'No mires arriba' repite el polémico 'error' de 'El juego del calamar'

·4  min de lectura

No mires arriba se mantiene como uno de los fenómenos de Netflix de finales de 2021, siendo la película más vista en la plataforma en las últimas dos semanas habiendo acumulado nada menos que 152 millones de horas visionadas (Fuente: Netflix). Pues bien, entre tanta parodia, sátira política y mensaje de concienciación apocalíptico, la cinta de Adam McKay repite uno de los errores que más dieron de qué hablar durante el éxito mundial de El juego del calamar.

El momento ocurre en el minuto 00:59, cuando el personaje de Leonardo DiCaprio protagoniza una publicidad. En dicho vídeo el astrónomo ofrece un número de teléfono gubernamental que ofrece asistencia y consejos ante el temor por el cometa que destruirá el planeta. Y algunos espectadores han llamado y ni se imaginan quién contesta al otro lado.

No mires arriba: Leonardo DiCaprio como el Dr. Randall Mindy y Jennifer Lawrence como Kate Dibiasky. Cr. Niko Tavernise/Netflix ©2021
No mires arriba: Leonardo DiCaprio como el Dr. Randall Mindy y Jennifer Lawrence como Kate Dibiasky. Cr. Niko Tavernise/Netflix ©2021

El juego del calamar colmó titulares el pasado mes de septiembre a raíz del éxito internacional, las teorías y descubrimientos insólitos que los fans fueron haciendo pero, sobre todo, porque la serie había cometido el gran error de incluir un número de teléfono sin comprobarlo primero. Dicho número pertenecía a un usuario anónimo que se vio abrumado con unas 4.000 llamadas diarias. Y ni siquiera había visto la serie.

Era su número desde hacía diez años y según las leyes de Corea del Sur, la serie podría ser multada por la exposición de información personal. Y si bien dicho error ya ocurrió en el pasado en otras series, películas y programas, resultó insólito que el numero apareciera sin comprobación previa cuando se trataba del gran fenómeno histórico de Netflix que tan bien había cuidado la construcción narrativa de su historia. 

Pues ahora el nuevo éxito de Netflix hace lo mismo. O casi. El número que dicta el personaje de DiCaprio en No mires arriba aparece en la publicidad mencionada, como parte de un programa de asistencia entre el gobierno estadounidense y la empresa BASH, para calmar a la población ante el alocado plan que tienen ambos. En pocas palabras, después de los intentos frustrados de destruir el cometa que destruirá la Tierra “a lo Armageddon”, la presidenta Orlean (Meryl Streep) acepta el plan del empresario Peter Isherwell (Mark Rylance) de destruir el cometa en meteoritos y dejar que se los trozos aterricen en el planeta, dado que está repleto de minerales que sirven para construir teléfonos móviles y portátiles. Una táctica que venden como la manera de dar trabajo al mundo y derivando, así, en una parodia sobre el capitalismo a costa del mundo y su futuro.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

Una vez que el público descubre el plan, el Dr.Randall Mindy protagoniza dicha publicidad para compartir un número de teléfono gratuito donde el público puede llamar para hacer todas las preguntas que tenga. “Quizás uno de nuestros científicos puede ser ese amigo que necesitamos en tiempos difíciles” reza el personaje, mientras se anuncia el teléfono 1-800 destinado a dar “paz mental”.

Pues bien, varios espectadores llamaron al número que aparece en pantalla, descubriendo que se trata de una línea de sexo telefónico. 

Bienvenidos a la hotline más caliente de América” dice la voz de bienvenida. “Chicos, chicas guapas te están esperando para hablar contigo. Presiona 1 ahora. Chicas, para hablar con hombres interesantes y excitantes, presiona 2 para conectar gratis ahora”.

Teniendo en cuenta que detrás de esta producción se encuentra un director y guionista como Adam McKay (El vicio del poder, La gran apuesta), sin pelos en la lengua a la hora de criticar la política y el aprovechamiento capitalista a través de sus películas, siempre manteniendo el humor ácido que le caracteriza, apostaría que no se trata de un error. Sino de una declaración de intenciones disfrazada de error.

De momento ni Netflix o el director se han pronunciado ante el descubrimiento pero que el número que ofrece el gobierno estadounidense para dar “paz mental” a los ciudadanos en un momento de pánico global sea una línea de sexo telefónico se antoja como la broma culmine del cineasta. Una manera de sentenciar su declaración de intenciones a la hora de parodiar la unión del capitalismo y la política, ofreciendo consuelo sexual en lugar de consejos y asistencia emocional a futuro ante la táctica que presenta la historia sobre la salvación del planeta, enriqueciendo a los ricos a costa del mundo entero.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.