El secreto que pudo arrebatarle el Oscar a Jean Dujardin

El secreto que pudo arrebatarle el Oscar a Jean Dujardin

El francés se ha convertido en un fenómeno de masas gracias a "The Artist", película que le ha hecho ganar el Oscar al Mejor Actor, desbancando a Brad Pitt, Gary Oldman, George Clooney y Demián Bichir. Sin embargo, si los ilustres académicos hubiesen visto su provocadora interpretación en "Los infieles", a buen seguro habría salido del Teatro Kodak con las manos vacías.

"Los infieles" es una comedía de sketches firmada por el propio Dujardin y el cineasta que le ha otorgado la gloria, Michel Hazanavicius, así como también por otros cinco realizadores: Emmanuelle Bercot, Fred Cavayé, Alexandre Courtes, Eric Lartigau y Gilles Lellouchey.

De trazo grueso y vulgar, caricaturiza a los norteamericanos en algunas escenas y ha levantado ampollas entre las asociaciones feministas por un cartel promocional de dudoso gusto, en el que Dujardin levanta las piernas de una mujer y simula  realizar un acto sexual.

[Relacionado: Especial Oscar 2012]

Pero este hecho es "pecata minuta" si se compara con una escena en la que el oscarizado parodia los ataques del 11-S. Los productores de "Los infieles" decidieron cortar la secuencia para no perjudicar a su estrella en la lucha por la estatuilla dorada, ya que tenía un serio contrincante: George Clooney, un peso pesado muy alabado por su papel en "Los descendientes".

Aunque ahora Dujardin respira tranquilo, no se va a librar de la polémica después de que se haya filtrado que tiñó un hecho trágico de mofa. Para más inri, él mismo ha participado en el guión de "Los infieles".

Sobre su última película, recién estrenada en Francia, aseguraba en una entrevista: "Deseaba excederme, tanto en el lenguaje de las palabras como en el del cuerpo. Nos dirigimos a un público adulto y tolerante. El propósito no es una provocación gratuita, sino una liberación para ver en el fondo de las cosas, una propuesta de situaciones divertidas, un tanto subversivas, que afectan y consiguen una reacción".

¿Se convertirá Dujardin en un apestado en Hollywood por tamaña metedura de pata? ¿O hay que entender su cinta simplemente como una parodia arriesgada, pero sin ánimo de ofender gratuitamente a nadie?