Obras que fueron intervenidas como protesta y ahora son parte de la historia

·3  min de lectura

Las protestas políticas a través de la intervención del arte no son cosa nueva y para quienes piensen que no sirven de nada, históricamente han funcionado para visibilizar problemas que no obtienen la luz que merecen.

Ayer te contamos sobre la polémica que desataron las pintas sobre el cuadro del expresidente mexicano Francisco I. Madero, que fue intervenido por colectivas feministas como parte de la protesta para exigir medidas efectivas contra la violencia de género.

Ahora te queremos contar de algunas otras que han sido intervenidas y ahora forman parte de la historia.

Spoiler: todas ellas se han restaurado con éxito, así que no hay motivos para enojarse, la intención es reflexionar sobre los extremos a los que deben llegar ciertas personas para ser tomadas en cuenta.

Checa: Pintor de Madero se enoja por daños en su obra, internet le recuerda que ahora es histórica

Venus del espejo de Diego Velázquez

Foto: Wikipedia

En 1914, una sufragista británica llamada Mary Richardson acuchilló en siete ocasiones la pintura de Venus del Espejo del pintor español Diego Velázquez.

La razón fue el arresto de su compañera sufragista Emmeline Pankhurst. Se dice que pasó seis meses en prisión por destruir una obra de arte, que en poco tiempo fue restaurada con éxito.

“He intentado destruir la pintura de la más bella mujer en la historia de la mitología como una protesta contra el gobierno por destruir a la Sra. Pankhurst, quien es la persona más hermosa de la historia moderna”, declaró al Sindicato Político y Social de Mujeres.

Emmeline Pankhurst es recordada como una de las sufragistas que dedicó toda su vida para lograr el derecho al voto femenino en Reino Unido.

Te puede interesar: Restauradoras Con Glitter: ¿Por qué se deben documentar las pintas del Ángel?

Mona Lisa de Leonardo Da Vinci

Foto: Wikipedia

En 1974 la famosa pintura de la Mona Lisa fue intervenida con pintura en aerosol cuando estaba en una exhibición en Tokio, Japón.

La responsable fue una mujer con discapacidad que protestaba por la falta de acceso a personas en silla de ruedas a la galería.

Desde ese momento la Mona Lisa no volvió a salir del Museo de Louvre, en París, Francia.

La carreta de heno de John Constable

En 2013, un hombre llamado Paul Douglas, activista de la organización Fathers 4 Justice, que pelea por los derechos de custodia de los hijos, pegó la foto de un niño en la pintura La carreta de heno de John Constable.

El hombre mencionó que su intervención fue una medida desesperada tras perder la apelación final sobre los derechos de custodia de su hijo.

Al final, la pintura no sufrió ningún daño y fue puesta nuevamente en exhibición.

La Sirenita de Edvard Eriksen

En 2020, en marco de las protestas del movimiento Black Lives Matter, la estatua de la Sirenita basada en uno de los cuentos de Hans Christian Andersen que se encuentra en el puerto de Copenhague, apareció con la leyenda ‘Pescado racista’.

Hasta la fecha se desconoce quién lo hizo, pero hay una idea de por qué. De acuerdo con Reuters, esta intervención pudo formar parte de las protestas contra las estatuas de figuras históricas que jugaron un papel en la opresión racista.

Además de que en 2019, Disney eligió a la actriz Halle Bailey para encarnar su papel, sin embargo, desató toda una polémica entre personas que insistían en que la Sirenita no podía ser interpretada por una persona de raza negra.

Para que te quedes otro ratito: ¿Qué pasa con el mural de Sarah Andersen? Esta es la historia

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.