Odinga aún lidera el escrutinio de votos de Kenia, pero su ventaja se reduce

·2  min de lectura

Nairobi, 13 ago (EFE).- La diferencia de votos entre los dos principales candidatos presidenciales de Kenia se reduce este sábado a medida que progresa el escrutinio electoral, con el vicepresidente William Ruto a tan sólo cinco puntos porcentuales del ex primer ministro Raila Odinga, que lidera el recuento.

Cuatro días después de la celebración de los comicios, la Comisión Electoral de Kenia (IEBC) sólo ha podido verificar alrededor de 4,6 millones de votos procedentes de alrededor del 35 % de las circunscripciones del país.

Según los datos oficiales, Odinga se ha llevado el 52,34 % de esos votos, mientras que Ruto tiene el 47,03 %.

A las 14:30 hora local (11:30 GMT), la IEBC indicó haber recibido en Nairobi el 90 % los formularios originales con los resultados escrutados de más de 46.200 colegios repartidos por todo el país, pero estos documentos aún deben verificarse uno a uno.

Los retrasos en la verificación de esos formularios han dejado al país en vilo, que espera con impaciencia los resultados.

La vicepresidenta de la IEBC, Juliana Cherera, reconoció este viernes que las autoridades electorales aún tienen "un largo camino por recorrer" para anunciar al vencedor de estas elecciones presidenciales, pero aseguró que los resultados se publicarán antes del límite que indica la legislación keniana (siete días desde el cierre de las urnas).

Después de más de dos meses de intensa campaña electoral, los kenianos votaron este martes en unas elecciones generales que se desarrollaron con calma, a excepción de algunos incidentes aislados.

Los kenianos que Efe entrevistó a pie de urna señalaron que el país está preparado para evitar los brotes de violencia que marcaron los comicios anteriores, con enfrentamientos espoleados por irregularidades y acusaciones de fraude tras la publicación de los resultados.

Pero la tensión pudo observarse tanto en las redes sociales como en las calles de ciudades como Nairobi, mucho más vacías de lo habitual.

Además, los observadores de la sociedad civil y los simpatizantes de los principales candidatos han denunciado algunas irregularidades electorales, si bien no siempre han presentado pruebas.

El episodio más oscuro ocurrió después de las elecciones de 2007, cuando más de 1.100 personas murieron y unas 600.000 resultaron desplazadas.

(c) Agencia EFE