en que vence a quien ocupa la cima del ranking, luego de haberlo hecho en Wimbledon en 2014 contra Rafael Nadal, en un torneo que jugó con wild card. Además, Kyrgios extendió su dominio en el historial contra el ruso, que lo había vencido este año en la primera ronda del Australian Open.

Con esta victoria, el australiano ya acumula 15 en sus últimos 16 encuentros. Su única derrota durante esta seguidilla fue en la final de Wimbledon, ante Novak Djokovic. Ahora, intentará seguir extendiendo esa cifra cuando se enfrente en los octavos a su compatriota Alex de Miñaur, número 21 del mundo, que venció a Grigor Dimitrov por 7-6 (4) y 7-5.

Derrota temprana de Alcaraz

Son tiempos de grandes desafíos para Carlos Alcaraz, el muchacho de 19 años que esta temporada llamó la atención del universo del tenis con sus grandes actuaciones y victorias ante los grandes Después de alcanzar dos finales consecutivas en Hamburgo y Umag, el murciano no pudo dar el siguiente paso y perdió en su debut en Montreal frente al estadounidense Tommy Paul, número 36 del ranking, por 6-7 (4), 7-5 (7) y 6-3. Corría con muchas posibilidades en la carrera para llegar a los puestos altos si hacía un buen papel en Canadá; si ganaba el título iba a quedar a tan solo 350 puntos de Rafael Nadal con el US Open aún por jugarse.

Carlos Alcaraz sufrió una caída muy temprana en Montreal frente a Tommy Paul
Carlos Alcaraz sufrió una caída muy temprana en Montreal frente a Tommy Paul - Créditos: @MINAS PANAGIOTAKIS

No obstante, esa presión terminó por afectarlo visiblemente, y sufrió su peor resultado desde que cayó en la segunda ronda de Montecarlo en abril, contra Sebastian Korda. Alcaraz tendrá que utilizar esta derrota como una oportunidad para barajar y dar de nuevo, con el Masters 1000 de Cincinatti y el US Open en el horizonte.

“Siempre digo que los primeros partidos de los torneos nunca son fáciles. Por supuesto, cambiar de superficie no es sencillo, pero creo que Paul jugó un gran encuentro. Se ha merecido la victoria. Lo único que puedo decir es que debo aprender la lección de este partido”, arrancó Alcaraz en la conferencia de prensa posterior a la derrota, en la que no esquivó nada de lo que le preguntaron.

“No he podido mostrar mi mejor nivel hoy aquí. En primeras rondas como esta, tienes que luchar contra tus oponentes y contra ti mismo. No ha sido sencillo lidiar con esos momentos en los que no estaba jugando a mi mejor nivel. Ha sido una batalla contra mí mismo. Ahora mismo estoy enfadado. También tuve mis opciones de romperle el saque en el inicio del tercer set. Estuve dominando esos puntos, pero tomé malas decisiones. Eso me ha frustrado. Sí que es cierto que, al final del partido, ha sido cuando he podido jugar mejor. Estoy enfadado de que no he podido sacar mi tenis en el resto del encuentro”, señaló el murciano, que dejó su reflexión más interesante para el final: “Diría que ha sido la primera vez que no he podido lidiar con la presión. Ser el cabeza de serie número 2 del cuadro y el número 4 del mundo… era la primera vez que sentía esa presión y no he podido controlarla. Necesito entrenar y estar preparado para lidiar con esa presión. Tengo que aprender a hacerlo, es todo lo que puedo decir ahora”.