El bajo nivel del Danubio revela buques de guerra alemanes de la Segunda Guerra Mundial

·3  min de lectura

Por Fedja Grulovic/PRAHOVO, SERBIA, 19 ago (Reuters) - La peor sequía de Europa en años ha llevado el caudal del río Danubio a uno de sus niveles más bajos en casi un siglo, dejando al descubierto los restos de decenas de buques de guerra alemanes cargados de explosivos hundidos durante la Segunda Guerra Mundial cerca de la ciudad portuaria serbia de Prahovo.

Wreckage of a World War Two German warship is seen in the Danube in Prahovo, Serbia August 18, 2022. REUTERS/Fedja Grulovic
Wreckage of a World War Two German warship is seen in the Danube in Prahovo, Serbia August 18, 2022. REUTERS/Fedja Grulovic

Los buques se cuentan entre los cientos de barcos hundidos a lo largo del Danubio por la flota nazi del mar Negro en 1944 mientras se retiraban del avance de las fuerzas soviéticas, y todavía obstaculizan el tráfico fluvial durante el nivel bajo de las aguas.

Sin embargo, la sequía de este año -considerada por los científicos como una consecuencia del calentamiento global- ha dejado al descubierto más de 20 pecios en un tramo del Danubio cercano a Prahovo, en el este de Serbia, muchos de los cuales aún contienen toneladas de municiones y explosivos y suponen un peligro para la navegación.

Ivica Skodric, a 37-year old local fisherman, sails on his boat passing by the wreckage of a World War Two German warship in the Danube in Prahovo, Serbia August 18, 2022. REUTERS/Fedja Grulovic
Ivica Skodric, a 37-year old local fisherman, sails on his boat passing by the wreckage of a World War Two German warship in the Danube in Prahovo, Serbia August 18, 2022. REUTERS/Fedja Grulovic

"La flotilla alemana ha dejado tras de sí un gran desastre ecológico que nos amenaza a nosotros, los habitantes de Prahovo", dijo Velimir Trajilovic, de 74 años, un jubilado de Prahovo que escribió un libro sobre los barcos alemanes.

Los trabajadores de la industria pesquera local también están en peligro, incluso los de Rumanía, que se encuentra justo al otro lado del río.

Wreckage of a World War Two German warship is seen in the Danube in Prahovo, Serbia August 18, 2022. REUTERS/Fedja Grulovic
Wreckage of a World War Two German warship is seen in the Danube in Prahovo, Serbia August 18, 2022. REUTERS/Fedja Grulovic

Los meses de sequía y las altas temperaturas, que han batido récords, han interrumpido el tráfico fluvial en arterias vitales de otras partes de Europa, como Alemania, Italia y Francia. En Serbia, las autoridades han recurrido al dragado para mantener abiertas las vías de navegación del Danubio.

Wreckage of a World War Two German warship is seen in the Danube in Prahovo, Serbia August 18, 2022. REUTERS/Fedja Grulovic
Wreckage of a World War Two German warship is seen in the Danube in Prahovo, Serbia August 18, 2022. REUTERS/Fedja Grulovic

A la altura de Prahovo, algunos de los cascotes han reducido la sección navegable de este tramo del Danubio de 180 metros a sólo 100 metros.

Esparcidos por el lecho del río, algunos de los barcos aún cuentan con torretas, puentes de mando, mástiles rotos y cascos retorcidos, mientras que otros yacen en su mayoría sumergidos bajo bancos de arena.

Wreckage of a World War Two German warship is seen in the Danube in Prahovo, Serbia August 18, 2022. REUTERS/Fedja Grulovic
Wreckage of a World War Two German warship is seen in the Danube in Prahovo, Serbia August 18, 2022. REUTERS/Fedja Grulovic

En marzo, el Gobierno serbio convocó una licitación para el salvamento de los cascos y la retirada de municiones y explosivos. El coste de la operación se estimó en 29 millones de euros (30 millones de dólares).

Ivica Skodric, a 37-year old local fisherman, points at the wreckage of a World War Two German warship in the Danube in Prahovo, Serbia August 18, 2022. REUTERS/Fedja Grulovic
Ivica Skodric, a 37-year old local fisherman, points at the wreckage of a World War Two German warship in the Danube in Prahovo, Serbia August 18, 2022. REUTERS/Fedja Grulovic

 

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

El curioso experimento de la llama que no deja de arder incluso bajo el nivel del agua

(1 dólar = 0,9918 euros)

(Reporte de Aleksandar Vasovic; edición de Raissa Kasolowsky, traducido por José Muñoz en la redacción de Gdańsk)